Cuánto podrás sacar de tus ahorros según cuándo te jubiles

Según el momento en el que se jubiles, y sobre todo según la pensión de jubilación que corresponda, será necesario utilizar tus ahorros en mayor o menor medida.

Damos por sentado, así lo hacen todos los expertos, que el actual sistema de pensiones públicas a medio y largo plazo no es sostenible. Esto se traduce en que, si ya hoy en día las pensiones públicas se consideran en general bajas, en el futuro con total probabilidad serán menores proporcionalmente.

Esta situación nos obliga a plantear soluciones para tratar de perder el menor poder adquisitivo posible en el momento de la jubilación. La cantidad de dinero que vas a necesitar para este fin no es la misma para todas las personas ni en todos los casos. Deberás en primer lugar calcular la pensión que te corresponde, y, en este cálculo influirán cuestiones como si tu jubilación es anticipada o en el tiempo ordinario.

Una vez hayas realizado este cálculo y sepas cuál es la pensión de jubilación que te corresponde, tendrás que calcular también los gastos e ingresos de tu economía personal tras jubilarte. Es cierto que generalmente en el momento de la jubilación hay una serie de gastos que ya han desaparecido, por ejemplo la hipoteca, pero, hay que recordar que perfectamente pueden aparecer otros gastos como un aumento de la inversión en ocio, mayores gastos en relación a la salud, etcétera.

Más que preguntarte cuánto podrás sacar de tus ahorros en el momento de la jubilación deberías preguntarte cuánto vas a necesitar de ellos. Piensa que, por ejemplo, un rescate de productos de ahorro en forma de renta vitalicia, que te acompañará durante el resto de tu vida, debe ser eficaz y cumplir ese objetivo a fin de no perder tu capacidad económica en esta etapa de la vida.

Planes de Pensiones y Seguros de ahorro dos productos de los que sacar partido cuando te jubiles

Aunque existen muchas opciones que pueden ayudarnos en este camino del ahorro para la jubilación, los planes de pensiones y los seguros de ahorro son probablemente dos de los más interesantes y a los que podrás recurrir con más garantías cuando te jubiles.

En los planes de pensiones, a lo largo del tiempo, iremos realizando aportaciones que se acumulan junto al rendimiento que producen. En este caso disfrutamos de una fiscalidad en diferido que hace que durante las aportaciones nos veamos bonificados aunque, a la hora de rescate, deberemos asumir los impuestos correspondientes. Los planes de pensiones nos permitirán sacar el dinero que necesitemos en función de lo que hayamos consolidado previamente.

En el caso de los seguros de ahorro, donde también encontramos diversas opciones, podemos ir acumulando un capital con una rentabilidad garantizada, aunque con una fiscalidad diferente a la de los planes de pensiones. La opción de los seguros de ahorro es muy interesante cuando tenemos claro el dinero que podemos llegar a necesitar, y desde luego puede ser un buen complemento a otros productos de ahorro como los planes de pensiones.

En cualquier caso, a la pregunta que encabeza el texto, la respuesta es bastante clara, debes sacar ante el dinero que vayas a necesitar e incluso, en esta etapa de nuestra vida, no deberíamos descuidar seguir manteniendo el hábito del ahorro.

Imagen de Flickr



Cuánto hay que cotizar para tener la pensión máxima ¿merece la pena?

Nuestra situación laboral cotidiana influye en nuestra futura pensión a través de las cotizaciones. Veamos cuanto deberías cotizar para tener la pensión de jubilación máxima.

La jubilación máxima, marcada para este año 2018 en 2580,13 € brutos mensuales) es un objetivo que todos podemos tener, sin embargo, la manera de obtener esa jubilación puede no estar al alcance de todos los bolsillos.

Cómo cobrar la pensión máxima en el momento de tu jubilación

En primer lugar debes tener claro si tienes derecho o no a recibir una pensión de jubilación. En el marco legal para solicitar una pensión de jubilación debes estar adscrito a la seguridad social y haber cotizado al menos un total de 15 años de vida laboral. De estos 15 años al menos dos años deben haberse cotizado dentro de los últimos 15 años previos a la jubilación.

A lo anterior debes sumar las limitaciones que tu edad supone a la hora de jubilarse, en la actualidad nos encontramos en un período de transición que concluirá en el año 2027 donde habrá que tener 67 años para poder jubilarse. En la anterior normativa la edad era 65.

