El paso más importante para ahorrar en energía en el hogar: ¿sabes qué potencia contratada necesitas?

La mejor manera para empezar a ahorrar electricidad es saber la potencia contratada y comprobar si puedes reducir el tramo a uno de menor potencia.

Hay que tener en cuenta que cada vivienda representa unas necesidades energéticas distintas. El consumo eléctrico depende de muchos factores, desde el uso de los electrodomésticos y el tipo de estos, hasta el número de personas que viven en la casa, la manera en la que utilizamos los dispositivos…

El cálculo de la necesidad real de consumo eléctrico es importante ya que determina la potencia que necesitamos contratar. Antes de analizar nuestra necesidad de consumo, si nunca lo hemos hecho, debemos tener en cuenta algo tan simple como si en nuestra casa salta el diferencial automático con cierta facilidad cuando tenemos varios aparatos eléctricos en marcha. Si esto no ocurre es que aún tenemos margen de bajar la potencia y contratar menos potencia de la que tenemos. Reducir el tramo de potencia puede ser uno de esos pequeños gestos para ahorrar en casa que al final se traducen en un buen ahorro.

Cuál es la potencia recomendable para tu hogar

Para comenzar a calcular lo ideal es sumar la potencia en kilovatios de todos los electrodomésticos (de todos los de mayor consumo) de tu casa. A esto se le suele sumar un añadido por el consumo de iluminación y de los electrodomésticos de menor consumo, con añadir 1 kW es suficiente.

El valor resultante en kilovatios sería el equivalente al consumo con todos los dispositivos en marcha a la vez, algo que es muy difícil que ocurra. Para tener en cuenta lo anterior se utiliza el factor de simultaneidad, que consiste en dividir  entre tres el resultado que hemos obtenido. Este resultado no puede ser nunca inferior al consumo del electrodoméstico de mayor consumo en el hogar, ya que, obviamente, de ser así y contratar la potencia equivalente este electrodoméstico no funcionaría.

Las compañías eléctricas tienen que facilitarte el cambio de potencia de un tramo a otro, pero, recuerda que pueden ponerte pegas si pretendes hacer este cambio más de una vez en el mismo año.

No resulta aconsejable dar saltos de dos tramos o más la primera vez que reducimos potencia. Es mucho mejor reducir un tramo, comprobar durante al menos un año que no tenemos problemas de consumo, que no salta el diferencial, y entonces plantearse otra reducción de tramo.

Puedes trasladar a esta tabla el consumo de tus electrodoméstico, lo vas a encontrar habitualmente en vatios así que ten en cuenta que 1000 W equivalen a 1 kW. Es decir, si tu frigorífico consume 350 W el equivalente será 0,350 kW. En cualquier caso, hay que recordar que a mayor nivel de eficiencia menor nivel de consumo, y, generalmente los electrodomésticos antiguos poseen niveles de consumo elevados que incluso pueden rebasar estos promedios.

Electrodoméstico Potencia
Frigorífico Entre 0,250 y 0,350 KW
Microondas Entre 0,900 y 1,500 KW
Lavadora Entre 1,500 y 2,200 KW
Lavavajillas Entre 1,500 y 2,200 KW
Horno Entre 1,200 y 2,200 KW
Vitrocerámica Entre 0,900 y 2,000 KW)
Televisor Entre 0,150 y  0,400 KW
Aire acondicionado Entre 0,900 y 2,000 KW
Calefacción eléctrica Entre 1,000 y 2,500 KW
Calefacción eléctrica de bajo consumo Entre 0,400 y 0,800 KW

Imagen de Flickr



¿Cuánto dinero debo destinar a mis vacaciones?

Sin duda las vacaciones son una fuente de gasto muy importante, que afecta al conjunto de las finanzas personales durante todo el año. No siempre tenemos claro realmente cuánto dinero debemos destinar a las vacaciones, y esto debería ser una prioridad, ya que un mal cálculo en el gasto vacacional puede suponer una economía doméstica descompensada durante todo el resto del año.

 dinero vacaciones

No cabe duda que las vacaciones son importantes. Desde todos los puntos de vista, desconectar del estrés cotidiano y descansar de las labores profesionales resulta saludable. Sin embargo, para nuestro bolsillo esto no siempre es tan saludable.

A la hora de plantear unas vacaciones solemos tender a no resultar tan racionales en cuanto al gasto como con otras actividades. Por ejemplo, no nos plantearíamos la adquisición de un vehículo sin controlar hasta el más mínimo detalle relativo al gasto, es decir, accesorios, seguro, mantenimiento, valoraríamos incluso la posible devaluación futura del vehículo. Sin embargo, cuando calculamos unas vacaciones nos solemos centrar en dos grandes áreas de gasto: el alojamiento y el transporte, pero, se nos olvida que durante ese periodo de tiempo realizamos gastos añadidos, fundamentalmente relacionados con el ocio.

