Qué ocurre con el plan de pensiones en caso de divorcio

En caso de separación los bienes de la pareja tienden a repartirse. ¿Qué pasa con el plan de pensiones en caso de divorcio?

El plan de pensiones siempre tiene carácter individual. Sin embargo, ante un divorcio puede generar dudas sobre qué ocurre con el ahorro.

Para empezar debes tener claro que lo que marcará el reparto de bienes familiares será el régimen en el que se haya establecido el matrimonio. Los planes de pensiones, como producto financiero individual con el beneficiario como titular, pueden dar lugar a dudas. Veamos las más habituales.

¿Tiene o no tiene liquidez el plan de pensiones tras un divorcio?

La respuesta es no. Un plan de pensiones no contempla como contingencia que justifique su rescate una separación o divorcio. Como ya sabemos el plan de pensiones sólo podrá generar liquidez en caso de jubilación o de aquellas contingencias que permitan su rescate, entre las que el divorcio no figura.

¿Cuál es el carácter del plan de pensiones tras una separación?

Cuando un matrimonio se ha constituido en régimen de bienes gananciales, en el momento de la separación deberán repartir equitativamente dichos bienes.

El plan de pensiones de uno de los dos miembros de la pareja inicialmente tiene carácter privativo, es de propiedad privada. Sin embargo, hay que tener en cuenta que si se han realizado aportaciones con origen ganancial al plan durante el matrimonio, la parte que se ha constituido con esas aportaciones tiene carácter ganancial y debe repartirse. Cada caso puede tratarse de manera independiente bien a través de un acuerdo entre las partes o incluso a través de la jurisprudencia.

¿Qué pasa con las aportaciones hechas al plan de pensiones de tu pareja?

Es legal que una persona realice aportaciones en el plan de pensiones de su cónyuge y además obtener beneficio fiscal por ello. Se trata simplemente de cumplir las condiciones básicas que requiere la ley y que fundamentalmente se reducen a tener muy pocos ingresos o no tener ingresos.

Sin embargo, no existe una manera legal de recuperar la aportación o el beneficio de la misma si la pareja se disuelve ni antes ni después del rescate del plan de pensiones. También aquí se puede valorar de manera independiente en cada situación en caso de divorcio y pueden darse resoluciones dispares.

¿Cómo se reparte el plan de pensiones al rescatarse?

No existe ninguna posibilidad de que el plan de pensiones se rescate en forma de dos pagas o dos ingresos públicos. El plan de pensiones como regla general, cuenta con que quien es titular es su único beneficiario independientemente del estado civil en el que haya realizado las aportaciones durante el proceso de ahorro.

El marco legal atenerse para los planes de pensiones y divorcios

Aunque existe jurisprudencia diversa y en diferentes sentidos, lo que no existe es una normativa concreta bajo la que analizar esta situación.

Es cierto que, en todas las ocasiones, hay que recordar que el cónyuge no titular tiene derecho a reclamar que el plan de pensiones de su pareja forme parte del inventario de bienes a repartir a la hora de la separación, sin embargo, se analiza caso a caso.

Hasta hoy en día, los planes de pensiones individuales han sido generalmente valorados como bien del titular que se debe compartir en caso de obligación a la hora de una separación si existen condiciones para ello. Sin embargo, cuando se trata de planes de empresa, los repartos son mucho menos frecuentes y resultan más complejos.

Imagen de Flickr


Economía, Finanzas personales, Fiscalidad, Gestión de planes de pensiones, Jubilación · Escrito por el 30/01/18

Comentarios desactivados en Qué ocurre con el plan de pensiones en caso de divorcio

Cómo varía el precio de cada participación en un plan de pensiones

Cuando ponemos dinero en un plan de pensiones adquirimos participaciones en dicho plan. Vamos Así varía y evoluciona el precio de ellas.

Cómo varía el precio de cada participación en un plan de pensiones

Un plan de pensiones participa en un fondo de pensiones. En el fondo de pensiones encontramos un patrimonio que se constituye a partir de las inversiones que cada uno de los participantes realiza en su plan de pensiones. De esta manera cada vez que aportamos dinero a un plan de pensiones lo que estamos haciendo es adquirir participaciones del patrimonio del fondo de pensiones.

