El truco para multiplicar por 2 tu pensión en menos de dos minutos

¿Sabes cuánto vas a cobrar cuando te jubiles? Haz cálculos y piensa ahora en cómo imaginabas tu jubilación dorada. Si solo dependes de la pensión pública es fácil que estés en estado de shock e incluso entrando en depresión. ¡No te preocupes! Hay una cosa muy sencilla que puedes hacer para multilplicar por dos el valor de esa pensión y que además no te llevará más de dos minutos decidir.

El truco para tener más con lo mismo es muy sencillo y pasa por elegir bien dónde quieres jubilarte.  ¡Y no hablamos sólo de buscar el sol y la playa! Si eliges bien puedes hasta ‘ganar dinero’ comparativamente. El motivo es que tu dinero no vale lo mismo en todos sitios. Hay países donde esos 1.000 euros de pensión pueden convertirse en 2.000 euros, aumentando tu poder de adquisición y permitiéndote tener la jubilación dorada que deseas.

Si todavía no lo ves claro sólo tienes que pensar en España y el número de jubilados británicos y alemanes que han encontrado el España su paraíso pensionista. El tiempo siempre ayuda, pero desde luego que otro factor clave es que aquí su pensión vale más porque aquí la vida es más barata. En el caso de los británicos un cambio de divisas favorable es una de las claves. En el de los alemanes simplemente que su pensión es mayor porque también lo son sus salarios.

Si eliges bien dónde jubilarte tú también puedes multiplicar por dos el valor de tu pensión. ¿Te faltan algunas ideas?

En este post puedes consultar los países más baratos para jubilarte y aquí te damos algunos más. Éstos son los países más económicos para vivir del mundo según los datos de Numbeo en función de las condiciones de vida, el coste de la vida, alojamiento, sanidad, tráfico, crimen y polución:

  • India
  • Moldavia
  • Pakistán
  • Kazajstán
  • Nepal
  • Ucrania
  • Georgia
  • Azerbaiyán
  • Colombia
  • Túnez
  • Macedonia
  • Siria
  • Serbia
  • Albania
  • Siri Lanka
  • Bosnia
  • Islas Filipinas
  • Sudáfrica
  • Rumanía

Imagen de Flickr



¿Quién puede acceder al 100% de la pensión de jubilación?

Para poder acceder al 100% de la pensión de jubilación se deben cumplir una serie de requisitos. Repasamos cuáles son

¿Quién puede acceder al 100% de la pensión de jubilación?

Hay que tener en cuenta que las cuantías de las pensiones de jubilación surgen de aplicar a la base reguladora unos porcentajes que se determinan por los años cotizados antes de jubilarte.

Tras las últimas modificaciones lo primero que debes tener en cuenta es que aquellos trabajadores que en 2027 presenten 37 años cotizados podrán acceder al 100% de la pensión de jubilación.

Por otro lado, en el proceso de transición entre los 35 años actuales necesarios para el 100% y los futuros 37 años, hasta el año 2019 se exigirá 35 años y seis meses para dicho porcentaje. Del año 2020 al 2022 se necesitarán 36 años cotizados. Del año 2023 al 2026, 36 años y seis meses de cotización para acceder al 100% de tu jubilación.

En cualquier caso veamos los dos principales supuestos en los que nos podemos encontrar.

Jubilación desde 2027

Como ya indicamos, para alcanzar el 100% de la base reguladora y acceder al total de la pensión es necesario cotizar 37 años previamente.

Los porcentajes serían los siguientes:

  • El 50% para los primeros 15 años cotizados.
  • A partir del año 16 de cotización se añade un 0,19% por cada mes adicional que se comprendan entre los meses 1 y 248.
  • Para los meses que superen el mes 248 se añade un 0,18% aunque no es posible que el porcentaje a aplicar a la base reguladora supere el 100% (excepto en aquellos casos en los que los trabajadores continúan desarrollando actividad laboral después de la edad legal de jubilación).

El periodo de transición hasta 2026

En este periodo de transición se aplican unos porcentajes a la base reguladora que determinarán el importe de la jubilación. En este caso el 50% se corresponden a los primeros 180 meses en cualquiera de los periodos y se modificarán de manera porcentual por los meses adicionales hasta el año 2026.