El porcentaje máximo de la jubilación que nos corresponda se obtiene a partir del número de años cotizados a la hora calcular el dinero de tu pensión. Si hemos cotizado 15 años tenemos derecho a nuestra pensión de jubilación, pero ese derecho nos ofrecerá sólo el 50% de la pensión que nos corresponda. Según aumentamos el número de años cotizados aumenta el porcentaje que alcanza el 100% de la pensión que nos corresponda si hemos cotizado 37 años en el año 2027. También aquí existe un periodo transitorio que se va elevando desde los 35 años exigidos anteriormente hasta los 37 que se exigirán en el futuro.

Cómo influye la base de cotización en el importe máximo de tu pensión

Ya sabemos la manera en la que podemos cobrar el 100% de la pensión de jubilación que nos corresponda, pero, eso no significa que podamos cobrar la pensión máxima de jubilación.

La pensión máxima de jubilación se calcula sobre la base de cotización de periodos concretos. Según la nueva normativa, el periodo se está ampliando desde los 15 años de 2012 hasta los 25 años que se van a requerir en el año 2022, sumando un año extra por cada año que transcurre.

Por tanto a la hora de la jubilación deberás dividir el total de la base de cotización, por ejemplo de los últimos 25 años, entre 350 y de ahí obtendrás la cuantía bruta de tu pensión. Si ésta es igual o superior al máximo estipulado en cada momento podrás pasar a cobrar la pensión de jubilación máxima.

En la actualidad, por ejemplo, para alcanzar esos 2580,13 € brutos, habría que cotizar al año una media de 36.000 €, lo que nos puede dar una cifra orientativa bastante clara sobre el tipo de salario que hay que tener para cobrar la pensión máxima.

¿Merece la pena al autónomo cotizar mucho más para cobrar la pensión máxima?

Lo primero que debemos tener en cuenta es que de manera diferente al régimen general, la base de cotización del autónomo no se determina por sus ingresos. El trabajador autónomo puede elegir la base mínima de cotización aunque este obteniendo un rendimiento superior, incluso por encima de la media de la base máxima de cotización.

En los últimos años lo habitual era que el trabajador autónomo esperará a cumplir 49 años de edad para incrementar su cotización. Esto es así ya que la referencia para la base reguladora de jubilación tomaba los últimos 15 años de cotización. Simplemente, aumentando las cotizaciones a partir de esa edad se podía tener una base superior y una remuneración mayor durante la jubilación.

Tras la reforma la situación ha cambiado:

  • En primer lugar, para el autónomo, la edad para las modificaciones en la base de cotización al libre albedrío pasó de los 49 años a los 46 años, ya que a partir de los 47 se han introducido limitaciones en las bases de cotización máxima. Existen excepciones, como los trabajadores con 47 o más años que provengan del régimen general y que tengan una base superior a la mínima o a los propios límites establecidos por edad en la normativa.
  • Se modifica el criterio para determinar la base reguladora y la edad de jubilación, esta última aumenta progresivamente hasta alcanzar los 67 años y la base reguladora lo hará hasta alcanzar los 25 años cotizados.

De este modo, en el año 2022, se tomarán los últimos 25 años el lugar de los 15 anteriores como referencia para la base reguladora que indicará lo que vas a cobrar en tu jubilación.

¿Cuándo y cuánto debería aumentar la cotización el autónomo?

Teniendo en cuenta lo anterior, el momento idóneo para aumentar la base de cotización sería a los 40 años, o los 41 años como máximo. Esto se razona de manera sencilla si tenemos en cuenta que tu jubilación como autónomo se va a determinar en función de las bases de cotización de los últimos 25 años cotizados.

También habría que tener en cuenta que la base no resulte superior a la pensión máxima de jubilación de ese año en cuantía anual, prorrateadas en 12 mensualidades. Si hicieras lo contrario estarías cotizando y pagando por una cuantía mayor a la que vas a percibir cuando te jubiles.

Ese dinero sobrante se puede destinar perfectamente a productos de ahorro complementarios que van a ser determinantes a la hora de no perder poder adquisitivo al jubilarte.

¿Merece la pena cotizar mucho más para cobrar la pensión máxima en el régimen general?

Para quien tenga un sueldo elevado que coincida con las cotizaciones exigidas, obviamente, si es interesante. Para los demás, lo interesante es plantearse como no perder poder adquisitivo en el momento de la jubilación si nuestra pensión no va a ser la máxima.

La opción de aportar más a las cotizaciones parece menos interesante que la opción de destinar ese dinero a productos de ahorro que puedan ir creciendo a lo largo del tiempo. La cotización no produce ningún tipo de interés ni beneficio más allá de la acumulación, pero, crear una cartera de ahorro a lo largo del tiempo puede ser una herramienta complementaria perfecta a nuestra pensión pública de jubilación.