El objetivo de todos los planes de pensiones es culminar en el momento del rescate, el momento de la jubilación o alguna de las circunstancias especiales en las que se puede rescatar un plan de pensiones. Cuando realizamos este rescate la gestora del fondo de pensiones lo que hará será devolvernos el valor correspondiente a las participaciones que tengamos en el fondo de pensiones. Como es fácil de entender, el valor de cada participación, su precio que se denomina valor liquidativo, habrá ido variando a partir tanto de las aportaciones y extracciones realizadas en dicho fondo como de los movimientos de los mercados o las referencias a las que se ligue la inversión.

El precio de las participaciones evoluciona en el tiempo. Uno de los motivos fundamentales es que el propio patrimonio del fondo de pensiones va evolucionando de manera constante día a día. El modo de descubrir el valor es la división del patrimonio entre el número de partícipes: esta información es una de las que ofrecen de manera regular las gestoras a los partícipes en los planes de pensiones.

Obviamente cuando se nos indica el precio de una participación podemos calcular el capital disponible en esa fecha: tan sólo debemos multiplicar dicho precio por el número de participaciones que poseemos. La rentabilidad lógicamente presente en el valor liquidativo final, es decir al rescate, hace que este valor liquidativo sea superior al inicial.

Por supuesto la evolución de un fondo de pensiones tiene que ver con los mercados. Esto es básico ya que dependiendo del tipo de plan de pensiones a que hayamos apostado nuestro dinero la influencia de la renta variable será mayor o menor.

Sin embargo, a efectos del precio de la participación esto se nos presenta de manera global. De este modo, efectivamente, el valor patrimonial del fondo de pensiones depende tanto del aumento o disminución del patrimonio por aportaciones como de los resultados de la inversión.

Entender este funcionamiento del precio de las participaciones es importante sobre todo para comprender otra de las cuestiones básicas en los planes de pensiones: cuanto antes comencemos las aportaciones mejor.

Hay que tener en cuenta que un plan de pensiones deben pasar por diferentes fases. La primera fase, la más compleja y arriesgada sobre el papel, es en la que se apostará más por la renta variable buscando mayores índices de rentabilidad a lo largo del tiempo. Posteriormente esto se irá graduando modificado el plan cada vez a terrenos más seguros hasta los compases finales donde se apostará por productos garantizados o similares.

Imagen de Flickr


Economía, Finanzas personales, Guía de plan de pensiones, Jubilación, Ley planes de pensiones, Productos de ahorro · Escrito por el 02/08/16

Comentarios desactivados en Cómo varía el precio de cada participación en un plan de pensiones

Fiscalidad de las aportaciones al plan de pensiones

Los planes de pensiones son un recurso para pagar menos impuestos en la declaración de la renta.

La fiscalidad de los planes de pensiones se divide en dos momentos: las aportaciones y la recuperación. En su momento ya abordamos como tributa el rescate del plan de pensionesasí que en esta ocasión abordaremos las ventajas fiscales por las inversiones que durante años hacemos en este producto.

6771369615_0025f2ce0e_z

La forma en la que tributa el dinero que inviertes en el plan de pensiones es una de sus grandes ventajas. Y es que a grandes rasgos tus aportaciones servirán para reducir tu base imponible y pagar menos impuestos.

Pero antes de llegar a ese punto vamos a ir repasando las características fiscales del plan.

Fiscalidad diferida

En primer lugar conviene aclarar que la fiscalidad de los planes de pensiones está diferida al momento del rescate. Es decir, que no se pagan impuestos por el dinero que vaya generando el plan hasta que se alcance la jubilación y se recupere el dinero.

Es algo similar a lo que ocurre con los fondos de inversión y que te permitirá sacar partido al interés compuesto porque el dinero que hubieses tenido que pagar en intereses seguirá en tu cuenta y generando beneficios.

Para que lo entiendas mejor, con un depósito cada vez que vence el plazo Hacienda se queda como poco con un 19,5% en 2015 y un 19% en 2016, un dinero que no recibirás y que no generará intereses.

Reducción de la base imponible por las aportaciones

Como parte del plan del Ejecutivo para incentivar el ahorro a largo plazolas aportaciones gozan de beneficios en la declaración de la renta.