¿Cuánto dinero debo destinar a mis vacaciones?

Lo cierto es que no hay una cifra concreta y ni siquiera un porcentaje máximo de nuestro presupuesto que debamos asignar a las vacaciones. Por muy raro que pueda parecer, todo depende de las prioridades personales de cada uno y de donde quiera destinar su dinero.

Sin embargo, sí que hay dos factores a tener cuenta y que limitarán efectivamente el dinero de las vacaciones. El primero es que para poder irnos de vacaciones con la conciencia tranquila, deberemos dejar los deberes hechos, es decir, tendremos que tener nuestras finanzas en orden y al día. Si directamente desconocemos nuestros flujos de capital, gastos e ingresos, sería conveniente hacer un ejercicio de autocrítica y un mínimo estudio antes de gastar en vacaciones un dinero que quizás no tenemos o que podremos necesitar en un futuro inmediato.

El segundo punto tiene que ver directamente con el presupuesto personal y la partida de gastos de la que saldrá el dinero de las vacaciones. Este debe ser el dinero del ocio o de ahorros concretos, en función de cómo hayamos dividido el presupuesto. De esta forma, el capital que gastemos en vacaciones no podrá nunca superar el porcentaje que destinemos a estas partidas.

Con estos puntos claros, el dinero a gastar dependerá ya de nuestras preferencias. Si tenemos un presupuesto bien armado, estamos ahorrando a largo plazo para la jubilación y tenemos un buen colchón financiero, nada tiene por qué impedirnos gastar el 70, 80 e incluso el 90% del presupuesto en ocio de ahorros concretos en las vacaciones. Y además podremos hacerlo tranquilos, sabiendo que el resto de nuestro engranaje económico avala esta decisión.

Ya que el coste de unas vacaciones suele ser obligado y no puede obtenerse de una sola mensualidad, esto nos obligará a planificar anticipadamente cuánto dinero queremos gastarnos en estos días libres y muy seguramente también incentivará que tratemos de buscar opciones más económicas una vez elegido el destino para obtener un mayor rendimiento de nuestro dinero.

Un presupuesto para las vacaciones, la mejor respuesta posible

Si ya hemos valorado la importancia de un presupuesto doméstico como elemento central para controlar nuestras finanzas personales, parece interesante valorar la posibilidad de confeccionar un presupuesto a escala para nuestras vacaciones.

Y es que sin duda elaborar un presupuesto para las vacaciones puede ser una de las mejores respuestas a la hora de determinar cuánto dinero es el adecuado para este periodo vacacional.

En ese presupuesto en primer lugar podemos consignar el dinero que vamos a destinar de manera directa durante el resto del año para el ahorro orientado a las vacaciones. Es perfectamente factible, como hemos visto anteriormente, destinar una parte de nuestro ahorro precisamente a consolidar una cantidad orientada al gasto vacacional.

Partiendo de esa cantidad realizar un presupuesto es simple, calcula lo que te cuesta el alojamiento, calcula lo que te cuesta el transporte, calcula lo que te cuesta habitualmente la alimentación y súmale al menos un 20%, añade una cantidad razonable destinada a ocio, y añade también una cantidad destinada a imprevistos que en este caso se corresponden más como gastos extra que con los imprevistos tradicionales en el hogar.

Si eres capaz de realizar este ejercicio de previsión de gasto vas a obtener una cifra muy cercana a tu gasto vacacional. Ojo, esto sólo un ejercicio, si posteriormente no eres capaz de cumplir los índices de gasto que te has marcado, el presupuesto no vale absolutamente para nada. Por tanto debe ser un ejercicio realista de reflexión sobre tus hábitos a la hora de gastar en vacaciones.

Huye del crédito

Una vez hayas determinado la cantidad que necesitas y contrastado dicha cantidad con el dinero que dispones, podrás valorar realmente el tipo de vacaciones que te puedes permitir.

Un error muy frecuente es priorizar la necesidad de descanso, muy importante, a tu realidad económica, desafortunadamente más importante. Si el dinero no alcanza para unas vacaciones tradicionales lo cierto es que resulta mucho más inteligente buscar alternativas vacacionales a buscar financiación a crédito para tus vacaciones. La financiación a crédito para las vacaciones no deja de ser un pequeño exceso que va a repercutir en amortizaciones con intereses durante al menos una buena parte del resto del año.

