Invalidez en el seguro de vida ¿Merece la pena?

El seguro de vida va más allá de cobertura por fallecimiento. Incluir la cobertura por invalidez puede ser una tabla de salvación en estos casos.

Tendemos a identificar el seguro de vida con su cobertura principal: el fallecimiento. Esta asociación es normal si tenemos en cuenta que la mayoría de pólizas de este tipo se contratan para asegurar a los nuestros ante lo peor.

La realidad es que los seguros de vida son una herramienta mucho más completa. Es más, incluyen coberturas adicionales que son igual de útiles e incluso más que la de fallecimiento. Una de las más importantes en este sentido es la de invalidez.

Qué cobre la invalidez en el seguro

Los seguros de vida diferencian entre incapacidad total o parcial. Es importante tener clara esta distinción, ya que dependiendo de la que contratemos estaremos o no cubiertos.

La invalidez permanente absoluta: la incapacidad total se refiere a la incapacidad para realizar cualquier tipo de trabajo de forma permanente. Es decir, se su

La invalidez total: se refiere a la incapacidad para desarrollar la profesión que se venía realizando hasta el momento, pero no otra.

La diferencia es notable si lo que buscas es protegerte ante un imprevisto. Y es que puede darse el caso de una incapacidad para desarrollar tu profesión pero no para desarrollar otra en la que el salario medio sea mucho menor.  La mayoría de seguros de vida sólo cubrirán la invalidez permanente absoluta.

Por eso mismo es crucial pararse a pensar en las coberturas que necesitas antes de contratar un seguro de vida. Del mismo modo, también lo es detenerse a leer las coberturas del seguro.

Cuando merece la pena un seguro de invalidez

Añadir la cobertura por invalidez hará que el precio de tu seguro de vida suba. A nadie le gusta pagar de más, pero hay casos en los que puede salir muy a cuento.

Uno de ellos es cuando eres autónomo. La razón es que tus ingresos pueden caer en picado. Aunque pienses que estás cotizando por el paro y también por accidente a la Seguridad Social, la realidad es que lo que cobres dependerá de lo que cotices. La mayoría de autónomos cotiza por la base mínima, por lo que la cantidad que reciban será también la mínima. A modo de ejemplo, en caso de baja laboral no percibirás más de 525 euros. La cobertura por invalidez te cubrirá en este caso.

Otro caso concreto es el de una familia en la que uno de los miembros lleve el peso de los ingresos. El seguro de invalidez permitirá hacer frente a la caída de ingresos y dará tiempo a la familia y la afectado para reciclarse profesionalmente si fuese necesario.

Imagen de Flickr


Economía, Finanzas personales, Fiscalidad, Jubilación · Escrito por el 19/10/17

Comentarios desactivados en Invalidez en el seguro de vida ¿Merece la pena?

En qué consiste el convenio especial con la Seguridad Social y cuándo compensa acogerse a él

La seguridad social ofrece la opción de suscribir convenios especiales en los que se pueden generar derechos a las prestaciones. Veamos cómo son y cómo funcionan estos convenios especiales.

Se trata de acuerdos que se suscriben de manera voluntaria entre el trabajador y la Seguridad Social. Estos acuerdos permiten generar el derecho a las prestaciones de la Seguridad Social, pero, también permite ampliar dichas prestaciones o mantener los derechos.

Cuando se firma uno de estos convenios el trabajador corre a cargo de las cotizaciones, esto hace que pueda reunir los requisitos necesarios para acceder a las prestaciones del propio sistema.

Un ejemplo: una persona tiene 57 años y se encuentra en el paro. Esta persona puede suscribir un convenio especial con la seguridad social para seguir cotizando de manera que cuando llegue la jubilación esos años le cuenten como trabajados. Obviamente durante esos años quien se hace cargo de las cotizaciones es el propio trabajador.

Cómo se puede aplicar

Estos convenios especiales no sólo cubren las prestaciones de jubilación y servicios sociales, también otras como invalidez permanente, muerte y supervivencia derivadas de enfermedad común y accidente no laboral.

La aplicación de los convenios una vez suscritos es muy simple ya que, la propia suscripción y cumplimiento de las condiciones de pago generan el derecho a las prestaciones, incluyendo la pensión de jubilación o la de viudedad así como a las que pueden llegar a derivarse de una enfermedad común o accidente no laboral.

Cómo se pueden suscribir

No existe un único supuesto para la suscripción de un convenio especial con la Seguridad Social. Con carácter general estos convenios deben ser suscritos por quienes han causado baja en la Seguridad Social, también por quienes tienen contratos con remuneraciones inferiores a las que cobraban en el último año o aquellos que dejan de percibir el subsidio de desempleo.