Es habitual oír que los planes de pensiones permiten deducir en la declaración de la renta cuando en realidad lo que permiten es practicar una reducción en la base imponible del IRPF. En otras palabras, si has ganado 30.000 euros y has aportado 5.000 a tu plan de pensiones, será como si solo hubieses ganado 25.000 euros al hacer la renta 2015.

Debido a estas ventajas, existen una serie de límites a las aportaciones a los planes de pensiones y las reducciones a las que dan derecho.

Desde la reforma fiscal que entró en vigor en 2015 el límite general es de 8.000 euros. Nadie podrá invertir más de esa cantidad al año por más que quiera. Hasta 2015, había un límite de 10.000 euros para los menores de 50 años y de 12.500 para los mayores.

Lo que se mantiene es el máximo que da lugar a deducción como porcentaje de los ingresos y que sí dependerá de la edad. En este sentido, cuanto más cercana esté la edad de jubilación, mayores serán las aportaciones que se puedan realizar. Los límites son la menor de las siguientes cantidades:

  • 000 euros o el 30% de los ingresos, entendidos estos como la suma de salarios e inversiones, para los mejores de 50 años
  • 500 euros o el 50% de los ingresos para los mayores de 50 años.
  • 500 euros para las personas con discapacidad o las aportaciones que se hagan a su favor.

También se podrán deducir las aportaciones que se realicen en nombre del cónyuge con un máximo de 2.500 euros al año siempre y cuando los ingresos de éste no superen los 8.000 euros al año.

La influencia real de esta reducción sobre el resultado de la declaración de la renta dependerá de la base imponible de cada contribuyente, que se compone entre otras cosas de su salario e inversiones menos las deducciones que se pueda practicar. De esta forma, el ahorro será mayor para quienes cuenten con una base alta, ya que al reducirla también reducirán el tipo marginal o porcentaje que pagan de impuestos.

Para entenderlo mejor, nada como un vistazo a los tipos de IRPF.

tramos de irpf

Como puedes ver el IRPF es un impuesto progresivo, de manera que pagan más quienes más ingresan. Planificar las aportaciones puede hacer que pases de pagar un máximo del 46% al tramo inferior.

Si tienes dudas a la hora de elegir tu plan, puedes contar el apoyo de un asesor financiero que te ayudará encontrar los productos que mejor se adaptan a tus necesidades.

Foto de flickr por anieto2k


Fiscalidad, Fiscalidad planes de pensiones, Guía de plan de pensiones, Noticias, Ventajas fiscales · Escrito por el 12/07/16

Comentarios desactivados en Fiscalidad de las aportaciones al plan de pensiones

Como tributan los seguros de Ahorro en el IRPF

Los seguros de ahorro son una alternativa que cada vez utilizan más inversores para complementar su jubilación. Algunos incluso te permitirán pagar menos impuestos en la declaración de la renta. Te explicamos cómo tributan.

Como tributan los seguros de Ahorro en el IRPF

No sólo de fondos de inversión y planes de pensiones vive el pensionista. Los seguros de ahorro son una de las alternativas a los planes de pensiones para el ahorro a largo plazo. En plena campaña de la renta 2014 te explicamos cómo tributan los unit linked, PIAS, PPA y los Planes de Ahorro 5, aunque estos últimos no tendrás que incluirlos en tu declaración hasta la renta 2015.

PPA o Plan de Previsión Asegurado

Empezamos por el producto estrella, los Planes de Previsión Asegurados o PPA, que aseguran el capital invertido más un pequeño beneficio pero que sólo se pueden rescatar en determinados supuestos. Se trata de los primos-hermanos de los planes de pensiones cuya gran diferencia es que con el PPA el dinero y el beneficio están garantizados y con el plan de pensiones no.

En este sentido y a efectos de la declaración de la renta hay que diferenciar entre las aportaciones y los reembolsos. Las primeras permitirán reducir la base imponible y pagar menos impuestos y las segundas serán por las que efectivamente pagues en el IRPF.

Las aportaciones a los PPA

Las aportaciones a los Planes de Previsión Asegurados permiten pagar menos impuestos dentro de unos límites fijados por la edad del contribuyente y sus ingresos. En la renta de 2014 estos límites son los siguientes.