Es decir, se va a realizar un proceso gradual en el que se pase de alcanzar el 100% de la base reguladora con 35 años cotizados hasta los 37 años necesarios de cotización.

Debes tener en cuenta que los periodos de cotización se computarán en años y meses. Un año adquiere un valor fijo de 365 días mientras que un mes adquiere un valor fijo de 30, 41 días. Para el cómputo de los años y meses se toman fracciones completas es decir años y meses completos. Esto significa que no podrás equiparar a un año o un mes una fracción de los mismos.

También debes saber que lo que se contabiliza son las cotizaciones reales, pero también se tienen en cuenta las que se denominan cotizaciones ficticias, que son periodos asimilados a las cotizaciones efectivas. Por ejemplo, se pueden contabilizar periodos de maternidad/paternidad, beneficio reconocido por cuidado de hijos, reducción de jornada para cuidados, periodos de violencia de género… Estos periodos se sumarán a la hora de realizar el cómputo de las cotizaciones.

Por otro lado, también se contemplan las contribuciones a la mutualidad de previsión del ya extinto INP o al régimen de empleo de hogar.

A la hora de determinar el porcentaje, en primer lugar se transformarán los días resultantes de cotización (o asimilados) en años y meses. Posteriormente se aplicará la escala de bonificación por años de edad a fecha de 1 de enero de 1967. Se aplicará a aquellos trabajadores que acreditan cotizaciones anteriores a dicha fecha a los regímenes de seguro de vejez e invalidez y de mutualismo laboral, o a determinados regímenes especiales.

Cuando se aplica la bonificación, se suman los días cotizados en el régimen General y en otros regímenes a partir del 1 de enero de 1967 y los días cotizados entre enero de 1960 y el 31 de diciembre de 1966. Posteriormente, como siempre, el total de días se transforma en años y meses para la elaboración del cálculo.

Tabla de evolución cotización y edades para acceder al 100% de la jubilación

Quién puede acceder al 100% de la pensión de jubilación

Imagen de Flickr



Cómo se financiarán las pensiones cuando no quede nada en el Fondo

Probablemente ya hayas leído o escuchado sobre las retiradas de dinero del Fondo de Reserva de la Seguridad Social y también sobre la posibilidad de que éste se agote. ¿Cómo se financiarán las pensiones si se agota el fondo de reserva?

Cómo se financiarán las pensiones cuando no quede nada en el Fondo

Este fondo de reserva se creó en el año 1997 con un objetivo concreto: tener una cantidad de dinero en reserva como remanente para el pago de las pensiones si se diera la situación de necesidad que obligara a ello. De esta manera incluso ante una situación crítica se vendría a garantizar el cobro de las pensiones de jubilación.

Sin embargo, en estos casi 20 años transcurridos la disminución de ingresos del Estado en una situación de crisis ha hecho que se haya recurrido al fondo en diversas ocasiones para realizar los pagos de las pensiones. A esto hay que sumar una situación en la que, ya en la actualidad, la cotización del trabajador y de las empresas en relación al pensionista es de dos a uno. En otras palabras, dos asalariados por cada pensionista. Todo ello en un contexto en el que la caída del empleo ha obligado sistemáticamente a recurrir al fondo.

¿El resultado? La previsión de agotamiento del fondo para el próximo año 2017. Y en esta situación, realmente preocupante, tampoco hay muy buenas noticias en cuanto a medidas que puedan aplicarse a la financiación de las pensiones.

En primer lugar el futuro demográfico inmediato de nuestro país nos muestra cómo se reduce el número de trabajadores y aumenta el número de pensionistas. Esta realidad, que cargará cada vez en mayor medida la relación cotizantes/jubilados, se prevé que alcance un estado crítico alrededor del año 2025.

A fecha de hoy sólo conocemos intenciones, por parte de los partidos políticos, de buscar consenso para tratar de implementar herramientas orientadas a financiar el déficit de la seguridad social, bien a través de los presupuestos del Estado o de procedimientos extraordinarios. Sin embargo, los pasos aún son pocos y poco concretos.

Para el año 2017 se está considerando reconducir el pago de las prestaciones de viudedad y orfandad a través de las propias cuentas del Estado, esto vendría a suponer un respiro para el sistema, pero un respiro transitorio.

