Cómo impactará el factor de sostenibilidad en tu pensión

Con la reforma del cálculo de las pensiones en 2019 cobrará importancia el Factor de Sostenibilidad que va a tener un gran impacto en las pensiones.

A partir del año 2019 tendremos un nuevo modelo de cálculo de las pensiones. Será desde ese año cuando las pensiones se ajustarán a la evolución de la esperanza de vida. Para ello se utilizará el Factor de Sostenibilidad.

Este Factor se introdujo en la reforma de las pensiones del año 2013. Busca asegurar la sostenibilidad del sistema de pensiones públicas en el futuro. Para ello tiene en cuenta que existen tres elementos determinantes y de impacto en las pensiones públicas:

  • Menos cotizantes a través de una demografía desfavorable en la que aumenta la esperanza de vida y disminuye el número de nacimientos. España sigue manteniendo una de las tasas de natalidad más bajas del mundo. Es probable suponer que el número de cotizantes futuros sea insuficiente para mantener el sistema público de pensiones.
  • La jubilación cada vez más cercana de lo que se denominó Baby Boom del pasado siglo. El gran aumento de natalidad de entonces se traduce en un mayor acceso a la jubilación en el intervalo de los años 2025 a 2060. Además, se trata de trabajadores que de media han cotizado por bases elevadas, con lo cual las pensiones serán de cuantía elevada.
  • Por último la crisis económica que ha llevado a  las cuentas de la seguridad social a diversos problemas y tensiones incluso el corto plazo.

La suma de estas tres claves es determinante para entender la introducción del factor de sostenibilidad en el cálculo de las pensiones.

¿Cómo se introduce y cómo nos afecta el Factor de Sostenibilidad?

Este factor trata de ajustar la pensión de jubilación de manera que lo que un pensionista cobre dentro de unos años con mayor esperanza de vida, sea equivalente a lo que cobre el que se jubila en un momento anterior.

Para poder hacer esto se comparan y relacionan las esperanzas de vida estimadas en ambos momentos. Esto hace que la cuantía de las pensiones de los que van a tener más esperanza de vida sea menor ya que se supone que la van a cobrar durante un mayor número de años.

Es decir, a medida que pasen los años y la esperanza de vida aumente las pensiones se verán reducidas por la aplicación de este factor.

No existen cálculos exactos del impacto en las pensiones de manera inmediata aunque sí existen diferentes estudios y estimaciones. En todas ellas se coincide en una disminución que, por ejemplo, en el año 2019 podría reducir una pensión de 1000 € a 992,8 €, en 2030 reduciría la misma pensión a 920,8 € y en 2045 lo haría a 843 €, según la aplicación de las fórmulas utilizadas para el cálculo del factor.

Cómo se calcula el Factor de sostenibilidad

En esta fórmula el factor de sostenibilidad FSt equivale a FSt-1 que sería el valor de sostenibilidad del año anterior. Por ejemplo, para la entrada en vigor el 2019 de la medida, se considerará para 2018 un factor de sostenibilidad 1e*67. Quedando la fórmula FSt=FSt-1e*67.

El 1*67 se corresponde a un cálculo de la esperanza de vida que se realiza tomando la raíz quinta de la esperanza de vida de los años 2012 dividido entre la esperanza de vida a los 67 años en el año 2017. El resultado se aplica por quinquenios con lo que el primer cálculo será válido entre los años 2019 y 2023. Para el siguiente cálculo se tomará la esperanza de vida como la raíz quinta de la esperanza de vida a los 67 años en el año 2017 dividido entre la esperanza de vida a los 67 años en el año 2022.

La esperanza de vida, en este caso, no se calcula sobre toda la población, sino sobre la población pensionista del sistema de la seguridad social. Falta por ver cómo resultará la aplicación de esta esperanza de vida a los 67 años en este grupo de población, ya que aún no existen estos datos. En cualquier caso, es un factor que siempre va a restar el importe de la pensión, ya que la esperanza de vida aumenta a lo largo del tiempo y el cociente entre las esperanzas de vida siempre va ser un número menor que 1.