  • Para menores de 50 años, la menor de las cantidades entre 10.000 euros y el 30% de la base imponible.
  • Para mayores de 50 años, la menor de las cantidades entre 12.500 euros o el 50% de su base imponible.

Desde el 1 de enero los límites dinerarios bajan hasta los 8.000 euros sin importar la edad del partícipe, aunque este cambio se aplicará ya en la renta 2015.

Las cantidades pendientes de reducir se podrán llevar a los ejercicios siguientes.

El rescate del PPA

El PPA sólo se puede rescatar en determinados supuestos, tal y como ocurre con el plan de pensiones. Estos son el de jubilación, paro de larga duración e incapacidad y desde el 1 de enero de 2015 también pasados 10 años desde la primera a portación a contar desde esa fecha.

El partícipe puede optar por rescatar el PPA en forma de capital o de renta. En el caso del capital, todo el montante se sumará a las rentas del trabajo y tributará bajo las tablas generales de IRPF.

En el caso de recuperarlos en forma de renta también pasarían a integrarse en las rentas del trabajo junto con el salario y la pensión.

PIAS o Plan Individual de Ahorro Sistemático

Esta es otra alternativa a los planes de pensiones todavía más conservadora. Básicamente se trata de un seguro de ahorro en el que el usuario se compromete a realizar una serie de aportaciones a cambio de un interés garantizado y en el que la entidad suele premiar con bonificaciones la permanencia. En este caso no hay reducciones a la base imponible por las aportaciones.

En el momento del rescate deberán de haber pasado 10 años desde la primera aportación (5 años desde 2015 por la reforma fiscal) para poder obtener los beneficios fiscales, que consisten una serie de reducciones sobre el capital ligadas a la edad en el momento del rescate.

  • Menores de 40 años: 40%
  • Entre 40 y 49 años: 35%
  • Entre 50 y 59 años: 28%
  • Entre 60 y 65 años: 24%
  • Entre 66 y 69 años: 20%
  • Mayor de 70 años: 8%

Si se optase por recuperar el dinero en forma de renta vitalicia, directamente no habría que tributar por él.

En caso de recuperar el dinero antes de los diez años, pasará a considerarse ganancia patrimonial, integrándose en las rentas del ahorro y tributando bajo los tramos del ahorro según se muestran a continuación para 2014 y los próximos ejercicios.

Unit Linked

Menos extendidos, los Unit Linked son productos que también comercializan muchas aseguradoras y que podrían definirse como una cesta de fondos de inversión donde el usuario elige entre tres y cuatro de los que ponen a su disposición en función de su perfil inversor. Se trataría de una alternativa a crear una cartera propia de fondos, sólo que con ciertas diferencias.

En términos fiscales, si el partícipe sobrevive al seguro el rendimiento del unit linked tributará como rendimiento de capital mobiliario según los tramos del ahorro.

Plan Ahorro 5

Este producto de nueva creación que se comercializa desde 2015 permite acumular a través de una cuenta de ahorro o de un seguro de ahorro un capital que, pasados cinco años, estará exento de tributar en la declaración de la renta.

El límite a las aportaciones es de 5.000 euros por persona y hay que dejar el dinero cinco años en la cuenta o en el seguro. Si se rescata antes, habrá que pagar impuestos bajo los tramos del ahorro que ya hemos comentado.

Si quieres ver un ejemplo concreto del ahorro de este producto, aquí te lo explicamos.

Imagen de Flickr


Agencia tributaria, Economía, Fiscalidad, Fiscalidad, Fiscalidad pensiones, Fiscalidad planes de pensiones, IRPF, Rescate del plan de pensiones, Traspaso del plan de pensiones · Escrito por el 26/05/15

Comentarios desactivados en Como tributan los seguros de Ahorro en el IRPF

Cómo se realizan las aportaciones al plan de pensiones

Se entiende por aportaciones al plan de pensiones son el dinero que anualmente invertimos en este producto. Estas aportaciones pueden tener un carácter periódico o extraordinario.

como realizar las aportaciones al plan de pensiones

Las aportaciones periódicas, como su propio nombre indica, son las que se pactan y se realizan cada cierto tiempo preestablecido. Estas pueden ser anuales, semestrales, trimestrales o mensuales en función de las preferencias del cliente y los requerimientos del plan de pensiones. Cada una de las modalidades tiene sus ventajas e inconvenientes. Básicamente, las aportaciones a corto plazo son menos dolorosas desde el punto de vista psicológico y la percepción del dinero que se destina al ahorro, mientras que las aportaciones anuales tienen la ventaja de que se puede rentabilizar o invertir el dinero hasta el momento anterior a tener que depositarlo en el plan de pensiones.