Hay que tener en cuenta que en la actualidad en nuestro país existen 17,7 millones de cotizantes mientras que el cálculo más optimista para una relación correcta entre cotizantes y pensiones de jubilación sería el de 20 millones de personas cotizando. Esto significa un aumento de empleo y cotizaciones que a fecha de hoy no parece desde luego cercano.

Una posibilidad aún más dura es la reforma del acceso a las prestaciones, endureciendo dicho acceso, e incluso una reducción elevada de las prestaciones. Hoy en día estas posibilidades aún no parecen ganar peso, sin embargo, desde luego a medio y largo plazo no son descartables.

Por último existen otras medidas a medio plazo para buscar una financiación adecuada para las pensiones públicas que tienen que ver con el retraso en la edad de jubilación y el aumento del cómputo de la pensión a toda la vida laboral.

Imagen de Flickr



Cuándo puedes trabajar y cobrar la pensión

Existe la opción de trabajar y cobrar la pensión de jubilación. Eso sí, bajo reglas muy concretas como la jubilación parcial o la figura del pensionista activo.

Cuándo puedes trabajar y cobrar la pensión

Técnicamente, tras la jubilación el pensionista no puede compatibilizar trabajos por cuenta ajena o por cuenta propia. Es decir, tras acceder a la pensión de jubilación no podremos trabajar de manera legal. Existen, como indicábamos la excepción de la jubilación parcial o la figura del pensionista activo que posibilitan este hecho.

La jubilación parcial

Este modelo de jubilación va a permitir que un trabajador por cuenta ajena acceda a su jubilación de manera parcial y pueda compatibilizarla con un trabajo también realizado a tiempo parcial.

En la jubilación parcial, la jornada laboral a la que se puede acceder será reducida  y el salario a percibir que deberá ser entre un mínimo del 25% y un máximo del 50%.

De este modo la cuantía de la pensión resultará de la aplicación del porcentaje de reducción de jornada al propio importe de la pensión que le correspondería al trabajador, es decir, contando los años de cotización acreditados en la fecha de la entrada en vigor de dicha jubilación.

Hay que remarcar que en este caso se aplican las normas generales del régimen de la Seguridad Social correspondiente, pero no los coeficientes adicionales que corresponderían en otros escenarios.

También hay que tener en cuenta que en este cálculo la pensión nunca será inferior a la cuantía resultante de aplicar el porcentaje en cuestión al importe de la pensión mínima vigente en cada momento para los jubilados mayores de 65 años (siempre teniendo en cuenta la situación personal y familiar de cada jubilado).

El pensionista activo y otras opciones

Dentro de los trabajos que se pueden realizar distinguiremos los trabajos según los términos que quedan establecidos en la jubilación flexible, es decir reduciendo la pensión de jubilación en función de lo aplicado en la jornada de trabajo parcial.

También sería posible realizar trabajos por cuenta propia, en este caso teniendo en cuenta los ingresos anuales y que éstos no superen el SMI o Salario Mínimo Interprofesional.

También, en el caso de haber llegado a la edad de jubilación será posible realizar trabajos tanto por cuenta ajena como por cuenta propia. En este caso, el de la figura del pensionista activo, podrán realizarse trabajo a tiempo completo a tiempo parcial cobrando hasta el 50% de la pensión correspondiente (sin repercutir con cotización en la base de cotizaciones) accediendo posteriormente al total de la pensión correspondiente al finalizar el contrato o el período laboral que corresponda.

Imagen de Flickr



Pensión contributiva mínima ¿cómo es y quiénes la cobran?

La pensión mínima en España se determina por ley y se actualiza cada año. Vamos a repasar cómo son y quiénes pueden percibir estas pensiones contributivas mínimas en 2016.

Pensión contributiva mínima ¿cómo es y quiénes la cobran?

Las pensiones contributivas mínimas son parte de aquellas pensiones destinadas a garantizar la asistencia y prestaciones sociales ante situaciones de necesidad. A continuación vamos a repasar las pensiones contributivas mínimas y sus importes según los presupuestos generales del Estado del año 2016.

Pensión de jubilación

La cuantía mínima de la pensión de jubilación contributiva queda establecida básicamente en función de la edad de los titulares de dichas pensiones, también influye la existencia de cónyuge o no a cargo o si no existe cónyuge.