Resulta mucho más interesante equilibrar tu economía, continuar ahorrando y poder asumir unas buenas vacaciones cada dos años que endeudarte de manera constante por financiar a crédito unas vacaciones anuales. Obviamente esto es cuestión de cada uno, pero el coste que asumirás a largo plazo por financiar esa cantidad de dinero va a ser muy elevado.

Imagen – Tax Credits en Flickr



Como tributa el rescate del plan de pensiones

La fiscalidad es una de las grandes ventajas de los planes de pensiones y aunque normalmente se asocia a las aportaciones, también afecta al momento del rescate. En otros post hemos analizado la necesidad de estudiar cuando rescatar el plan de pensiones y el impacto en la declaración de la renta por hacer en uno u otro momento.

recate plan de pensiones

Ahora vamos a ahondar precisamente en como tributa el rescate del plan de pensiones, cuántos impuestos pagarás por recuperar tu dinero.

Fiscalidad diferida

Lo primero que debes tener claro es que la fiscalidad de este producto está diferida al momento de recuperar el dinero, es decir, que no se pagarán impuestos por la inversión en planes de pensiones hasta que comencemos a cobrarlos.

Esto puede parecer baladí, pero permite aprovechar mucho mejor el poder del interés compuesto y maximizar las ganancias. Sin esa ventaja, Hacienda se quedaría cada año con parte de los beneficios que generas y, por lo tanto, al año siguiente generarías menos beneficios al reinvertir tu capital.

Para que lo entidas mejor, imagina que inviertes 10.000 euros todos los años durante 20 años en  un depósito que te da un 4% y que haces lo mismo con un fondo de inversión (incluimos los fondos por ser su ficalidad igual a la del depósito) que te ofrece la misma rentabilidad. Cada año te generarán 400 euros. Con el depósito, Hacienda se quedará un 19% o 76 euros cada año. Así, en el año 2 podrás reinvertir sólo 10.324 euros con tu depósito, pero reinvertirás los 10.400 euros limpios con el fondo y ese 4% se aplicará sobre ambas cifras.

El resultado: el segundo año tu depósito habrá generado 412,96 euros y tendrás 10658,5 euros tras pagar impuestos. El fondo habrá ganado 416 euros y tendrás en tu cuenta 10.816 euros porque no pagarás impuestos hasta sacar el dinero. Ahora imagínate que en lugar de dos años, aplicamos un periodo de 20 ¿Empiezas a ver por qué es importante que la fiscalidad esté diferida?

En la actualidad existen tres formas de rescatar un plan de pensiones y cada una tiene una fiscalidad diferente, aunque todas tienen algo en común: lo rescatado tributa como renta del trabajo y no como renta del ahorro. Esto quiere decir que pagarás más impuestos al recuperar tu dinero. Es el peaje por las deducciones al aportar a un plan de pensiones:

Rescate en forma de capital

El dinero se cobra ‘de golpe’ como una sola aportación en forma de capital. Todavía existe una disposición transitoria que permite aplicar una reducción del 40% sobre los beneficios obtenidos hasta 2007. En otras palabras, si hasta 2007 ganaste 100 euros, sólo pagarás impuestos impuestos sobre 60 de esos euros.

A partir de ahí, los beneficios se unirán al resto de rentas del trabajo. El resultado es que nuestra base imponible subiár y seguramente tributemos a un tipo mucho más alto del que nos correspondería de otra forma.

TABLAS DE IRPF

Por eso mismo no se suele recomendar rescatar el plan el año de la jubilación. Tu salario suele ser más alto que la pensión y, por lo tanto, tu escala también subirá en función de los tipos que acabas de ver.

Lo que ocurre aquí es que a los 30.000 euros que ganaste trabajando deberás sumar los 50.000 euros que acabas de rescatar de tu plan de pensiones.

Rescate en forma de renta

Es la opción más habitual y consiste en ir recuperando el dinero como si se tratase de un salario mensual, trimestral o en la periodicidad que deseemos.

En este caso el dinero recibido se sumará también al resto de rentas del trabajo tributando a nuestro tipo marginal de IRPF. Es decir, su funcionamiento sería igual que el de un salario.

De nuevo, es fácil que pagues más impuestos de los que pagarías con un fondo, pero eso dependerá de la cuantía de tu pensión pública y del dinero que vayas cobrando del plan. Una buena planificación financiera al establecer cuánto cobrar cada año puede ayudarte a ahorrar mucho dinero en la declaración de la renta.

Lo más importante en este punto es intentar evitar saltar de escala en el IRPF, porque eso haría que se multiplicase de forma exponencial el dinqero a pagar a Hacienda.