Imagen de Flickr



Cuánto pueden bajar las pensiones en el futuro

Más allá del debate sobre la sostenibilidad del sistema de pensiones, una cosa parece clara: las pensiones públicas bajarán en el futuro. Te descubrimos cuánto.

Cuánto pueden bajar las pensiones en el futuro

Las pensiones públicas irán perdiendo peso a lo largo de los próximos años en el caso de que no se introduzcan reformas con celeridad. La previsión es que en 2050, tanto la pensión máxima como la mínima reduzcan su valor en torno al 30%. Esto significaría que la máxima que se encuentra ahora establecida en los 2.561 euros brutos con 14 pagas, llegaría a los 1.797 euros al mes, mientras que la mínima, que es de 634 euros por 14 pagas, se reduciría hasta los 445,2 euros dentro de 34 años.

Estas estimaciones fueron realizadas por el profesor de la Universidad de Granada Julián Díaz-Saavedra y el de IESE Business School Javier Díaz Giménez. Para calcular estos números se tuvieron en cuenta el absentismo regulatorio, la aplicación de la actual legislación, además de otras tres variables esenciales que modificarán el sistema, que son un crecimiento de la economía del 2% anual, una inflación del 2% cada año y una evolución demográfica que se acerca más bien a los números que se manejan para 2064.

En los próximos quince años España perderá un millón de habitantes y en los próximos 50, la estimación se eleva hasta los 5,6 millones. En 2064, la población del España rondará los 41 millones frente a los 46,42 de ahora, soportando a su vez un grado de envejecimiento mayor que el de la actualidad.

Recientemente, la Fundación de Cajas de Ahorros (Funcas) aseguró que las pensiones sufrirían una caída del 35% después de las reformas de 2011 y 2013. De momento garantizan los ingresos del sistema, pero no son nada optimistas respecto al futuro que les espera a los jubilados. Entre otras cosas proponen eliminar el factor de sostenibilidad, financiar el sistema con impuestos y ligar las pensiones al IPC.

La pensión inicial sufrirá un descenso debido al incremento del número de años para calcular la pensión, la pérdida de peso de cada año cotizado y el aumento de los años para conseguir una pensión completa. A todo ello se le añade una subida en cuanto a la esperanza de vida en el país.

Al retrasarse hasta los 67 años la edad de jubilación, también consigue que se cobre durante dos años menos la pensión y se rebaje el valor de las pensiones, que aumentarán por debajo de la inflación durante unos cuantos ejercicios.

Las reformas de 2011 y 2013 implicarán pérdidas en la pensión del 20% y del 15%, respectivamente, en donde a medida que pase el tiempo se notará.

También te puede interesar:

Qué porcentaje de tu dinero debes invertir

Cuánto se revalorizan las pensiones en 2016

Cómo calcular el dinero de tu jubilación

Imagen de Flickr



Cuánto se revalorizan las pensiones en 2016

Las pensiones se revalorizan cada año para que los pensionistas no pierdan poder adquisitivo. Descubre cuánto subirá la tuya en 2016.

Cuánto se revalorizan las pensiones en 2016

Los más de ocho millones de pensionistas que hay en España verán como se incrementa a partir de 2016 su pensión en un 0,25%. Esta es la previsión inicial salvo que el Gobierno tome alguna medida electoralista y decida sorprender con una subida más abultada.

En su momento el Ejecutivo quiso blindar las pensiones de cualquier juego electoral y sacó adelante una norma para favorecer la sostenibilidad del sistema. Se trata del Índice de Revalorización de las Pensiones, en donde se marcan unos límites mínimos y máximos que vendrán determinados por la inflación, los gastos e ingresos del sistema de pensiones. La cuantía mínima de crecimiento siempre será del 0,25% para los pensionistas, mientras que la variación máxima tomará como referencia la variación anual del IPC más el 0,50%, sólo en las épocas de más bonanza.