Es importante tener en cuenta la diferenciación entre cónyuge a cargo o cónyuge no a cargo o no existencia de cónyuge. La ley entiende como cónyuge a cargo del titular de una pensión cuando dicho cónyuge convive con el pensionista y depende económicamente de él. La dependencia económica, en este caso, se adjudica en función de las siguientes circunstancias:

  • Que los rendimientos tanto del pensionista como del cónyuge, de cualquier naturaleza, resulten inferiores a 8301,10 € anuales
  • Que el cónyuge del pensionista no resulte ser titular de una pensión a cargo de un régimen básico público de previsión social. Aquí se comprenden las pensiones reconocidas por otros estados y también los subsidios de garantía de ingresos mínimos y por ayudas a terceras personas.
Titular tiene 65 años ·         Cónyuge a cargo: 10.988,60 euros al año.

·         Sin cónyuge 8.905,40 euros al año.

·         Con cónyuge no a cargo: 8.449 euros al año.

Titular menor de 65 años ·         Cónyuge a cargo: 10.229,80 euros al año

·         Sin cónyuge 13.358,80 euros al año

·         Con cónyuge no a cargo: 7.872,20 euros al año

Titular tiene 65 años y procede de gran invalidez ·         Cónyuge a cargo: 16.483,60 euros al año

·         Sin cónyuge 8.330 euros al año

·         Con cónyuge no a cargo: 12.674,20 euros al año

Pensión de Incapacidad Permanente

La cuantía de las pensiones mínimas de incapacidad permanente, en su modalidad contributiva, quedan determinadas por el grado de incapacidad, también, por la existencia o no de cónyuge a cargo o si no hay cónyuge.

Gran invalidez ·         Cónyuge a cargo: 16.483,60 euros al año.

·         Sin cónyuge 13.358,80 euros al año.

·         Con cónyuge no a cargo: 12.674,20 euros al año.

Incapacidad permanente absoluta ·         Cónyuge a cargo: 10.988,60 euros al año

·         Sin cónyuge 8.905,40 euros al año

·         Con cónyuge no a cargo: 8.449 euros al año

Titular tiene 65 años y procede de gran invalidez ·         Cónyuge a cargo: 16.483,60 euros al año

·         Sin cónyuge 8.330 euros al año

·         Con cónyuge no a cargo: 12.674,20 euros al año

En el caso de la incapacidad permanente total o la parcial, la cuantía mínima queda también establecida en función de la edad de los titulares de las pensiones.

Incapacidad Permanente Total

Titular tiene 65 años de edad ·         Cónyuge a cargo: 10.988,60 euros al año

·         Sin cónyuge 8.330 euros al año

·         Con cónyuge no a cargo: 8.449 euros al año

Titular tiene entre 60 y 64 años de edad ·         Cónyuge a cargo: 10.299,80 euros al año

·         Sin cónyuge 8.330euros al año

·         Con cónyuge no a cargo: 7.872,20 euros al año

Titular tiene menos de 60 años y el grado de incapacidad permanente total deriva de enfermedad común ·         Cónyuge a cargo: 5.538,40 euros al año

·         Sin cónyuge 5.538,40 euros al año

·         Con cónyuge no a cargo: 55% Base mínima de cotización del Régimen General de la Seguridad Social

Incapacidad Permanente Parcial

Titular tiene 65 años Cónyuge a cargo: 10.988,60 euros al año

Sin cónyuge 8.905,40 euros al año

Con cónyuge no a cargo: 8.449 euros al año

Pensión de Viudedad

En este caso queda fijada la cuantía mínima en los supuestos en los que el pensionista representa unidad económica personal, es decir no existe cónyuge, en función de estos escenarios:

  • Cuando el titular tiene cargas familiares 10.299,80 euros al año
  • Cuando el titular tiene 65 años o una discapacidad en grado igual o superior al 65%: 8905,40 € al año
  • Cuando el titular tiene una edad entre 60 y 64 años: 8330 € al año
  • Cuando el titular tiene menos de 60 años: 6742,40 € al año.

Pensión de Orfandad

la pensión contributiva mínima en el caso de orfandad queda establecida en 2720,20 € al año. Se contemplan dos posibles variables:

  • Orfandad absoluta en la que la pensión se incrementa hasta los 6742,40 €. En este caso se distribuyen si ha lugar entre los beneficiarios
  • Por beneficiario discapacitado menor de 18 años cuya discapacidad es igual o superior al 65%, el importe mínimo de la pensión es de 5353,60 € al año

Prestaciones en favor de familiares

Las prestaciones en favor de familiares quedan establecidas por beneficiario en 2720,20 € al año.