Imagen de Flickr



Cómo impactará el factor de sostenibilidad en tu pensión

Con la reforma del cálculo de las pensiones en 2019 cobrará importancia el Factor de Sostenibilidad que va a tener un gran impacto en las pensiones.

A partir del año 2019 tendremos un nuevo modelo de cálculo de las pensiones. Será desde ese año cuando las pensiones se ajustarán a la evolución de la esperanza de vida. Para ello se utilizará el Factor de Sostenibilidad.

Este Factor se introdujo en la reforma de las pensiones del año 2013. Busca asegurar la sostenibilidad del sistema de pensiones públicas en el futuro. Para ello tiene en cuenta que existen tres elementos determinantes y de impacto en las pensiones públicas:

  • Menos cotizantes a través de una demografía desfavorable en la que aumenta la esperanza de vida y disminuye el número de nacimientos. España sigue manteniendo una de las tasas de natalidad más bajas del mundo. Es probable suponer que el número de cotizantes futuros sea insuficiente para mantener el sistema público de pensiones.
  • La jubilación cada vez más cercana de lo que se denominó Baby Boom del pasado siglo. El gran aumento de natalidad de entonces se traduce en un mayor acceso a la jubilación en el intervalo de los años 2025 a 2060. Además, se trata de trabajadores que de media han cotizado por bases elevadas, con lo cual las pensiones serán de cuantía elevada.
  • Por último la crisis económica que ha llevado a  las cuentas de la seguridad social a diversos problemas y tensiones incluso el corto plazo.

La suma de estas tres claves es determinante para entender la introducción del factor de sostenibilidad en el cálculo de las pensiones.

¿Cómo se introduce y cómo nos afecta el Factor de Sostenibilidad?

Este factor trata de ajustar la pensión de jubilación de manera que lo que un pensionista cobre dentro de unos años con mayor esperanza de vida, sea equivalente a lo que cobre el que se jubila en un momento anterior.

Para poder hacer esto se comparan y relacionan las esperanzas de vida estimadas en ambos momentos. Esto hace que la cuantía de las pensiones de los que van a tener más esperanza de vida sea menor ya que se supone que la van a cobrar durante un mayor número de años.

Es decir, a medida que pasen los años y la esperanza de vida aumente las pensiones se verán reducidas por la aplicación de este factor.

No existen cálculos exactos del impacto en las pensiones de manera inmediata aunque sí existen diferentes estudios y estimaciones. En todas ellas se coincide en una disminución que, por ejemplo, en el año 2019 podría reducir una pensión de 1000 € a 992,8 €, en 2030 reduciría la misma pensión a 920,8 € y en 2045 lo haría a 843 €, según la aplicación de las fórmulas utilizadas para el cálculo del factor.

Cómo se calcula el Factor de sostenibilidad

En esta fórmula el factor de sostenibilidad FSt equivale a FSt-1 que sería el valor de sostenibilidad del año anterior. Por ejemplo, para la entrada en vigor el 2019 de la medida, se considerará para 2018 un factor de sostenibilidad 1e*67. Quedando la fórmula FSt=FSt-1e*67.

El 1*67 se corresponde a un cálculo de la esperanza de vida que se realiza tomando la raíz quinta de la esperanza de vida de los años 2012 dividido entre la esperanza de vida a los 67 años en el año 2017. El resultado se aplica por quinquenios con lo que el primer cálculo será válido entre los años 2019 y 2023. Para el siguiente cálculo se tomará la esperanza de vida como la raíz quinta de la esperanza de vida a los 67 años en el año 2017 dividido entre la esperanza de vida a los 67 años en el año 2022.

La esperanza de vida, en este caso, no se calcula sobre toda la población, sino sobre la población pensionista del sistema de la seguridad social. Falta por ver cómo resultará la aplicación de esta esperanza de vida a los 67 años en este grupo de población, ya que aún no existen estos datos. En cualquier caso, es un factor que siempre va a restar el importe de la pensión, ya que la esperanza de vida aumenta a lo largo del tiempo y el cociente entre las esperanzas de vida siempre va ser un número menor que 1.

Imagen de Flickr



Los autónomos ya pueden cobrar el 100% de la pensión y trabajar cómo aprovecharlo

Según un acuerdo político reciente los autónomos pasarán a poder cobrar el 100% de su pensión de jubilación y a la vez podrán continuar trabajando.

Este acuerdo surgido del pacto entre varios partidos políticos que se incluirá en la nueva ley que reformará el régimen especial de trabajadores por cuenta propia, tiene una importancia elevada si tenemos en cuenta las condiciones actuales.