Rescate en forma mixta

Se recupera parte del dinero en forma de capital y el resto se cobra como renta. La ventaja es que se puede jugar con el dinero de forma que sólo se recupere la parte anterior a 2007 que cuenta con la ventaja de la reducción. El resto del dinero tributará como  lo hace al cobrar en forma de renta.

Es una de las opciones más habituales, ya que permite tener un dinero en efectivo para ese viaje que llevas tanto planteando y cobrar el resto mes a mes.   Una vez más, hay que planificar esas retiradas para no pagar de más a Hacienda por un lado y que el dinero del plan dé el máximo posible, por otro.

Imagen – JamesCohen



Qué es la regla del 72

Puede que hayas oído hablar de la regla del 72. Vamos a tratar de explicar qué es y en qué consiste esta regla, y cómo puedes aplicarla a tus finanzas personales.

Qué es la regla del 72

En primer lugar ten en cuenta que esto podría considerarse una especie de ayuda matemática para resolver dudas como, por ejemplo, el rendimiento que tu inversión debería tener si quisieras que se multiplicará por dos.

Ojo, se trata de una herramienta para hacer estimaciones, basada en el concepto de capitalización compuesta, pero no exacta. Es decir, es una cuenta sencilla que busca tratar de determinar el tiempo en el que se dobla un capital, de hecho, ni siquiera debiera llamarse regla del 72, ya que para tratar de ser más exactos debiéramos aplicar un numerador algo más bajo y con decimales, pero esto haría más difícil realizar las operaciones.

Fíjate que el 72 puede utilizarse con muchos divisorios pequeños, el 1, 2,3,4,6,8,9, 10,12 que tienen el resultado entero. Esto sin duda facilita el cálculo mental de manera clara, haciendo más rápidas y ágiles las posibles operaciones.

Por ejemplo, si tratas de calcular cuánto tiempo va a tardar tu inversión garantizada en duplicar el capital base, divide 72 por el interés que ofrece tu inversión. Una inversión al 4% tardaría 18 años en duplicarse (72/4 = 18).

También puedes tratar de hacer este cálculo a la inversa, es decir utilizar el número de años en el que quieres duplicar tu capital para tratar de obtener la rentabilidad que necesitas. Por ejemplo, si quieres duplicar tu capital en un plazo de 10 años necesitarás obtener una rentabilidad del 7,2% anual (72/10 = 7,2)

Se trata de una regla que lo que busca es acercarte objetivos de rentabilidad, como ves no es una regla exacta ni mucho menos. Sin embargo, también la puedes utilizar para otros fines, por ejemplo, para gestionar tus préstamos o deudas financieras con intereses elevados.

Un ejemplo muy claro lo puedes tener cara a una financiación que desees realizar. Imagínate que te proponen una operación para la compra de un producto en la que la tasa de interés es del 12% anual. Si aplicas la regla del 72 descubres que en un plazo de seis años habrás pagado dos veces el producto que has adquirido. Esto por ejemplo, llevado a las compras a pago aplazado de alto interés en las tarjetas de crédito puede ser una buena idea, ya que te hará reflexionar seguro sobre lo que estás adquiriendo y los plazos en los que lo estás haciendo.

Cosas no tan interesantes de la regla del 72

La primera cuestión no tan interesante de la regla del 72 es que tiene muchas debilidades en su aplicación sobre cualquier tipo de inversión. Fíjate que en esta regla no va a considerar tres cuestiones capitales en relación a tu inversión, los impuestos, las comisiones y la inflación.

Por tanto, como ya hemos dicho, que un instrumento eficaz y certero. Por otro lado, hay que tener en cuenta que las inversiones no son lineales, es decir, las rentabilidades es más una herramienta de aproximación útil regulares descontados impuestos y efecto de inflación varían y no son exactas. Por ello en la medida de las rentabilidades a medio y largo plazo de los fondos de inversión, por ejemplo, se calcula la tasa geométrica de rentabilidad, aplicando el efecto de la capitalización compuesta de tasas variables.

En definitiva, un instrumento para hacer cálculos mentales rápidos que pueden aproximarte a lo buena o mala que es una rentabilidad para tu dinero, o algo buena o mala que es una operación de financiación para tu bolsillo.

Imagen de Flickr



Juegos de mesa para que los pequeños aprendan de finanzas

Ayuda a tus hijos a no cometer tus mismos errores económicos y a iniciarse en el mundo de las finanzas personales con estos juegos de mesa para todas las edades.

