Cómo se financiarán las pensiones cuando no quede nada en el Fondo

Probablemente ya hayas leído o escuchado sobre las retiradas de dinero del Fondo de Reserva de la Seguridad Social y también sobre la posibilidad de que éste se agote. ¿Cómo se financiarán las pensiones si se agota el fondo de reserva?

Cómo se financiarán las pensiones cuando no quede nada en el Fondo

Este fondo de reserva se creó en el año 1997 con un objetivo concreto: tener una cantidad de dinero en reserva como remanente para el pago de las pensiones si se diera la situación de necesidad que obligara a ello. De esta manera incluso ante una situación crítica se vendría a garantizar el cobro de las pensiones de jubilación.

Sin embargo, en estos casi 20 años transcurridos la disminución de ingresos del Estado en una situación de crisis ha hecho que se haya recurrido al fondo en diversas ocasiones para realizar los pagos de las pensiones. A esto hay que sumar una situación en la que, ya en la actualidad, la cotización del trabajador y de las empresas en relación al pensionista es de dos a uno. En otras palabras, dos asalariados por cada pensionista. Todo ello en un contexto en el que la caída del empleo ha obligado sistemáticamente a recurrir al fondo.

¿El resultado? La previsión de agotamiento del fondo para el próximo año 2017. Y en esta situación, realmente preocupante, tampoco hay muy buenas noticias en cuanto a medidas que puedan aplicarse a la financiación de las pensiones.

En primer lugar el futuro demográfico inmediato de nuestro país nos muestra cómo se reduce el número de trabajadores y aumenta el número de pensionistas. Esta realidad, que cargará cada vez en mayor medida la relación cotizantes/jubilados, se prevé que alcance un estado crítico alrededor del año 2025.

A fecha de hoy sólo conocemos intenciones, por parte de los partidos políticos, de buscar consenso para tratar de implementar herramientas orientadas a financiar el déficit de la seguridad social, bien a través de los presupuestos del Estado o de procedimientos extraordinarios. Sin embargo, los pasos aún son pocos y poco concretos.

Para el año 2017 se está considerando reconducir el pago de las prestaciones de viudedad y orfandad a través de las propias cuentas del Estado, esto vendría a suponer un respiro para el sistema, pero un respiro transitorio.

Hay que tener en cuenta que en la actualidad en nuestro país existen 17,7 millones de cotizantes mientras que el cálculo más optimista para una relación correcta entre cotizantes y pensiones de jubilación sería el de 20 millones de personas cotizando. Esto significa un aumento de empleo y cotizaciones que a fecha de hoy no parece desde luego cercano.

Una posibilidad aún más dura es la reforma del acceso a las prestaciones, endureciendo dicho acceso, e incluso una reducción elevada de las prestaciones. Hoy en día estas posibilidades aún no parecen ganar peso, sin embargo, desde luego a medio y largo plazo no son descartables.

Por último existen otras medidas a medio plazo para buscar una financiación adecuada para las pensiones públicas que tienen que ver con el retraso en la edad de jubilación y el aumento del cómputo de la pensión a toda la vida laboral.

Imagen de Flickr


Economía, Historia, Ley planes de pensiones · Escrito por el 17/01/17

Comentarios desactivados en Cómo se financiarán las pensiones cuando no quede nada en el Fondo

Los mejores planes garantizados

En los dos últimos años hemos asistido a notables cambios en el panorama del ahorro. Estra transformación viene dada en buena medida por el retroceso de la rentabilidad en productos como los depósitos, es decir en productos garantizados. Sin embargo, ¿afecta también esto a los planes de pensiones garantizados?, dónde se encuentran los mejores de estos planes?

Los mejores planes garantizados

La caída de rentabilidad en los depósitos tiene que ver con un retroceso generalizado de todos los productos remunerados garantizados. Esto a su vez tiene que ver con una ralentización del consumo, con un proceso de desinflación y, por supuesto, con el precio del dinero más bajo de las últimas décadas. Con tipos cercanos al cero es imposible que un depósito ofrezca rentabilidades significativas salvo si las entidades se pelean por el dinero del ahorrador, como sucedió hace unos años.

Sin embargo, como insistíamos al comienzo del artículo, la repercusión que este retroceso puede tener en productos como los planes de pensiones es muy diferente a la que puede tener en un depósito.

La explicación es relativamente simple: los planes de pensiones garantizados tarde o temprano formarán parte necesariamente de una cartera de ahorro equilibrada, ya que, el ahorro para la jubilación buscará en algún momento y tras un periodo de consolidación equilibrada, mantener lo obtenido a lo largo de la vida del producto, arriesgando lo mínimo y acudiendo por tanto a los planes garantizados como eje para ese equilibrio de la consolidación. Dicho de otra forma, tras unos primeros años en los que se puede arriesgar, conforme se acerca el momento de la jubilación todos los gestores coinciden en que es positivo llevar la cartera hacia planes más conservadores e incluso garantizados.