En la actualidad, también era viable la opción de trabajar después de jubilarse para el trabajador autónomo, pero, en este caso, la pensión de jubilación se reducía al 50% dando igual tanto el tipo de jornada laboral como la actividad profesional que se realice.

Esto, que se ha venido a denominar como jubilación activa lleva en vigor desde la anterior reforma del año 2013 y, con este pacto político pasará a modificarse de manera sustancial. Y es que, una vez se apruebe la ley, los trabajadores autónomos en edad de jubilación podrán cobrar el 100% de la presión y continuar trabajando.

En esta reforma, se contempla que para acceder a esta opción el autónomo tenga al menos un asalariado. Aún hay aspectos que desconocemos, por ejemplo, si existen otras condiciones activas o cómo serán las cotizaciones en relación al trabajo que se compatibiliza con la prestación de jubilación. Actualmente en la jubilación activa se cotiza exclusivamente por incapacidad temporal y contingencias profesionales y lo que se denomina la cotización especial de solidaridad que equivale al 8% pero que no computa para las prestaciones.

Desde el punto de vista de las ventajas que esto puede traer consigo obviamente está el regularizar un buen número de situaciones fraudulentas en las que los trabajadores, percibiendo el 100% la pensión, continúan trabajando en el negocio propio. Esta es una situación que se da con relativa frecuencia y que desde luego no es buena ni para el trabajador ni para el sistema. En este caso, el trabajador continuaría protegido, realizaría una actividad legal y no quedaría expuesto a posibles problemas y situaciones complejas en lo fiscal.

Este paquete de medidas viene acompañado de otra serie de claves de mejora de la protección social de los autónomos, con una incidencia especial en el caso de las mujeres contemplando la baja por maternidad y mejorando las condiciones de la misma. También se incluyen ampliaciones de 6 a 12 meses en la denominada tarifa reducida a la cotización de la seguridad social en los nuevos emprendedores. Asimismo se establecerá la deducción de las declaraciones tributarias de hasta 12 € diarios de gastos de manutención para los trabajadores autónomos cuando deben comer afuera de casa por motivos laborales, esto también se acompaña de la posibilidad de deducirse el 20% de los gastos de agua luz electricidad etcétera de la vivienda para los trabajadores autónomos que desarrollan su labor profesional en el domicilio.

Imagen de Flickr



Los PIAS han dejado de ser un producto sólo para conservadores

El término Plan Individual de Ahorro Sistemático o PIAS está ligado al ahorro conservador. Durante años las entidades financieras han tratado este producto de ahorro para la jubilación como una fórmula garantizada de complementar la pensión pública. Muchos lo siguen haciendo a costa de perder rentabilidad, pero hay quienes han ido más allá.

La realidad de los PIAS es que se trata de un producto muy versátil que se podría incluso definir como la alternativa líquida a los planes de pensiones. Un PIAS puede adaptarse a cualquier perfil de ahorrador, desde el más moderado hasta el más dinámico que invierte a largo plazo y quiere una alta rentabilidad para sus ahorros.

Los números hablan por sí mismos. La cesta más agresiva del Estrategia 5 de Aegon gana casi un 9% en lo que va de año, por ejemplo, pero hay rentabilidades para todos los gustos en función del objetivo de cada usuario.

¿Cómo funciona un PIAS para ofrecer rentabilidad?

Los PIAS conservadores garantizan la inversión apostando por la renta fija y por emisiones en las que saben de antemano cuánto cobrarán por el cupón. El problema es que el beneficio en este caso siempre será limitado.

Los PIAS más dinámicos y versátiles funcionan como de forma diferente. Invierten en cestas de fondos de inversión bien diversificadas, lo que les permite maximizar el beneficio que obtienen reduciendo riesgos y adaptándose a las necesidades del ahorrador a largo plazo. En este sentido no se diferencia de un fondo de pensiones o un fondo de inversión, por ejemplo.

Lo que sí que cambia es la fiscalidad, que les permite estar prácticamente exentos del pago de impuestos una vez cumplidos 5 años desde la inversión. Además, como con cualquier plan, se puede cambiar el dinero de PIAS sin tener que tributar.

A la hora de contratar un PIAS hay dos cosas que debes vigilar. La primera son los gastos de gestión que pagas, que pueden suponer un 60% de la póliza en los casos más extremos. La segunda es cómo se estructura el beneficio garantizado, en caso de estarlo. Y es que una de las supuestas fortalezas de los PIAS es que el benefioio puede estar garantizado, pero siempre lo estará como un porcentaje del capital. Para que lo ejtiendas mejor, si se publicita una rentabilidad del 7% pero luego resulta que sólo aplica al 25% de la póliza, esto quiere decir que la rentabilidad real se quedará en un 1,75%, mucha diferencia.