Juegos de mesa para que los pequeños aprendan de finanzas

Aprender al mismo tiempo que uno se divierte. Parece sencillo, pero no lo es tanto, sobre todo cuando hablamos de finanzas, un ámbito que no siempre resulta muy agradable para los niños. Sin embargo existen una serie de juegos de mesa que debido a su facilidad contribuyen a que los más pequeños de la casa se introduzcan en el mundo de la economía

El principal juego, que ha llegado a miles de hogares de todo el mundo, es el Monopoly. Uno de los más populares de los que se conoce, además de encontrarse entre los más vendidos. Su origen se remonta a 1903 y los expertos lo consideran una evolución del juego fabricado por Elisabeth Magic Phillips, que recibió el nombre de ‘The lordland’s game’. Es de sobra conocido el objetivo del Monopoly, pero para los más despistados hay que decir que consiste en crear un monopolio urbanístico a través de la adquisición del mayor número posible de propiedades. Sólo los dados y la suerte decidirán el resultado. Para algunos, los billetes ficticios de este juego fueron los primeros que cayeron en nuestras manos y con ellos fue posible la adquisición o venta de inmuebles.

En 1973 surgió el Anti-Monopoly, en donde su creador intentó rentabilizar el tirón del Monopoly original para lucrarse. Consiste básicamente en tratar de ser el participante más rico después de dejar arruinados al resto de jugadores. Antes de conseguir explotar la idea, el autor de este juego tuvo que contar con el visto bueno de los tribunales.

Otro juego de mesa a tener en cuenta es Ethica, que fue creado por organizaciones europeas especializadas en microcréditos, finanzas éticas y educación para la sostenibilidad. Lo que busca básicamente es explorar el impacto ambiental y social de las inversiones, negocios y actividades de los bancos, para ser lo más responsables posibles en la toma de decisiones con el dinero.

En Bancarrota, el objetivo a perseguir es totalmente contrario al del Monopoly, en donde el ganador es el que más pierde. Obtendrá la victoria aquel que pierda en primer lugar el millón de euros. Hay que gastar lo máximo que se pueda, disfrutar de todos los caprichos posibles, probar suerte en las carreras y todo ello con el propósito de quedar sin blanca.

Robert Kiyosaki, autor de manuales de autoayuda financiera, fue el encargado de crear Cashflow. Con él pretendía simular el mundo de las inversiones y los negocios para que los participantes se acerquen lo máximo posible a la economía real.

También te puede interesar:

Cuatro gastos en tu vida que planificar desde ya (hipoteca, estudios hijos, cambios de coche y jubilación)

Qué porcentaje de tu dinero debes invertir

Gestión financiera para cuarentones

Imagen de Flickr


Economía · Escrito por el 29/03/16


Lo que se esconde detrás de todos los seminarios y cursos de finanzas personales

Muchos prometen grandes milagros y cambios en tu vida, pero la mayoría esconden una misma realidad. Esto es lo que encontrarás en el 90% de los cursos y seminarios de finanzas personales.

Lo que se esconde detrás de todos los seminarios y cursos de finanzas personales

Hay gente que recibe a diario invitaciones para asistir a cursos y seminarios de finanzas personales, en donde la mayoría de ellos presentan una idea en común o secreto con el propósito de captar la atención. Parece que las estrategias que proponen servirán para resolver todos los males financieros o profesionales, pero en realidad no existen los milagros.

Por lo general, intentan presentar una idea que ya funciona y que ha puesto en marcha la persona encargada de dirigir el seminario. Al parecer, tiene tanto éxito profesional que desea compartir sus secretos con los demás. Resulta complicado de creer.

Muchos de los gurús financieros se adentran en este negocio porque consideran que pueden conseguir enormes beneficios. Si uno se fija en todas las personas que participan en este tipo de seminarios o cursos sobre finanzas personales quedaríamos muy sorprendidos, sobre todo porque son muchos los que parecen dispuestos a desembolsar una elevada cantidad de dinero con tal de conseguir algún ‘secreto’ o plan que resuelva sus problemas financieros.

Trent Hamm cuenta sus secretos para obtener mayores ingresos. Hasta 2006 llevaba una vida normal, con un trabajo en el que ganaba lo suficiente para vivir y una casa sencilla. Peso a no tener hipoteca, venía arrastrando deudas de los préstamos estudiantiles y de un crédito del coche. Cinco años más tarde había mejorado considerablemente en la vida. Había adquirido una vivienda más grande, pagado todos los coches del hogar y saldada la deuda por completo que mantenía con las entidades bancarias. Apostó por continuar su carrera profesional como escritor independiente, desde casa. Asegura que tanto tu esposa como él están en el camino correcto para alcanzar la independencia financiera, lo que les permitiría vivir de los ingresos procedentes de las inversiones.