Se sigue una línea más o menos fija en cuanto a las subidas de las pensiones. Los dos últimos años la revalorización alcanzó el 0,25% y la intención es que sea así al menos hasta 2017, como recoge el programa de estabilidad que se remitió a Bruselas. La intención que se busca con esto es que los incrementos sean compatibles con el equilibrio presupuestario, en donde los periodos de crisis se puedan compensar con aquellos de más expansión de la actividad.

El incremento puede resultar un tanto insignificante para el bolsillo de los jubilados y de las personas que reciban algún tipo de pensión. Pese a que no es una congelación, sí que podría haber una pérdida de poder adquisitivo si la revalorización que sufren las pensiones se encuentra por debajo de la inflación. Para el Ejecutivo, esta subida mínima le permitirá rebajar el gasto en esta materia.

En los últimos años se ha producido un importante aumento en el gasto de la Seguridad Social que obligó al Gobierno central a recurrir al Fondo de Reserva para poder hacer frente a las pensiones, que también se le conoce como hucha de las pensiones. Desde 2011 se viene arrastrando un déficit en las cuentas, algo que no sucedía desde 1999. Lo más probable es que si no se produce un cambio radical en el mercado de trabajo y aumenten los cotizantes el problema continúe existiendo.

El pasado año el gasto en pensiones sufrió un incremento menor que en otros ejercicios debido a la manera de revalorizar las pensiones. Con estos datos resulta lógico que exista cierta preocupación sobre el futuro de las pensiones públicas.

También te puede interesar:

Cómo te afecta el nuevo factor de revalorización de las pensiones

Cómo calcular el dinero de tu jubilación

Euros o porcentaje de beneficios. ¿En cuál debes fijarte antes de invertir?

Imagen de Flickr



¿Asegura el Estado el dinero que invertimos?

La seguridad es uno de los elementos que priman dentro de la cabeza del ahorrador español a la hora de invertir su dinero. Precisamente por eso los depósitos han tenido tradicionalmente tan buena acogida. Entre sus bondades destacan la transparencia, sencillez y, sobre todo, la seguridad. El rendimiento es escaso pero lo conocemos de antemano y está garantizado, como lo también lo está el dinero en caso de quiebra de la entidad financiera a través del Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), que en realidad cubre también otro tipo de capitales.

Asegura el Estado el dinero que invertimos

¿Qué ocurre con el resto de inversiones? ¿Están también aseguradas por el Estado? Comenzamos por el papel del FGD, que asegura a los ahorradores que recuperarán hasta 100.000 euros por entidad y titular el dinero depositado en depósitos y cuentas corrientes. De esta forma, si una persona ha puesto los 50.000 euros que tiene ahorrado en un banco puede estar seguro de que los recuperará o por lo menos esto es lo que garantiza el Estado a través del FGD. Si la cantidad ascendiese hasta los 120.000 euros, sólo 100.000 de ellos estarían asegurados en caso de quiebra, dependiendo los 20.000 restantes del proceso de liquidación de la entidad.

Más allá del FGD, la inversión bursátil está también garantizada a través del Fondo de Garantía de Inversiones o Fogain, pero sólo en caso de quiebra de la entidad depositaria y hasta un límite de 100.000 euros por titular. Es decir, que están cubiertos los valores e instrumentos financieros depositados en la empresa de servicios de inversión en caso de que esta se declarase insolvente. Lo que no está cubierto en ningún caso es la pérdida de valor de las acciones o de la quiebra de la compañía en la que se ha invertido. En estos casos el inversor asume las pérdidas si los títulos caen en bolsa y, en caso de disolución de la compañía, ocurre lo mismo y deberá esperar a la liquidación para ver si recupera parte del capital.

¿Qué ocurre con los fondos de inversión y planes de pensiones? El FGD tampoco cubre este tipo de herramientas y, en caso de quiebra del fondo o de la entidad, se podrían dar el caso de tener que soportar una suspensión temporal de los reembolsas.