No caigas en estas pequeñas trampas y tendrás en el PIAS el producto ideal para ahorrar de forma automática para tu jubilación.

Imagen de Flickr



El truco para multiplicar por 2 tu pensión en menos de dos minutos

¿Sabes cuánto vas a cobrar cuando te jubiles? Haz cálculos y piensa ahora en cómo imaginabas tu jubilación dorada. Si solo dependes de la pensión pública es fácil que estés en estado de shock e incluso entrando en depresión. ¡No te preocupes! Hay una cosa muy sencilla que puedes hacer para multilplicar por dos el valor de esa pensión y que además no te llevará más de dos minutos decidir.

El truco para tener más con lo mismo es muy sencillo y pasa por elegir bien dónde quieres jubilarte.  ¡Y no hablamos sólo de buscar el sol y la playa! Si eliges bien puedes hasta ‘ganar dinero’ comparativamente. El motivo es que tu dinero no vale lo mismo en todos sitios. Hay países donde esos 1.000 euros de pensión pueden convertirse en 2.000 euros, aumentando tu poder de adquisición y permitiéndote tener la jubilación dorada que deseas.

Si todavía no lo ves claro sólo tienes que pensar en España y el número de jubilados británicos y alemanes que han encontrado el España su paraíso pensionista. El tiempo siempre ayuda, pero desde luego que otro factor clave es que aquí su pensión vale más porque aquí la vida es más barata. En el caso de los británicos un cambio de divisas favorable es una de las claves. En el de los alemanes simplemente que su pensión es mayor porque también lo son sus salarios.

Si eliges bien dónde jubilarte tú también puedes multiplicar por dos el valor de tu pensión. ¿Te faltan algunas ideas?

En este post puedes consultar los países más baratos para jubilarte y aquí te damos algunos más. Éstos son los países más económicos para vivir del mundo según los datos de Numbeo en función de las condiciones de vida, el coste de la vida, alojamiento, sanidad, tráfico, crimen y polución:

  • India
  • Moldavia
  • Pakistán
  • Kazajstán
  • Nepal
  • Ucrania
  • Georgia
  • Azerbaiyán
  • Colombia
  • Túnez
  • Macedonia
  • Siria
  • Serbia
  • Albania
  • Siri Lanka
  • Bosnia
  • Islas Filipinas
  • Sudáfrica
  • Rumanía

Imagen de Flickr



¿Quién puede acceder al 100% de la pensión de jubilación?

Para poder acceder al 100% de la pensión de jubilación se deben cumplir una serie de requisitos. Repasamos cuáles son

¿Quién puede acceder al 100% de la pensión de jubilación?

Hay que tener en cuenta que las cuantías de las pensiones de jubilación surgen de aplicar a la base reguladora unos porcentajes que se determinan por los años cotizados antes de jubilarte.

Tras las últimas modificaciones lo primero que debes tener en cuenta es que aquellos trabajadores que en 2027 presenten 37 años cotizados podrán acceder al 100% de la pensión de jubilación.

Por otro lado, en el proceso de transición entre los 35 años actuales necesarios para el 100% y los futuros 37 años, hasta el año 2019 se exigirá 35 años y seis meses para dicho porcentaje. Del año 2020 al 2022 se necesitarán 36 años cotizados. Del año 2023 al 2026, 36 años y seis meses de cotización para acceder al 100% de tu jubilación.

En cualquier caso veamos los dos principales supuestos en los que nos podemos encontrar.

Jubilación desde 2027

Como ya indicamos, para alcanzar el 100% de la base reguladora y acceder al total de la pensión es necesario cotizar 37 años previamente.

Los porcentajes serían los siguientes:

  • El 50% para los primeros 15 años cotizados.
  • A partir del año 16 de cotización se añade un 0,19% por cada mes adicional que se comprendan entre los meses 1 y 248.
  • Para los meses que superen el mes 248 se añade un 0,18% aunque no es posible que el porcentaje a aplicar a la base reguladora supere el 100% (excepto en aquellos casos en los que los trabajadores continúan desarrollando actividad laboral después de la edad legal de jubilación).

El periodo de transición hasta 2026

En este periodo de transición se aplican unos porcentajes a la base reguladora que determinarán el importe de la jubilación. En este caso el 50% se corresponden a los primeros 180 meses en cualquiera de los periodos y se modificarán de manera porcentual por los meses adicionales hasta el año 2026.