Lo que sorprende es que tampoco gana más dinero ahora que cuando tenía un empleo estable. La clave o el secreto reside en controlar mucho más los gastos, cortando de raíz aquellos que eran suprimibles. Aprovecha su tiempo libre para dedicarse a una de sus grandes pasiones, que es escribir. Dejó de pasar horas y horas en su casa viendo la televisión para perfeccionar su escritura.

Asegura que lo importante es gastar mucho menos de lo que se ingresa. Hay que mirar mucho más por cada euro que se va del bolsillo, intentando buscar el entretenimiento en aquellas actividades que no impliquen un gran desembolso. En el tiempo libre se pueden conseguir nuevas maneras de ganarse la vida.

También te puede interesar:

Como crear el mapa de tus finanzas personales

Claves para la gestión de tus finanzas personales en pareja

Mejores blogs de finanzas personales

Imagen de Flickr



Los mejores blogs de finanzas personales

Nos gusta ofrecer te la mejor información para que tengas la jubilación que tú quieras y esto implica saber reconocer otras páginas y webs que ofrecen opiniones, análisis y consejos de calidad para ayudarte a gestionar tu dinero y tu vida. Estos son los mejores blogs de finanzas personales “Selección Aegon”.

Los mejores blogs de finanzas personales

Suele decirse que cuatro ojos ven más que dos y que dos cabezas piensan menjor que una. Esta máxima también se puede aplicar a la información financiera. Siempre tratamos de darte los artículos más completos, con consejos de utilidad para que gestiones mejor tus finanzas o para que ahorres, pero también hay otros blogs que lo hacen y además lo hacen muy bien.

Desde lajubilacioncomotuquieras.es queremos reconocer la labor de estas páginas y por eso hemos seleccionado “los mejores blogs de finanzas personales” con el sello de calidad de Aegon/ con nuestro sello de calidad (HABRÍA QUE ELEGIR SI PROMOCIONAMOS EL BLOG O AEGÓN como marca):

  1. Euribor. Un clásico que incluye entre sus editores a Carlos López, Droblo, Pau Monserrat o JR Mora, entre otros. Consejos sobre gestión financiera e inversión, pero sobre todo análisis de la situación económica.
  2. Ahorro.net. Más que un blog, un gestor financiero que cuenta con propio blog. En él encontrarás consejos para ahorrar en tu economía familiar y con tu ocio, pero también claves para gestionar tu economía y gastar menos en tu relación con los bancos.
  1. Ecofin Ahorro. Bajo el lema “Consejos para ahorrar y saber algo más de economía, empresas, bancos y fiscalidad” ofrecen justamente lo que prometen. Práctico y útil.
  2. Gana Dinero y Tiempo. Consejos para construir el camino hacia tu libertad financiera controlando tus gastos y aprendiendo a rentabilizar tu dinero.
  3. ProAhorro. Aunque lleva un tiempo sin actualizarse, la bitácora de Antonio Martín te ayudará a gestionar tus ahorros de forma más eficiente.
  4. Cuánto Vale un Euro. Enfocado en el control de gastos, propone fórmulas para ahorrar y no gastar más de la cuenta.
  1. Comparativa de bancos. Otro clásico de la red que empezó como comparador de bancos y hoy ofrece mucho más, incluidas algunas claves básicas de la gestión financiera.
  2. Ahorro Capital. En este blog aprenderás a gestionar tu dinero e invertirlo o, por lo menos, las claves para conocer los riesgos de cada tupo de producto de ahorro e inversión.
  3. iAhorro. Aunque se trata de un comparador financiero, su blog es de lo más completo con recomendaciones de autores como Pau Monserrat o Lucía Veiga, entre otros.
  4. Planeatusfinanzas. Una completa guía para no gastar más de la cuenta y aprender a presupuestar con eficacia.

Esta es nuestra primera selección que, como es lógico, engloba sólo unos pocos de los muchos blogs útiles que hay en la red. Si tienes un blog y no lo hemos mencionado, dínoslo, lo analizaremos y si se lo merece le pondremos nuestro sello de calidad.

Imagen de Flickr



Así funciona la factura de la luz y así puedes ahorrar en ella

¿Es más fácil entender el recibo de la luz hoy que antes de los cambios realizados? Relativamente, aunque sí es cierto que ahora atendiendo a unos poco criterios podemos acabar sabiendo cómo funciona el recibo de la luz, ahorrar en el gasto de energía y ser  conscientes de cómo consumos electricidad.