En el caso de no existir ni libros ni huérfanos pensionistas se podrán dar estas circunstancias:

  • Beneficiario único con 65 años 6575,80 € al año
  • Beneficiario único menor de 65 años 6195 € al año
  • Beneficiarios son múltiples: en este caso el mínimo que se asigna a cada beneficiario se incrementa en los importes que resultan del prorrateo de 4022,20 € al año entre el número de beneficiarios

Imagen de Flickr



Tipos de pensiones de la Seguridad Social en España

Vamos a repasar los diferentes tipos de pensiones que gestiona la Seguridad Social en España.

Tipos de pensiones de la Seguridad Social en España

Encontramos de entrada dos grupos de pensiones según se trate de pensiones contributivas o pensiones no contributivas.

Pensiones contributivas

Se trata de prestaciones económicas que pueden tener una duración indefinida y cuya concesión queda supeditada a las siguientes cuestiones:

  • Acreditar períodos de cotización mínimos a la seguridad social
  • Cumplimiento de requisitos exigidos para la concesión.

La cuantía de estas pensiones queda determinada a partir de las aportaciones realizadas por el propio trabajador, en caso de trabajo por cuenta propia, o por el empresario en caso de trabajo por cuenta ajena. Aquí puedes ver cómo se realiza el cálculo y cuál será tu pensión.

Estas aportaciones se enmarcan en un periodo determinado para realizar el cálculo de la base reguladora de la pensión que corresponda.

Las presiones incluidas en este grupo son las siguientes:

Pensión de jubilación

Orientada a paliar la pérdida de ingresos al alcanzar la edad establecida y cesar la actividad profesional. También puede actuar en casos de reducción de jornada de trabajo y de salarios según los condicionantes legales establecidos a tal efecto.

Incluye los siguientes escenarios para la jubilación: Jubilación ordinaria, jubilación anticipada por tener la condición de mutualista, jubilación anticipada sin tener la condición de mutualista, jubilación anticipada derivada del cese no voluntario en el trabajo, jubilación anticipada por voluntad del trabajador, jubilación anticipada por reducción de la edad mínima debido a la realización de actividades penosas, tóxicas e insalubres, jubilación anticipada de trabajadores con discapacidad, jubilación parcial, jubilación flexible y jubilación especial a los 64 años.

Pensión por incapacidad permanente

Prestación económica que se orienta a la merma o pérdida de rentas salariales o profesionales cuando la persona queda afectada por enfermedad o proceso traumático derivado de enfermedad o accidente. Esta afectación debe reducir o anular la capacidad laboral de manera presumiblemente definitiva.

En esta versión se contemplan las variantes incapacidad total, absoluta y gran invalidez.

Pensión por fallecimiento

En este caso las prestaciones se orientan a compensar las situaciones económicas de necesidad derivadas para unas personas del fallecimiento de otras.

En estas pensiones se contemplan los modelos de, pensión de viudedad, orfandad y a favor de familiares.

Pensiones del SOVI

La Seguridad Social considera las pensiones del SOVI como un régimen residual para aplicar a aquellos trabajadores que, reuniendo los requisitos exigidos del régimen extinguido, no tengan derecho a pensión del sistema actual.

Aquí figuran tres tipos de pensión:

  • Vejez
  • Jubilación
  • Viudedad

Descubre la fiscalidad de las pensiones contributivas.

Pensiones no contributivas

Se trata de prestaciones económicas destinadas a aquellas personas en situación de necesidad de protección sin recursos para subsistencia siempre que reúnan los términos legalmente establecidos.

Se puede acceder a estas pensiones independientemente de haber cotizado el tiempo suficiente para alcanzar la prestación de nivel contributivo o no.

Las pensiones que se encuentran englobadas dentro de esta modalidad son las siguientes:

  • Invalidez
  • Jubilación

Descubre la fiscalidad de las pensiones contributivas.

Imagen de Flickr



Así funciona de verdad un plan de pensiones garantizado

Los planes de pensiones garantizados están de moda pero no tienen por qué ser la mejor opción a largo plazo. Así es como funcionan.