Es decir, se va a realizar un proceso gradual en el que se pase de alcanzar el 100% de la base reguladora con 35 años cotizados hasta los 37 años necesarios de cotización.

Debes tener en cuenta que los periodos de cotización se computarán en años y meses. Un año adquiere un valor fijo de 365 días mientras que un mes adquiere un valor fijo de 30, 41 días. Para el cómputo de los años y meses se toman fracciones completas es decir años y meses completos. Esto significa que no podrás equiparar a un año o un mes una fracción de los mismos.

También debes saber que lo que se contabiliza son las cotizaciones reales, pero también se tienen en cuenta las que se denominan cotizaciones ficticias, que son periodos asimilados a las cotizaciones efectivas. Por ejemplo, se pueden contabilizar periodos de maternidad/paternidad, beneficio reconocido por cuidado de hijos, reducción de jornada para cuidados, periodos de violencia de género… Estos periodos se sumarán a la hora de realizar el cómputo de las cotizaciones.

Por otro lado, también se contemplan las contribuciones a la mutualidad de previsión del ya extinto INP o al régimen de empleo de hogar.

A la hora de determinar el porcentaje, en primer lugar se transformarán los días resultantes de cotización (o asimilados) en años y meses. Posteriormente se aplicará la escala de bonificación por años de edad a fecha de 1 de enero de 1967. Se aplicará a aquellos trabajadores que acreditan cotizaciones anteriores a dicha fecha a los regímenes de seguro de vejez e invalidez y de mutualismo laboral, o a determinados regímenes especiales.

Cuando se aplica la bonificación, se suman los días cotizados en el régimen General y en otros regímenes a partir del 1 de enero de 1967 y los días cotizados entre enero de 1960 y el 31 de diciembre de 1966. Posteriormente, como siempre, el total de días se transforma en años y meses para la elaboración del cálculo.

Tabla de evolución cotización y edades para acceder al 100% de la jubilación

Quién puede acceder al 100% de la pensión de jubilación

Imagen de Flickr



Cómo se financiarán las pensiones cuando no quede nada en el Fondo

Probablemente ya hayas leído o escuchado sobre las retiradas de dinero del Fondo de Reserva de la Seguridad Social y también sobre la posibilidad de que éste se agote. ¿Cómo se financiarán las pensiones si se agota el fondo de reserva?

Cómo se financiarán las pensiones cuando no quede nada en el Fondo

Este fondo de reserva se creó en el año 1997 con un objetivo concreto: tener una cantidad de dinero en reserva como remanente para el pago de las pensiones si se diera la situación de necesidad que obligara a ello. De esta manera incluso ante una situación crítica se vendría a garantizar el cobro de las pensiones de jubilación.

Sin embargo, en estos casi 20 años transcurridos la disminución de ingresos del Estado en una situación de crisis ha hecho que se haya recurrido al fondo en diversas ocasiones para realizar los pagos de las pensiones. A esto hay que sumar una situación en la que, ya en la actualidad, la cotización del trabajador y de las empresas en relación al pensionista es de dos a uno. En otras palabras, dos asalariados por cada pensionista. Todo ello en un contexto en el que la caída del empleo ha obligado sistemáticamente a recurrir al fondo.

¿El resultado? La previsión de agotamiento del fondo para el próximo año 2017. Y en esta situación, realmente preocupante, tampoco hay muy buenas noticias en cuanto a medidas que puedan aplicarse a la financiación de las pensiones.

En primer lugar el futuro demográfico inmediato de nuestro país nos muestra cómo se reduce el número de trabajadores y aumenta el número de pensionistas. Esta realidad, que cargará cada vez en mayor medida la relación cotizantes/jubilados, se prevé que alcance un estado crítico alrededor del año 2025.

A fecha de hoy sólo conocemos intenciones, por parte de los partidos políticos, de buscar consenso para tratar de implementar herramientas orientadas a financiar el déficit de la seguridad social, bien a través de los presupuestos del Estado o de procedimientos extraordinarios. Sin embargo, los pasos aún son pocos y poco concretos.

Para el año 2017 se está considerando reconducir el pago de las prestaciones de viudedad y orfandad a través de las propias cuentas del Estado, esto vendría a suponer un respiro para el sistema, pero un respiro transitorio.

Hay que tener en cuenta que en la actualidad en nuestro país existen 17,7 millones de cotizantes mientras que el cálculo más optimista para una relación correcta entre cotizantes y pensiones de jubilación sería el de 20 millones de personas cotizando. Esto significa un aumento de empleo y cotizaciones que a fecha de hoy no parece desde luego cercano.