Así funciona la factura de la luz y así puedes ahorrar en ella

La factura de la luz se compone de varios elementos y a la hora de revisar la factura eléctrica debemos fijarnos más en algunas partidas y conceptos que en otros. Éstos serían los más importantes:

Potencia contratada: aquí vamos a poder descubrir el importe fijo calculado multiplicando la potencia que contratamos por el número de días del periodo de facturación y el precio de dicha potencia en KW.

Energía consumida: debe equivaler a lo que hemos consumido de electricidad durante el período facturado. Aquí debemos tener también en cuenta las diferentes opciones, opciones como por ejemplo el hecho de los precios diferentes según las zonas horarias, el precio de las cuotas fijadas dentro de las tarifas planas etc.

Descuentos: Debemos siempre prestar también atención a los descuentos, no hay que olvidar que en muchas ocasiones suscribimos contratos en los que se nos promete la aplicación de descuentos determinados a los que será necesario realizar un seguimiento para comprobar que efectivamente se aplican y su incidencia real.

Impuesto sobre electricidad, integrado dentro de los impuestos especiales.

Coste de uso por acceso de la comercializadora en relación a la distribución de la electricidad: se trata de un precio obligatorio prefijado por el gobierno que debe ser mostrado también en cada factura de manera desglosada.

En general el hecho de ser conscientes de los costes, de cómo se paga más en función de las zonas horarias de consumo, de las diferentes ofertas de las comercializadoras o incluso de la aplicación de tarifas planas permitirá ahorrar en el recibo de la luz. Pero si no sabemos ni siquiera cómo interpretar la factura, lograrlo será más bien complicado.

Un ejemplo tipo de las características básicas de una factura podríamos ver los siguientes datos principales (pertenecientes a una factura de Iberdrola):

  • Período de facturación: indica las fechas correspondientes al inicio y fin del período facturado.
  • Número de factura: cada factura lleva asignado un código diferente que la identifica.
  • Fecha de emisión de factura: señala el momento en el que Iberdrola emite la factura correspondiente.
  • Fecha de cargo: informa sobre el día en que se realizará el cargo correspondiente a esta factura en tu entidad bancaria.
  • Factura con lectura real: información sobre el tipo de lectura realizada en cada factura. En el ejemplo sería una factura real, aunque también podría ser estimada.
  • Titular del contrato: aparecerá el nombre de la persona que figura en el contrato.
  • NIF: es el número de identificación fiscal, por tratarse de una persona física.
  • Referencia contrato suministro: es el código que identifica tu contrato. A la hora de realizar cualquier gestión, nuestros canales de atención te pedirán este código para tu identificación.
  • Cuota Fija mensual a pagar: indica la cantidad mensual que pagas en caso de estar suscrito al servicio Cuota Fija.
  • Total importe de factura: es el importe total, que incluye todos los conceptos que se detallan en tu factura. Si tienes contratado el servicio Cuota Fija, este dato será meramente informativo.


Comprar coche, alquilar o ir en taxi, ¿Cuál es más rentable?

Damos por hecho que toda familia debe tener un medio de transporte propio para desplazarse y el coche suele ser el más habitual. Sin embargo, contar con un vehículo propio no siempre es lo más rentable, el alquiler e incluso desplazarse en taxi son algunas de las opciones que pueden tener más sentido financiero.

Comprar coche, alquilar o ir en taxi, ¿Cuál es más rentable?

El coche es uno de los grandes gastos de los hogares españoles. De hecho; se calcula que puede suponer el 18% del presupuesto de una familia media. Gasolina, seguro, impuestos y mantenimiento son los principales costes asociados a mantener un vehículo propio, lo que supone entre 5.000 y 7.000 euros al año.

Se trata de una cifra importante y quizás por eso existe la leyenda urbana en las grandes ciudades de que los últimos días de mes son los menos problemáticos en cuanto al tráfico. Y es que muchas personas llegan con el presupuesto tan ajustado que tienen que prescindir del vehículo en esas fechas. Quizás por eso, ha empezado a surgir una suerte de conciencia respecto las alternativas a la compra del automóvil. El alquiler discrecional o coger un taxi cuando sea imprescindible son dos de ellas. ¿Cuál tiene más sentido desde el punto de vista financiero?

Comprar un coche

Más allá del gasto anual, comprar un coche supone un gran gasto. Estamos hablando de la segunda adquisición más importante en la vida de una persona tras la vivienda. Si bien es cierto que hoy en día existen modelos económicos, será complicado no invertir menos de 6.000 euros en el vehículo.

¿Qué obtenemos a cambio de ese dinero? Una activo cuyo valor se depreciará rápidamente, sobre todo durante los primeros años de vida. Tanto es así que nada más abandonar el concesionario su valor cae entre un 20% y un 30%.