Así funciona de verdad un plan de pensiones garantizado

Los planes de pensiones garantizados tienen un funcionamiento muy parecido al del resto de planes, en donde comparten una serie de ventajas fiscales, aunque también cuenta con una serie de características que le hace diferente.

En primer lugar hay que decir que el partícipe en este plan recuperará a vencimiento la totalidad de la cantidad invertida inicialmente, pudiendo cobrar un interés, ya sea variable o fijo, según el plan que escoja. Además, cobrará ese dinero independientemente del rendimiento del plan. Es decir, aunque los gestores no hayan sido capaces de obtener rentabilidad, él recuperará su aportación más los intereses pactados.

Cómo funciona un de pensiones garantizado

En estos planes hay una fase de suscripción, en el cual el interesado puede unirse al mismo. La garantía de capital se mantendrá si el partícipe conserva el producto hasta que finalice el vencimiento, algo que suele aparecer bien detallado en las especificaciones. Si optase por retirar antes del vencimiento el capital no aplicaría la garantía y el dinero que recuperaría lo haría a precio del mercado en el instante del reembolso.

En otras palabras, si cumple con los plazos, el plan le garantiza su dinero, pero si recupera antes el capital u opta por traspasarlo a otro plan, se le pagará en función del precio en ese momento de sus participaciones. Esto quiere decir que puede llegar a perder dinero pese a la etiqueta de garantizado.

Los planes de pensiones garantizados están pensados sobre todo para aquellas personas que tengan un perfil más bien conservador, que busquen asegurar el capital y obtener unos intereses. Encajan a la perfección en los planes que se marquen los ahorradores que tengan un horizonte bastante reducido hasta la jubilación, es decir, que les quede menos de cinco años para acceder a la pensión. En esta fase se recomienda consolidar el ahorro y no afrontar riesgos innecesarios.

Los planes garantizados se consideran los más conservadores. En una lista de menor  a mayor riesgo serían los encargados de liderarla, seguidos por los planes de renta fija a corto plazo, renta fija a largo plazo, renta fija mixta, renta variable mixta y renta variable.

Qué valorar antes de contratar un garantizado

A la hora de decantarse por un plan de pensiones garantizado hay que tener en cuenta una serie de variables. Este tipo de productos suelen venir acompañados por incentivos para cerrar su contratación en forma de regalos. Lo adecuado sería dejarlos de lado y buscar un plan que realmente se adapte al perfil del solicitante. La cantidad y el plazo de inversión resultan factores esenciales a la hora de decantarse por un plan.

También hay que comprobar si garantiza una rentabilidad fija o variable. Los primeros aportan una rentabilidad bastante baja debido a que los tipos de interés se encuentran en mínimos, mientras que los variables suelen invertir en una cartera de renta variable y la rentabilidad vendrá condicionada a una serie de condiciones que no siempre se van a dar. De esta forma, funcionarán básicamente como un depósito estructurado.

Los planos garantizados resultan atractivos porque aportan una rentabilidad y todo el capital en un determinado plazo.

También te puede interesar:

Ventajas y desventajas de los planes de pensiones garantizados

Los planes de pensiones garantizados ¿Merecen la pena?

Ventajas del seguro de ahorro frente al plan de pensiones

Imagen de Flickr



La jubilación anticipada

La jubilación es un tema que está de actualidad. La última reforma en este ámbito ha servido para elevar la edad legal de jubilación hasta los 67 años, de forma que hasta alcanzar esa edad no se podrá solicitar la jubilación de forma general. Sin embargo, para determinados supuestos existe la posibilidad de solicitar la jubilación anticipada. En este post intentaremos explicar en qué consiste.

 

La jubilación anticipada

Cuando alguien se jubila anticipadamente significa que el trabajador pasa a ser jubilado con todos sus derechos y obligaciones a efectos de la Seguridad Social. Sin embargo, la jubilación anticipada tal y como la veníamos entendiendo para unos pocos perfiles. En concreto para quienes resulte de aplicación lo establecido en la disposición final 12.2 de la Ley 27/2011, de 1 de agosto

Las posibilidades de prejubilación están íntimamente relacionadas con el sector de actividad. De hecho, hay sectores en los que los años trabajados computan más que los de otros. Algunos ejemplos son el de los trabajadores del mar, mineros, agrarios, etc.