En el caso de las aseguradoras, estas dependen de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, que no cuenta con un fondo de garantía, aunque sí del Consorcio de Compensación de Seguros, que se puede encargar de la liquidación de las compañías en problemas pagar por anticipado a los acreedores sin esperar a la liquidación, entre otras cosas.

De forma resumida, el Estado cuida de sus ahorradores, pero sólo asegura la inversión en depósitos y cuentas corrientes. Todo lo que se salga de estos dos instrumentos quedará, en el peor de los casos, sin amparo gubernamental.

Imagen de Flickr por Tax Credits



Cómo calcular tu pensión como autónomo

Cuando hablamos de calcular la pensión pública de jubilación casi siempre lo hacemos desde la perspectiva del empleado asalariado. Sin embargo, el crecimiento del número de trabajadores por cuenta propia nos lleva a plantear también cómo calcular la pensión de los trabajadores autónomos.

Uno de los mitos relacionados con los autónomos es que su pensión tiende a ser menor que la de un trabajador por cuenta ajena. Si bien es cierta esta leyenda, la realidad es que todo tiene que ver con las decisiones del propio autónomo para definir su jubilación ya que estos, a diferencia del resto de empleados, sí tiene posibilidad de decidir con sus cotizaciones la pensión pública que cobrará en el futuro.

Como recalcan desde Gestionpyme.com, la cuantía de la pensión del autónomo está directamente relacionado con sus cotizaciones a la Seguridad Social que él mismo se encarga de definir de forma anual.  Antes de entrar en detalles, conviene precisar que la edad de jubilación de los autónomos es la misma que la del resto de trabajadores, que desde el 1 de enero de 2013 incluye incrementos anuales para alcanzar en 2027 los 67 años. La siguiente tabla muestra el proceso.

edad jubilacion autonomos

A esto hay que sumar que existe un periodo mínimo de cotización que, tras los últimos cambios, deberá alcanzar los 25 años en 2017 desde los 15 años actuales. El cambio, como ocurre con la edad de jubilación, será progresivo. La siguiente tabla muestra el proceso.

calculo jubilacion autonomo

La cuantía de la pensión dependerá de la cantidad que se haya cotizado a la Seguridad Social y el número de años cotizados. A partir de los primeros 15 años se cobrará el 50% de la base reguladora y al alcanzar los 37 años cotizados se podrá cobrar el 100%. La siguiente tabla muestra los porcentajes a cobrar en todos los casos:

base reguladora jubilacion autonomo

La particularidad de los trabajadores autónomos es que son ellos mismos quien determina a través de sus cotizaciones, la base reguladora. En este sentido, cuanto más se cotice más pensión se cobrará, independiente de que la facturación del trabajador por cuenta propia sea mayor o menor. De esta forma, todo autónomo debe, en algún momento, coger la calculadora y hacer cuentas para saber cuánto le conviene cotizar en cada momento y cuándo debe aumentar su base de cotización. ¿Ya lo has hecho?


Jubilación · Escrito por el 26/02/14


Retos de los jóvenes al plantear su jubilación

¿Son conscientes los jóvenes de la necesidad de ahorrar para su jubilación? La realidad es que tienen muy claro que requerirán algún tipo de complemento a la pensión del estado, pero de ahí a que estén en camino de lograrlo hay un abismo.

Actualmente apenas un 25% de los jóvenes en activo entre 20 y 29 años se define como ahorrador habitual según se desprende del estudio “La cara cambiante de la jubilación” elaborado por Aegon. Por el contrario, un 41% se declara ahorrador aspiracional, es decir, que tiene intención y le gustaría empezar a hacerlo en algún momento pero no ahora.

ahorro jovenes

¿Qué se esconde detrás de estos datos? ¿Por qué los jóvenes no ahorran para su jubilación? Lo cierto es que no existe un motivo claro y concreto, sino una amalgama de cuestiones que hacen que resulte complicado invertir y planear su jubilación para este colectivo. Quizás el más importante sea el miedo y la incertidumbre, como muestra que un 47% de los jóvenes desconoce si está en el camino correcto para lograr los ingresos que necesitarán.