Una posibilidad aún más dura es la reforma del acceso a las prestaciones, endureciendo dicho acceso, e incluso una reducción elevada de las prestaciones. Hoy en día estas posibilidades aún no parecen ganar peso, sin embargo, desde luego a medio y largo plazo no son descartables.

Por último existen otras medidas a medio plazo para buscar una financiación adecuada para las pensiones públicas que tienen que ver con el retraso en la edad de jubilación y el aumento del cómputo de la pensión a toda la vida laboral.

Imagen de Flickr



Cuándo puedes trabajar y cobrar la pensión

Existe la opción de trabajar y cobrar la pensión de jubilación. Eso sí, bajo reglas muy concretas como la jubilación parcial o la figura del pensionista activo.

Cuándo puedes trabajar y cobrar la pensión

Técnicamente, tras la jubilación el pensionista no puede compatibilizar trabajos por cuenta ajena o por cuenta propia. Es decir, tras acceder a la pensión de jubilación no podremos trabajar de manera legal. Existen, como indicábamos la excepción de la jubilación parcial o la figura del pensionista activo que posibilitan este hecho.

La jubilación parcial

Este modelo de jubilación va a permitir que un trabajador por cuenta ajena acceda a su jubilación de manera parcial y pueda compatibilizarla con un trabajo también realizado a tiempo parcial.

En la jubilación parcial, la jornada laboral a la que se puede acceder será reducida  y el salario a percibir que deberá ser entre un mínimo del 25% y un máximo del 50%.

De este modo la cuantía de la pensión resultará de la aplicación del porcentaje de reducción de jornada al propio importe de la pensión que le correspondería al trabajador, es decir, contando los años de cotización acreditados en la fecha de la entrada en vigor de dicha jubilación.

Hay que remarcar que en este caso se aplican las normas generales del régimen de la Seguridad Social correspondiente, pero no los coeficientes adicionales que corresponderían en otros escenarios.

También hay que tener en cuenta que en este cálculo la pensión nunca será inferior a la cuantía resultante de aplicar el porcentaje en cuestión al importe de la pensión mínima vigente en cada momento para los jubilados mayores de 65 años (siempre teniendo en cuenta la situación personal y familiar de cada jubilado).

El pensionista activo y otras opciones

Dentro de los trabajos que se pueden realizar distinguiremos los trabajos según los términos que quedan establecidos en la jubilación flexible, es decir reduciendo la pensión de jubilación en función de lo aplicado en la jornada de trabajo parcial.

También sería posible realizar trabajos por cuenta propia, en este caso teniendo en cuenta los ingresos anuales y que éstos no superen el SMI o Salario Mínimo Interprofesional.

También, en el caso de haber llegado a la edad de jubilación será posible realizar trabajos tanto por cuenta ajena como por cuenta propia. En este caso, el de la figura del pensionista activo, podrán realizarse trabajo a tiempo completo a tiempo parcial cobrando hasta el 50% de la pensión correspondiente (sin repercutir con cotización en la base de cotizaciones) accediendo posteriormente al total de la pensión correspondiente al finalizar el contrato o el período laboral que corresponda.

Imagen de Flickr



Pensión contributiva mínima ¿cómo es y quiénes la cobran?

La pensión mínima en España se determina por ley y se actualiza cada año. Vamos a repasar cómo son y quiénes pueden percibir estas pensiones contributivas mínimas en 2016.

Pensión contributiva mínima ¿cómo es y quiénes la cobran?

Las pensiones contributivas mínimas son parte de aquellas pensiones destinadas a garantizar la asistencia y prestaciones sociales ante situaciones de necesidad. A continuación vamos a repasar las pensiones contributivas mínimas y sus importes según los presupuestos generales del Estado del año 2016.

Pensión de jubilación

La cuantía mínima de la pensión de jubilación contributiva queda establecida básicamente en función de la edad de los titulares de dichas pensiones, también influye la existencia de cónyuge o no a cargo o si no existe cónyuge.

Es importante tener en cuenta la diferenciación entre cónyuge a cargo o cónyuge no a cargo o no existencia de cónyuge. La ley entiende como cónyuge a cargo del titular de una pensión cuando dicho cónyuge convive con el pensionista y depende económicamente de él. La dependencia económica, en este caso, se adjudica en función de las siguientes circunstancias:

  • Que los rendimientos tanto del pensionista como del cónyuge, de cualquier naturaleza, resulten inferiores a 8301,10 € anuales
  • Que el cónyuge del pensionista no resulte ser titular de una pensión a cargo de un régimen básico público de previsión social. Aquí se comprenden las pensiones reconocidas por otros estados y también los subsidios de garantía de ingresos mínimos y por ayudas a terceras personas.
Titular tiene 65 años ·         Cónyuge a cargo: 10.988,60 euros al año.