Pero por regla general, lo que se debe tener claro es que para poder solicitar este tipo de jubilación de la que estamos hablando hay que tener un mínimo de 60 años, ser un trabajador al que se le aplique el coeficiente reductor, los trabajadores afiliados y en alta o en situación asimilada a la de alta que reúnan el resto de requisitos generales que se exigen.

Pero no todo son “ventajas” en la prejubilación. No se dispone de la misma cuantía si te jubilas que si te prejubilas. Ya que en la jubilación anticipada se procede a la aplicación de un coeficiente reductor sobre lo que correspondería al trabajador en caso de jubilación. ¿Qué significa esto? Que el importe que se cobra se reduce el 8% por cada año anterior a los 65, para empezar.

Cuándo podrás acceder a la jubilación anticipada

Al igual que ocurre con la edad legal de jubilación, el punto de partida de la jubilación anticipada ha ido aumentando desde los 63 años de partida de 2013 hasta los 65 que alcanzará en 2027 para la voluntaria. En el caso de la involuntaria el periodo pasará de 61 a 63 años. En algunos sectores podrá adelantarse, siempre que se realicen actividades penosas, tóxicas, peligrosas o insalubres. Las personas con discapacidad igual o superior al 45% o al 65% también podrán hacerlo.

Para poder acceder a la jubilación anticipada es necesario cotizar un mínimo de años: 33 en el caso de la involuntaria serán 33 años y 35 en el de la voluntaria -este número es igual para los jubilados normales-. Para sumar estos años se tomarán en cuenta también el periodo de prestación del servicio militar obligatorio o de la prestación social sustitutoria, con el límite máximo de un año, pero no la parte proporcional por pagas extraordinarias ni el abono de años y días de cotización por cotizaciones anteriores a 1-1-67.

Además, dentro de este periodo de cotización por lo menos dos años deberán estar dentro de los 15 anteriores a la jubilación.

Cuánto cobrarás de pensión

Adelantar la jubilación tiene sus consecuencias. Quienes se retiren antes de tiempo cobrarán una pensión menor según las tablas de la seguridad social. Los coeficientes a aplicar serán los siguientes.

  1. Coeficiente del 2% por trimestre para quienes hayan cotizado menos de 38,5 años.
  2. Coeficiente del 1,875% por trimestre para quienes hayan cotizado más de 38,5 años meses pero menos de 41,5 años.
  3. Coeficiente del 1,750 por 100 por trimestre para quienes hayan cotizado más de 41,5 años pero menos de 44,5 años .
  4. Coeficiente del 1,625 por 100 por trimestre para quienes hayan cotizado más de a 44.5 años.

Además, nunca podrás cobrar una pensión que sea superior al resultado de reducir la pensión máxima en un 0,5% por cada trimestre que te jubiles anticipadamente.

La cosa cambia para los casos de jubilación anticipada involuntaria, donde la reducción será automáticamente del 1,875% para quienes hayan cotizado hasta 38,5 años y del 1,625% para los que superen los 41,5 años.

También te puede interesar:

Modalidades de jubilación anticipada

La jubilación del autónomo frente a la del asalariado

Cómo calcular el dinero de tu jubilación

Jubilación parcial

Imagen de Flickr


Noticias · Escrito por el 05/01/16


Por qué pensar también dónde quieres jubilarte y tomar medidas al respecto

El lugar que elijas para jubilarte puede hacer que tu pensión sea o no suficiente. Así debes elegirlo y esto es lo que debes hacer para preparar tu traslado cuando te jubiles.

https://www.flickr.com/photos/fernandoreyes/110470896/

Llegado el momento de la jubilación toca empezar una nueva vida. Disfrutar de una vejez de ensueño más allá de nuestras fronteras resulta más sencillo de lo que parece. Más de uno se habrá planteado la posibilidad de retirarse en un lugar paradisíaco. Hasta hace unos años era sólo un sueño, pero hoy en día es algo más que una realidad.

Los avances tecnológicos, la situación económica internacional y las comunicaciones provocan la aparición de nuevos lugares y destinos para una retirada de calidad. Inmersos en plena era de la globalización resulta hoy en día mucho más sencillo viajar por el mundo y mantener el contacto con los seres queridos a miles de kilómetros gracias a las nuevas tecnologías.