Esto enlaza con la falta de conocimientos económicos que les permitan crear un plan factible y valorar los productos disponibles en el mercado. Los propios interesados son conscientes de este déficit y así un 26% asegura que “una mejor información y más frecuente  acerca de mis ahorros para la jubilación” alentaría precisamente este ahorro. La posibilidad de contar con un asesor personal es algo que motiva a un 23%, mientras que un 22% preferiría tener una educación financiera más completa.

asi son los jovenes con su dinero

Pero si hay un dato clave, una queja repetida por los jóvenes, esta es la falta de dinero y lo cierto es que con unos ingresos limitados resulta complicado comenzar a ahorrar. Por eso, cuando se les pregunta sobre cómo dar la vuelta a la situación, la mayoría recurre a un incremento salarial como solución.

La respuesta es lógica teniendo en cuenta que se recomienda realizar aportaciones entre 50 y 150 euros al mes como mínimo para preparar el retiro y con un salario medio de 1.000 euros puede resultar complicado.

Al aumento salarial también ayudaría, bajo la perspectiva de los jóvenes, un mejor plan de pensiones de jubilación por parte de la empresa o al simple existencia del mismo. Si bien en los países anglosajones estos planes están muy extendidos, todavía no han terminado de calar entre las empresas españolas.

Estas son las reivindicaciones de los jóvenes para poder empezar a ahorrar para la jubilación:

retos jovenes pension

 

Descarga el informe

 

 

 



¿Qué guía las inversiones de los españoles?

Detrás de toda acción hay un fin y detrás de toda inversión un objetivo concreto que, de forma genérica, suele ser ganar más dinero. Tal y como Javier Alfayae resume en su libro “La bolsa evidente”, un gran manual para entender cómo se mueve el capital, el único fin del dinero es el de rentabilizarse, obtener más dinero.

Sin embargo, la realidad nos dice que detrás del dinero hay personas y que estas sí se mueven por diferentes motivaciones. Así lo demuestra el Estudio de Preparación para la Jubilación de Aegon, que, entre otras cosas, ha descubierto que la seguridad guía las inversiones de los españoles.

A la pregunta sobre los riesgos que estarían dispuestos a tomar en relación al ahorro para el retiro, un 53% aseguró que tomaría menos riesgos, a lo que se suma un 43% que se mostró de acuerdo con la afirmación de que buscarían productos que ofrezcan una mayor protección ante la volatilidad del mercado.

 estudio jubilacion como invertimos

En este sentido, un 58% se mostraron interesados en algún tipo de producto que garantizase la inversión inicial y que podrían ser un plan de pensiones garantizado o un PPA por poner dos ejemplos. El mismo porcentaje de personas aseguraron querer contar con un producto que les asegurase unos ingresos mínimos durante el retiro, mientras que un 55% apostó por herramientas para proteger sus ingresos frente a la inflación.

Además, otro 52% querría contar con un producto financiero que cubriese los gastos médicos y de manutención en caso de enfermedad prolongada u otro problema que les impidiese cuidar de ellos mismos.

Pero lo más curioso es que un 49% también contrataría algún producto que les protegiese frente a unos malos resultados por parte de sus inversiones.

De esta forma, parece que si hay un elemento común que guía las inversiones de los españoles este es la búsqueda de seguridad y protección. Al final, parece que la falta de conocimientos financieros por parte de los españoles está detrás de esta percepción junto con una planificación descuidada, que hace que muchos ahorradores pongan en marcha su plan demasiado tarde y, por lo tanto, después no se puedan permitir errores.