Por otro lado, las aportaciones extraordinarias al plan de pensiones son las no previstas inicialmente y que el partícipe puede realizar en cualquier momento para alcanzar los límites marcados por la ley.

¿Cuánto dinero se puede aportar?

El capital a invertir en un plan de pensiones está regulado por ley. La aportación máxima anual depende tanto de la edad del partícipe como de su situación económica. Los límites a aplicar son los siguientes:

  • Menores de 50 años: la aportación no podrá superar la menor de las cantidades entre 10.000 euros o el 30% de su base imponible.
  • Mayores de 50 años: las cantidades que se pueden invertir suben al considerarse que el momento de la jubilación está más cerca y que el partícipe puede querer ‘acelerar’ en su ahorro para complementar la pensión pública. En concreto, se podrá aportar la menor de las cantidades entre 12.500 euros o el 50% de la base imponible.

A estas cantidades se pueden añadir las aportaciones en favor del cónyuge, que será de un máximo de 2.000 euros siempre que sus ingresos no superen los 8.000 euros anuales, así como las que se hagan a favor de familiares discapacitados por valor de hasta 10.000 euros.

Imágenes – Images Money en Flickr


Finanzas personales, Jubilación · Escrito por el 20/11/13

Comentarios desactivados en Cómo se realizan las aportaciones al plan de pensiones

Como tributan las aportaciones al plan de pensiones

La fiscalidad de los planes de pensiones es una de sus grandes ventajas frene a otros productos de ahorro para la jubilación. Estos beneficios afectan tanto a las aportaciones al plan de pensiones como al posterior rescate del mismo

agencia tributaria

Las aportaciones al plan de pensiones son las que más beneficios fiscales reportan. A la hora de hacer la declaración de la renta podremos reducir la base imponible por el dinero que hayamos invertido en el plan de pensiones. Dicho de otra forma, pagaremos menos impuestos en el IRPF al tiempo que nuestro dinero crece.

Pero no podremos desgravar por todo el capital aportado. Existen unos límites a las cantidades que se pueden reducir y que están ligados a la edad y los ingresos de cada persona. Conforme se acerca la edad de jubilación mayores son las ventajas. Esto no es sino una forma de estimular el ahorro para la jubilación precisamente cuanto menos tiempo queda para que esta llegue.

Los límites actuales son los siguientes:

  • Los menores de 50 años podrán deducir la menor cantidad entre los 10.000 euros de aportación máxima que pueden realizar al plan y el 30% de sus ingresos, entendidos estos como la suma de sus rendimientos de trabajo y sus inversiones.
  • Los mayores de 50 años podrán deducir la menor cantidad entre los 12.500 de aportación máxima que pueden realizar al plan o el 50% de sus ingresos.
  • Las personas con discapacidad podrán deducir hasta un máximo de 24.500 euros.
  • También se podrán deducir las aportaciones realizadas en nombre del cónyuge siempre que los ingresos de este sean inferiores a los 8.000 euros anuales.

Estas ventajas fiscales no son deducciones en toda regla sino de reducciones a la cantidad que habrá que pagar. De esta forma, el ahorro en sí dependerá de los rendimientos globales de cada persona y del tipo marginal al que después cotice en la declaración de la renta.

Los planes de pensiones son una buena fórmula para ahorrar en la factura fiscal e invertir, pero como siempre nada mejor que dedicar un poco de tiempo a hacer cálculos. Sólo de esta forma sabremos cuanto nos interesa invertir en el plan de pensiones, por lo menos desde el punto de vista fiscal.


Fiscalidad, Fiscalidad planes de pensiones · Escrito por el 15/03/13

Comentarios desactivados en Como tributan las aportaciones al plan de pensiones