Una vez que se llega a la jubilación empieza un periodo de vacaciones infinitas y al igual que hace unas décadas España estaba considerado el país más atractivo para un elevado número de turistas británicos y alemanes que se refugiaban en la costa mediterránea por su clima y otros factores, ahora son los españoles los que deciden hacer las maletas en busca de una retirada de ensueño.

Puede que entre los jubilados de España no exista aún el arraigo de marcharse al extranjero a disfrutar de su nueva vida. El mejor ejemplo es el de Estados Unidos, que cuenta con más de seis millones de personas viviendo en más de 160 países del mundo. Los expertos aseguran que de aquí a 25 años cambiará la forma de pensar de los jubilados, sobre todo porque las personas que ahora tienen 40 años aprovechan cualquier fin de semana o festividad para coger un vuelo y plantarse en cualquier ciudad del mundo o no tienen tantos problemas para emigrar. Por lo tanto, se puede decir que son más abiertos y que no cuentan con miedo a probar lo desconocido.

Lo adecuado es buscar un lugar que ofrezca un turismo residencial, con tranquilidad y sin excesivos riesgos, compartiendo experiencias con personas de su misma edad e idioma. Entre los distintos factores que también entran en escena se encuentran el precio de la vivienda, la cultura, el coste de la vida, la sanidad, el clima, la seguridad, infraestructuras y beneficios especiales para los jubilados.

Para que no coja desprevenidos a los futuros jubilados, no estaría de más contar con un plan de pensiones privado para garantizarse una retirada más cómoda, en donde no les faltase de nada. Cuanto antes se empiece.

También te puede interesar:

¿Influye el mes en lo que se cobra de jubilación?

Cómo calcular el dinero de tu jubilación

Tipos de seguros de jubilación: ventajas y desventajas

Imagen de Flickr



Pensiones del extranjero, cómo tributan

Todos los ciudadanos tienen la obligación de tributar por las pensiones recibidas por trabajos en el extranjero tal y como recoge la Ley del IRPF, en donde se recoge que todo residente fiscal en España “deberá declarar las rentas que obtenga en cualquier parte del mundo”, sin perjuicio de lo que recoja en el Convenio entre España y el país de origen de la renta para que no se produzca la doble imposición.

Pensiones del extranjero, cómo tributan

Por lo tanto, aquellos que hayan trabajado en un país extranjero, como puede ser el caso de Suiza, Francia, Alemania, Reino Unido, etc, y en estos momentos perciban una presión pública o privada por los servicios realizados, tienen que tributar por estos ingresos en la Declaración de la Renta como rendimientos del trabajo.

Este tipo de pensiones no suelen aparecer en los borradores que la Agencia Tributaria envía a los contribuyentes, pero es nuestra obligación incluirlas. Lo haremos en el apartado de retribuciones dinerarias como rendimientos del trabajo y en la Casilla 001 del Programa PADRE incluiremos el importe.

Cabe la posibilidad de que la pensión en un estado extranjero también tenga ya una retención en el país de origen, por eso a la hora de realizar la Declaración de la Renta y de incluirla como rendimientos del trabajo habrá que aplicar la deducción por doble imposición internacional. En la página 14 del programa Padre indicaremos en la casilla 505 el importe de los rendimientos del trabajo incluidas en la base general, mientras que en la casilla de impuestos satisfechos en el extranjero incluiremos la cantidad de las retenciones que se hayan realizado en el país de origen de la pensión.

Rellenando esta casilla 505 se calculará de manera automática en el programa Padre la cuantía que se debe deducir, evitando así que se tribute por estos ingresos tanto en el país de destino como en el de origen.

En los últimos años se ha producido una serie de mejoras en los métodos de intercambio de información con otros países por parte de la Agencia Tributaria, sobre todo con los europeos. Ahora dispone de una serie de datos fiscales que no estaban a su alcance con anterioridad, de ahí que se esté reclamando en estos momentos a los contribuyentes la deuda por la no tributación de las pensiones internacionales con carácter retroactivo. Se han denunciado casos en los que algunas personas se han visto obligadas a abonar sanciones que llegaban hasta los 20.000 euros por no declararlas en su momento.




Página 1 de 3123