También dentro de quienes pueden solicitar un convenio especial con la seguridad social se encuentran pensionistas con invalidez parcial y a los que se les deniega la pensión.

En cualquiera de los casos resulta imprescindible acreditar un período mínimo de cotización de 1080 días en los 12 años anteriores a la baja en la seguridad social.

Para suscribir un convenio especial se debe acceder a la solicitud en la propia Administración de la Tesorería General de la Seguridad Social.

Cuánto debes aportar al convenio especial

En el momento de la suscripción del convenio podrás elegir entre diferentes bases de cotización.

  • La base mínima vigente
  • La base por la que has cotizado los 12 últimos meses
  • La base máxima de un grupo de cotización que se corresponda a tu categoría profesional (en la que has estado dado de alta cotizando al menos 24 meses en los últimos cinco años)

La base elegida sede aplica un coeficiente del 0,94 y se ingresa en el mes natural siguiente al que se refiere la cuota, excepto en el caso del régimen de autónomos en el que se ingresa en el mismo mes natural.

¿Cuándo deja de tener efecto?

Los convenios especiales se suspenden en los periodos de actividad profesional de los trabajadores que los han suscrito. También pueden extinguirse si el trabajador ingresa en el mismo régimen de Seguridad Social en el que ha suscrito el convenio. La suspensión así mismo vendrá dada por adquirir la condición de jubilado o pensionista por incapacidad permanente.

Obviamente existen otras cuestiones por las que se puede suspender; la falta de abono de cuotas durante tres meses o la propia decisión del interesado.

Cuándo interesan los convenios especiales

Los convenios especiales pueden resultar interesantes para aquellas personas con una trayectoria profesional larga con cotizaciones elevadas en las que la falta de cotización en los últimos años previos a la jubilación supondría una merma muy grande de la pensión. En estos casos, y a fin de preservar el valor de las cotizaciones anteriores, puede resultar buena la idea de un convenio especial.

En el otro extremo, para personas jóvenes, por debajo de los 50 años, la solución puede no ser tan eficaz ni interesante teniendo en cuenta el largo periodo de cotización que hay que asumir en el convenio, más un periodo de tiempo menor de cotizaciones regulares.

Obviamente en ambos casos se trata de convenios orientados a personas que van a perder periodos de cotización y desean compensarlos.

Imagen de Flickr


Agencia tributaria, Fiscalidad, IRPF · Escrito por el 17/10/17

Comentarios desactivados en En qué consiste el convenio especial con la Seguridad Social y cuándo compensa acogerse a él

Tipos de prestaciones de planes de pensiones

Se entiende por prestaciones de planes de pensiones la forma en la que se rescata el plan de pensiones. En este caso vamos a analizar cómo se puede cobrar el plan de pensiones una vez alcanzada la edad de jubilación, ya que recuperarlo antes implica hacerlo en forma de capital.

tipos de prestaciones planes de pensiones

Existen tres tipos de prestaciones de planes de pensiones que son las siguientes:

  • En forma de capital: en este supuesto se cobra todo el plan de una sola vez. Es decir, en un único pago ingresan las aportaciones y el beneficio que estas hubiesen generado. En términos tributarios, este dinero se integra al resto en la declaración de la renta, existiendo una reducción del 40% para las aportaciones y el capital generado antes de 2007.
  • En forma de renta: esta es la opción más habitual y consiste en cobrar una renta periódica que generalmente suele ser de carácter mensual y que sirve para complementar los ingresos de la pensión del estado. En este caso el dinero cobrado se integra dentro de las rentas del trabajo, como lo haría el sueldo que cobrábamos antes de jubilarnos. El beneficiario irá cobrando el dinero hasta que se agote el capital acumulado salvo en las denominadas rentas vitalicias en la que se cobrará una renta hasta el fallecimiento, independientemente del dinero acumulado. La diferencia con la anterioropción es que, en caso de fallecimiento prematuro antes de consumir todos los fondos, los herederos no percibirán ningún capital.
  • En forma mixta: en este caso una parte del plan se cobra en forma de capital y el resto como una renta vitalicia. Habitualmente se trata de que el dinero a recuperar en forma de capital esté vinculado con las aportaciones realizadas antes de 2007 por motivos fiscales.

Estos son los tipos de prestaciones de planes de pensiones ¿Cuál os parece el más interesante?

Imagen – Mathias Pastwa


Gestión de planes de pensiones, Guía de plan de pensiones, Ventajas fiscales · Escrito por el 26/08/13

Comentarios desactivados en Tipos de prestaciones de planes de pensiones