En este sentido, quienes empiezan antes a ahorrar pueden ser más agresivos, pues tendrán tiempo para recuperar en caso de una caída de los mercados. Del mismo modo, ese periodo de ahorro que llevan ya a sus espaldas tiende a permitirles mejor los vaivenes de las inversiones y la estrecha relación entre riesgo y retribución.

planificación financiera ahorro jubilacion

 

Descargar estudio


Jubilación · Escrito por el 16/12/13


Así ahorran los jóvenes para su jubilación

Juventud y ahorro a largo plazo no siempre van de la mano. Un incentivo muy lejano en el tiempo –para una persona con 25 años todavía le restan 42 para jubilarse- y la escasez de recursos suelen figurar entre los hándicap más mencionados por los jóvenes para crear un plan financiero para su jubilación.

Según desvela el estudio “La cara cambiante de la jubilación” elaborado por Aegon, apenas un 14% de los jóvenes españoles entre 20 y 29 años son ahorradores habituales –por debajo de la media europea, situada en el 29%-. A estos hay que añadir un 21% que se considera ahorrador ocasional. Pero la mayoría se definen a sí mismos como ahorradores aspiracionales (40%), es decir, que les gustaría ahorrar pero no cuentan con medios para hacerlo.

El siguiente gráfico ilustra las expectativas y posicionamiento de los jóvenes respecto al ahorro:

que define mejor tu forma de ahorro

 

Y se completa con la forma en la que efectivamente ahorran los jóvenes, es decir, con los productos financieros a través de los que estructuran su plan de ahorro y que son los siguientes:

en que ahorran los jóvenes

 

La gráfica deja claro que salvo la franja de “No ahorro” es decir, el porcentaje de jóvenes que no ahorran frente al global de la población es mayor. Por el contrario, son muy pocos los que obtienen ingresos de la seguridad social frente al conjunto de la sociedad y lo mismo ocurre con los planes de beneficios o los seguros de vida.

Lo que parece claro es que los jóvenes necesitan algo más de formación para poder completar sus planes de ahorro a largo plazo y establecer estrategias viables, pero también que les falta capital para poder ponerlo en marcha o por lo menos esta es su percepción.

En este sentido, cabe resaltar que la recomendación general es que se debe destinar entre un 5% y un 10% de los ingresos al ahorro, independiente de la cuantía que se cobre, pero claro… ¿Es esto posible con sueldos que muchas veces no alcanzan los 1.000 euros?

Descarga el estudio



Ahorro y juventud no van de la mano

Apenas un 14% de los jóvenes ahorra para su jubilación, un porcentaje muy inferior al 25% de media en todo el mundo, informa Aegon en Nota de Prensa.  Esta es una de las principales conclusiones que pueden extraerse del informe “La cambiante de la jubilación”  elaborado por la aseguradora y que está disponible en este enlace, que sin embargo refleja la preocupación de las personas entre 20 y 29 años por acumular algún capital para el retiro.

Tanto es así que para un 65% es importante comenzar a ahorrar para el retiro, pero está lejos de ser una de sus prioridades. Precisamente por esto, un 40% de los jóvenes se considera a sí mismo ahorrador aspiracional, lo que a efectos prácticos quiere decir que le gustaría ahorrar pero por un motivo u otro, no lo hace.

ahorradores jovenes 01

ahorradores jovenes perfil

 

Entre las razones más esgrimidas para evitar el ahorro figura, como no podía ser de otra forma lo limitado de sus ingresos, aunque tampoco faltan quienes se quejan de falta de información. Tanto es así que un 39% de ellos no tiene claro si está haciendo lo correcto para asegurar su jubilación. En este sentido, la familia es una de sus principales fuentes de referencias,  por lo menos para un 26% de ellos, que consultan a su círculo cercano dudas acerca de su planificación financiera.