Por su parte, los depósitos son un producto que entra dentro del modelo de ahorro a elección personal, es decir, una vez que hemos elegido los planes de pensiones como instrumento tarde o temprano recurriremos a un garantizado pero un depósito es un producto situado en un espacio y tiempo determinado muy concreto.

El ahora de los garantizados

Es muy probable que hayas leído sobre el buen momento que los fondos de inversión y planes de pensiones atraviesan en lo que rentabilidad se refiere (sobre todo comparando estos con depósitos o cuentas remuneradas por ejemplo) pero esto no se hace extensivo del todo a los planes de pensiones garantizados. De hecho, tanto planes garantizados como fondos garantizados son los que menos avanzan dentro de las diferentes familias de estos productos.

Durante los últimos dos años no hay movimientos excesivos dentro de los que se consideran principales planes de pensiones garantizados, ahora bien, debemos tener en cuenta que cuando se realizan análisis de estos productos se viene a tomar como referencia la evolución a lo largo del tiempo ya que pueden haber obtenido un excelente resultado por ejemplo al cierre de 2014, pero, sin embargo, pueden llevar tras de sí un histórico no tan brillante.

Si nos atenemos a los datos de INVERCO éstos serían algunos de los mejores planes de pensiones garantizados en la actualidad:

Plan 5 años anualizada % 3 años anualizada% 1 año anualizada%
Santander 2010 IBEX 1.57 4.49 3.24
Unnim Pensiones G10 8.58 14.29 25.20
Bankia Prot Renta 2013 7.30 16.30 19.27
Caser Julio 2021 8.16 12.43 18.19
PlanCaixa Invest 8 5.71 8.50 11.18

Imagen de Flickr


Economía, Finanzas personales, Gestión de planes de pensiones, Guía de plan de pensiones, Jubilación · Escrito por el 17/03/15

Comentarios desactivados en Los mejores planes garantizados

Por qué huir de los préstamos preconcedidos

Se han convertido en la última moda dentro de la banca y en muchos casos llega en forma de carta. En su interior, la entidad financiera nos avisa de que por nuestro buen historial tenemos esperando una determinada cantidad de dinero y sólo hace falta una llamada para conseguirla. La cifra concreta varía en función del usuario, pero puede oscilar entre los 5.000 y los 15.000 euros.

Por qué huir de los préstamos preconcedidos

Una tentación muy grande para muchos usuarios que no dudan en seguir el consejo y hacer uso de ese dinero. ¿Una buena idea? Lo cierto es que no en la mayoría de los casos ¿Por qué? La respuesta es, casi siembre, bastante sencilla. Habitualmente se trata de un dinero que no necesitamos y por el que terminaremos pagando un alto precio.

Lo primero que debemos tener en cuenta es que todo préstamo implica el pago de una serie de intereses, por lo que al final el dinero que ofrece el banco no será, ni mucho menos, gratuito. Por eso, antes de tomar cualquier decisión habrá que repasar las condiciones completas de la financiación, desde el plazo hasta el TAE pasando por las condiciones de cancelación. Para hacernos una idea, en un préstamo de 10.000 euros a 10 años con un TAE del 5% la cuota mensual será de 106, 07 euros y terminaremos pagando unos intereses de 2.728,4 euros. Se trata de una cantidad suficientemente importante como para pensárselo dos veces.

En segundo lugar habrá tener en cuenta si realmente necesitamos el dinero y, en caso positivo, para qué exactamente. Es relativamente fácil encontrar un destino para los 10.000 euros o la cantidad que sea, pero también conviene plantearse si estamos ante una necesidad bien planificada y ‘que no puede esperar’ o, al contrario, es una adquisición que se puede retrasar en el tiempo. La diferencia es enorme, como hemos visto con los intereses que habrá que pagar.

Así, por ejemplo, se podría destinar el dinero a la compra de un nuevo vehículo que necesitamos, pero siendo conscientes de que cuanto más retrasemos la adquisición y más ahorremos, mejor será desde el punto de vista financiero.  Esto mismo puede aplicarse a la televisión de plasma que tanto necesitamos o al cambio de los electrodomésticos de la cocina. Retrasar la compra y ahorrar a la antigua usanza puede ser más duro, pero también es mucho más razonable para nuestras finanzas personales.

Imagen de Flickr por javierdevilman


Noticias · Escrito por el 31/03/14

Comentarios desactivados en Por qué huir de los préstamos preconcedidos