·         Sin cónyuge 8.905,40 euros al año.

·         Con cónyuge no a cargo: 8.449 euros al año.

Titular menor de 65 años ·         Cónyuge a cargo: 10.229,80 euros al año

·         Sin cónyuge 13.358,80 euros al año

·         Con cónyuge no a cargo: 7.872,20 euros al año

Titular tiene 65 años y procede de gran invalidez ·         Cónyuge a cargo: 16.483,60 euros al año

·         Sin cónyuge 8.330 euros al año

·         Con cónyuge no a cargo: 12.674,20 euros al año

Pensión de Incapacidad Permanente

La cuantía de las pensiones mínimas de incapacidad permanente, en su modalidad contributiva, quedan determinadas por el grado de incapacidad, también, por la existencia o no de cónyuge a cargo o si no hay cónyuge.

Gran invalidez ·         Cónyuge a cargo: 16.483,60 euros al año.

·         Sin cónyuge 13.358,80 euros al año.

·         Con cónyuge no a cargo: 12.674,20 euros al año.

Incapacidad permanente absoluta ·         Cónyuge a cargo: 10.988,60 euros al año

·         Sin cónyuge 8.905,40 euros al año

·         Con cónyuge no a cargo: 8.449 euros al año

Titular tiene 65 años y procede de gran invalidez ·         Cónyuge a cargo: 16.483,60 euros al año

·         Sin cónyuge 8.330 euros al año

·         Con cónyuge no a cargo: 12.674,20 euros al año

En el caso de la incapacidad permanente total o la parcial, la cuantía mínima queda también establecida en función de la edad de los titulares de las pensiones.

Incapacidad Permanente Total

Titular tiene 65 años de edad ·         Cónyuge a cargo: 10.988,60 euros al año

·         Sin cónyuge 8.330 euros al año

·         Con cónyuge no a cargo: 8.449 euros al año

Titular tiene entre 60 y 64 años de edad ·         Cónyuge a cargo: 10.299,80 euros al año

·         Sin cónyuge 8.330euros al año

·         Con cónyuge no a cargo: 7.872,20 euros al año

Titular tiene menos de 60 años y el grado de incapacidad permanente total deriva de enfermedad común ·         Cónyuge a cargo: 5.538,40 euros al año

·         Sin cónyuge 5.538,40 euros al año

·         Con cónyuge no a cargo: 55% Base mínima de cotización del Régimen General de la Seguridad Social

Incapacidad Permanente Parcial

Titular tiene 65 años Cónyuge a cargo: 10.988,60 euros al año

Sin cónyuge 8.905,40 euros al año

Con cónyuge no a cargo: 8.449 euros al año

Pensión de Viudedad

En este caso queda fijada la cuantía mínima en los supuestos en los que el pensionista representa unidad económica personal, es decir no existe cónyuge, en función de estos escenarios:

  • Cuando el titular tiene cargas familiares 10.299,80 euros al año
  • Cuando el titular tiene 65 años o una discapacidad en grado igual o superior al 65%: 8905,40 € al año
  • Cuando el titular tiene una edad entre 60 y 64 años: 8330 € al año
  • Cuando el titular tiene menos de 60 años: 6742,40 € al año.

Pensión de Orfandad

la pensión contributiva mínima en el caso de orfandad queda establecida en 2720,20 € al año. Se contemplan dos posibles variables:

  • Orfandad absoluta en la que la pensión se incrementa hasta los 6742,40 €. En este caso se distribuyen si ha lugar entre los beneficiarios
  • Por beneficiario discapacitado menor de 18 años cuya discapacidad es igual o superior al 65%, el importe mínimo de la pensión es de 5353,60 € al año

Prestaciones en favor de familiares

Las prestaciones en favor de familiares quedan establecidas por beneficiario en 2720,20 € al año.

En el caso de no existir ni libros ni huérfanos pensionistas se podrán dar estas circunstancias:

  • Beneficiario único con 65 años 6575,80 € al año
  • Beneficiario único menor de 65 años 6195 € al año
  • Beneficiarios son múltiples: en este caso el mínimo que se asigna a cada beneficiario se incrementa en los importes que resultan del prorrateo de 4022,20 € al año entre el número de beneficiarios

Imagen de Flickr




Página 1 de 41234