Por eso mismo no es extraño que reclamen medidas de apoyo, aunque lo más curioso es que la primera no pasa por formación o productos específicos, sino por un aumento salarial que, en teoría, les serviría para poder comenzar a ahorrar. Junto con ellos figuran otras medidas como mejores planes de jubilación empresariales o mayor protección legal en caso de equivocarse a la hora de invertir, al que los españoles reclaman con mayor intensidad que los europeos.

ahorradores jovenes 02

Lo que la nueva generación parece hacer asumido es que su nivel de vida tras dejar el trabajo será peor que el de sus padres y así lo testigua un 70%, nueve puntos porcentuales por debajo de los franceses, los más pesimistas. El dato contrasta con el de otros países como China donde la mitad de los jóvenes cree que disfrutará del mismo o mejor nivel de vida que sus padres.

ahorradores jovenes 03

¿Quieres descargar el informe entero? Aquí puedes hacerlo: http://www.aegonseguros.es/es/Inicio/Sala-de-Prensa/estudios-y-publicaciones/


Noticias · Escrito por el 18/11/13


Gestión financiera para treintañeros

Si un post anterior hablábamos de las bases de la gestión financiera para veinteañeros en esta ocasión vamos a avanzar hasta la siguiente etapa vital: los 30 años. ¿Qué debe tener en cuenta un treintañero en el manejo de su dinero?
gestion financiera para treintañerosEstas son las claves de la gestión financiera para treintañeros:

  • Paga tus deudas no hipotecarias: en España es menos habitual que en otros países endeudarse para estudiar o contraer importantes deudas antes de alcanzar la treintena, pero en caso de tenerlas hay que tratar acabar con ella. Esto incluye dejar a cero obligaciones financieras con la tarjeta de crédito o el pago del coche, por mencionar dos de las más habituales.
  • Planifica tus deudas: si tienes deudas, traza una estrategia para terminar con ellas, como por ejemplo el denominado método “Snow Ball”. A partir de ahí e incluso son haber finiquitado todas las deudas se puede empezar a planificar si quieres o no endeudarte y cómo hacerlo. Para ello primero habrá que establecer nuestros grandes objetivos financieros, que pueden ser por ejemplo la compra de una casa y un coche. Decididos estos, pensaremos en qué cantidad de deuda podemos o queremos asumir para adquirirlos. Como siempre, el mejor truco es empezar a ahorrar cuanto antes y, sobre todo, destinar el dinero que liberemos de otros préstamos o de gastos que no tengamos, al ahorro.
  • Planifica tu jubilación: si es que todavía no has hecho, la entrada en la treintena debería suponer una señal de aleta para que empieces a planificar la jubilación. Para ello haz cuentas y averigua qué cantidad necesitarás al jubilarte para mantener el nivel de vida que deseas tener y cuánto de ese dinero podría llegar por medio de la pensión pública. A partir de ahí, busca fórmulas para conseguir lo que falte, bien a través de planes de pensiones, fondos de inversión u otras herramientas. Lo importante aquí es crear un plan de acción que diversifique tu inversión en diferente tipo de productos y mercados, asumiendo distintos niveles de riesgo y con variados objetivos temporales.
  • Protege tu patrimonio: si ya tienes una casa, no dudes en contratar un seguro de hogar, si tienes una hipoteca y familia, piensa en un seguro de vida ligado a la deuda, si eres autónomo, piensa en un seguro de desempleo… Se trata básicamente de reflexionar acerca de los riesgos para tu estabilidad financiera y familiar y actuar en consecuencia. Incluso sin contratar un seguro se pueden tomar acciones para proteger el patrimonio, empezando por crear un fondo de reserva que cubra hasta seis meses de gastos fijos, en caso de no contar con uno.
  • Revisa tu estilo de vida: nada como tomarse cada año un momento para represupuestar tus finanzas, ver dónde y cómo estás gastando el dinero y tomar decisiones al respecto.
  • Haz tu testamento: ¿Necesita una persona con 30 años un testamento? Para muchos puede parecer precipitado, pero conforme aumenta tu patrimonio y tus obligaciones, también lo hace la conveniencia de tomar medidas respecto al mismo en caso de fallecimiento. El testamento es la mejor solución para el reparto de estos bienes y para evitar polémicas entre los familiares

Al margen de estos consejos hay uno que conviene aplicar no sólo en la treintena, sino a lo largo de toda la vida: no dejar de aprender nunca acerca de la gestión financiera y las formas de hacer crecer tu dinero.




Página 1 de 41234