18 Mar 13

Ventajas de un plan de pensiones

publicado por en la categoría Fiscalidad planes de pensiones, Guía de plan de pensiones, Productos de ahorro, Ventajas fiscales

Si en anteriores ocasiones hablamos de las desventajas de los planes de pensiones en esta ocasión vamos abordar sus ventajas, que son las que los han convertido en el vehículo de ahorro más popularizado del país.

ventajas planes de pensiones

La ventaja más evidente de los planes de pensiones está relacionada con los impuestos. La fiscalidad de los planes de pensiones hace que sea posible reducir la base imposible del IRPF a través de las aportaciones que hacemos a los planes de pensiones. Como es lógico, existen unos límites a estas aportaciones y a lo que se puede desgravar a través de ellas. Son los siguientes:

  • Menores de 50 años: la deducción se limita a  los 10.000 euros de aportación máxima o el 30% de sus ingresos. La menor de las dos cantidades.
  • Mayores de 50 años: la deducción será 12.500 de aportación máxima que pueden realizar al plan o el 50% de sus ingresos.
  • Las personas con discapacidad la deducción máxima será de 24.500 euros.
  • También se podrán deducir las aportaciones realizadas en nombre del cónyuge siempre que los ingresos de este sean inferiores a los 8.000 euros anuales.

A esto hay que añadir que la fiscalidad de los planes de pensiones está diferida. Dicho en román paladino: no habrá que pagar impuestos hasta cobrar el plan, con la ventaja de que los intereses que se acumulen volverán a revertir sobre el plan. Es decir, el interés compuesto se pone a trabajar y a cada año que pasa la rentabilidad que se logra se aplica no sobre el capital inicial y las posibles aportaciones, sino también sobre los beneficios logrados en ejercicios anteriores.

La fiscalidad no es la única ventaja de los planes de pensiones. Existen otras relacionadas con la forma de operar de estos productos. Así, por ejemplo, debido a la composición de sus carteras no es necesario un exhaustivo conocimiento de los mercados para contratar un plan de pensiones.  Además, son muy fáciles de gestionar y no es necesario destinar el tiempo que requeriría una cartera de valores ni tener la férrea disciplina de un trader. Bastará con estudiar los prospectos de los planes que nos presente en la oficina de la entidad financiera o que podamos consultar a través de internet y elegir el que mejor se ajuste a cada momento.

En este sentido, se trata de una inversión más a largo plazo, por lo que tampoco hay que ‘tirarse de los pelos’ cada vez que el plan pierda algo de capital.

La otra gran ventaja llega en el momento de recuperar el capital, ya que permite hacerlo en forma de capital, todo de golpe, como cualquier otra inversión, o cobrar una renta vitalicia. Esta segunda opción suele ser la más habitual y de hecho es la que recomendamos para quienes no sean capaces de realizar una buena labor de gestión comercial. Dicho de otra forma, es el modelo ideal para las personas a quienes el dinero les quema en las manos.

Imagen – .reid. en Flickr



Etiquetas: , , ,

Deja un comentario