Lo positivo es que se trata de un bien de larga, por no decir, larguísima duración. La vida útil de un coche puede superar ampliamente los 15 años e incluso llegar a los 20 o más. Además, siempre cabe la posibilidad que durante ese periodo de tiempo el Gobierno lance alguna iniciativa como el Plan PIVE que permita vender el vehículo muy por encima de su precio teórico de mercado.

Si estimamos un periodo de 15 años de vida para el coche y de 6.000 euros de gasto mensual –la mitad entre los 5.000 y los 7.000 de media que hablamos al comienzo del artículo- estaremos hablando de dispendio total de 90.000 para ese periodo.

La opción del alquiler

¿Sería más rentable alquilar en lugar de comprar? Lo cierto es que si se utiliza el coche a diario para desplazarse al trabajo y se hacen más de 1.000 kilómetros al mes, el alquiler difícilmente será la mejor opción.

Para un coche de gama media el alquiler de fin de semana asciende a 101,51 euros.

Sin embargo, sí que puede ser una buena alternativa para familias que no hacen uso del coche de forma habitual y que sólo ‘lo sacan del garaje’ en vacaciones o para viajes puntuales de fin de semana o de puentes.

¿Puede ser rentable ir en taxi?

¿Y si en lugar de tener coche o alquilar cogiésemos un taxi? A muchos les sorprenderá esta posibilidad, que sin embargo hay gente que utiliza, bien de forma intencionada o porque simplemente se les pegan las sábanas casi todos los días y no disponen de coche.

Diego Lorenzana hace un interesante análisis al respecto con un coste de trayecto medio de diez euros que multiplica por los 200 días laborales del año para un gasto total de 4.000 euros más 150 de gastos esporádicos añadidos. En total 4.150 euros al año que para el periodo de 15 años hacen 62.250 euros, muy por debajo del coste de comprar coche. Eso sí, sin contar con los desplazamientos adicionales en vacaciones. La pregunta clave en este punto es ¿Compensan esos casi 30.000 euros de gasto adicional por la comodidad de disponer de vehículo propio?

Otras alternativas

Más allá de estas tres opciones, existen otras fórmulas de desplazamiento como puede ser el transporte público, sin duda una de las más baratas, o el car-sharing, cada vez más de moda. Los más deportistas pueden incluso desplazarse en bicicleta, una alternativa más que válida para ciudades de tamaño medio o reducido.

¿Qué medio de transporte utilizas tú? Y lo más importante ¿has reparado si es el mejor en términos financieros?

Imagen de Flickr por blu-news.org



La relación riesgo-rentabilidad o por qué nadie da duros a cuatro pesetas

Riesgo y rentabilidad van de la mano y son factores imprescindibles para valorar cualquier inversión. En anteriores ocasiones ya hemos comentado que la relación riesgo-rentabilidad es simétrica de forma que para conseguir unas ganancias mayores también hay que asumir un mayor riesgo o, dicho a la inversa, que cuanto mayor riesgo asumimos al invertir también es mayor la rentabilidad que debemos exigir.

La relación riesgo-rentabilidad o por qué nadie da duros a cuatro pesetas

Y es que lo primero que debemos tener claro es que no existe inversión sin riesgo. Incluso los productos más seguros como en teoría son los depósitos, avalados por el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) cuentan con cierto grado de incertidumbre, por mínimo que sea. No en vano, en un escenario catastrófico y apocalíptico, hemos de tener en cuenta que el FGD no cuenta en su haber con todo el dinero necesario para cubrir todas las cuentas que hay en el territorio nacional y que es el Estado quien avala ese capital, pero que éste tampoco cuenta con ese dinero físico…

Como hemos comentado, cuanto mayor es el riesgo de una inversión, mayor tendrá que ser su rentabilidad potencial para que resulte atractiva. Eso sí, un mayor riesgo no implica ninguna garantía de obtener mayores ingresos. Precisamente por eso suele decirse que “Nadie da duros a cuatro pesetas” o que cuando algo es demasiado bueno como para ser cierto, es que, efectivamente, no es cierto y guarda algún tipo de engaño.

De hecho, esta última es una máxima que debemos aplicar siempre al evaluar una inversión y si creemos que una propuesta es demasiado buena, haremos bien en recelar e investigar un poco más para saber qué hay realmente detrás. No hay ganancia sin riesgo y quien diga que puede duplicar su dinero sin posibilidad alguna de pérdida y con el capital garantizado es muy posible que esconda algo. ¿Te suenan casos como el de Bernard Madoff? Al final, todo sale a la luz.

Imagen de Flickr por Modesto




Página 1 de 612345...Última »