¿Ha llegado el momento de vender tu casa? Cómo averiguarlo

Existen algunos motivos que pueden señalar que es el momento de vender tu casa. Vamos a conocerlos y descubrir si realmente debes vender tu vivienda ahora.

El general partimos de un concepto en el que los bienes raíces no deberían venderse nunca. Este es un concepto que se basa en la lucha contra la inflación y la adquisición de valor, sin embargo, decir para siempre es mucho decir incluso en el caso de la propiedad de inmuebles.

Existen determinados elementos que pueden influir de manera clave a la hora de valorar la venta de nuestra vivienda, obviamente hay más de los que vamos a citar, pero estos dos son fundamentales y deberías siempre tenerlos en cuenta para valorar de manera correcta si debes o no debes vender tu vivienda en ese momento concreto en el que te lo planteas.

Vender cuando ocurren acontecimientos importantes en nuestra vida

A lo largo de nuestra vida fluyen situaciones en las que la justificación de volver a evaluar el valor de nuestra propiedad es más que adecuada. Estas situaciones pueden variar dependiendo de cada persona, pero pueden ir desde un nuevo miembro en la familia, hasta una situación de incapacidad laboral o un despido, o un fallecimiento.

Las situaciones de estas características hacen que nos tengamos que enfrentar probablemente a un nuevo panorama económico. Generalmente somos reacios a valorar dentro esa situación la importancia de la vivienda, pero, si hay un momento justificado para la venta probablemente sea este tipo de situaciones.

Ojo, aquí la venta no es la única opción, estamos hablando de reevaluar la importancia de nuestra propiedad. Por ejemplo colocar la vivienda en alquiler durante un período de tiempo es otra opción que puede valorarse en este tipo de situaciones.

Cuando la situación de mercado es favorable

No solemos tender a contemplar nuestra vivienda como una inversión. Esto ocurre por motivos obvios, ya que se trata generalmente de nuestro hogar y se establece un vínculo especial con la propiedad, pero también por un concepto muy arraigado del traspaso de la propiedad como valor entre familiares.

Sin embargo, realmente valorar nuestra vivienda común inversión no es ninguna tontería. Si la evolución del mercado inmobiliario es favorable para nuestros intereses, analizar las tendencias de subida y bajada de los precios puede devenir en una sorpresa económica agradable.

Cuando esto es así y cuando en la operativa vender/comprar nueva casa, obtenemos beneficios claros no sólo de mejora de las condiciones de la nueva vivienda, sino también, económicos en la operación de venta de la antigua, puede ser un momento óptimo para vender nuestra casa.

Eso sí, no debemos especular con la vivienda, esto es una cuestión totalmente diferente. Una vivienda desarrolla su valor como inversión teóricamente a medio y largo plazo, pero, los vaivenes del mercado inmobiliario los hemos sufrido en carne propia las últimas décadas y sabemos cómo en absoluto esta es una ciencia exacta. No podemos comprometer nuestro capital a largo plazo en la vivienda como única inversión o únicamente como inversión. Aprovechar el momento si especular no.

Imagen de Flickr



Cómo alquilar tu vivienda con Airbnb con todas las de la ley

La aparición de plataformas tipo Airbnb multiplicó el interés de propietarios en ofrecer sus viviendas en alquiler vacacional. Pero también el interés de hacienda con una oleada de notificaciones solicitando la regulación en la declaración de los ingresos percibidos.

Hay que tener en cuenta que para hacienda la no declaración correcta de los ingresos viene a considerarse en este caso una infracción grave a la que puede adjudicar una multa proporcional del 50% al 100% de las cantidades no declaradas.

Por tanto, no declarar ni tributar los ingresos percibidos por alquilar a través este tipo de plataformas puede llegar a suponer una multa incluso por el importe total de lo que hemos percibido alquilando. Obviamente, lo que se impone es adaptarse al marco legal para evitar las posibles sanciones.

Como alquilar tu casa  de manera legal

Hace años que Hacienda comenzó una auténtica guerra contra el alquiler no regularizado. Esta guerra se está mostrando eficaz en el tiempo y no hace sólo referencia al arrendamiento permanente de viviendas, sino también a los alquileres vacacionales y a los alquileres de lujo, independientemente de ser alquilados por un año o por un día.

La manera de cumplir con Hacienda y no infringir la legalidad vigente pasa por la declaración de ingresos y la tributación correcta, incluyendo los periodos de tiempo en los que la vivienda se encuentra en alquiler y los periodos de tiempo en los que se encuentra vacía (disponible para su propietario)

Por tanto, como norma general, cuando una vivienda se alquila entre particulares no se considera una actividad económica pero los ingresos devenidos deben ser incorporados a la declaración de la renta como rendimientos de capital inmobiliario. Esto puede variar según la región, ya que muchas sí que piden identificar la vivienda como vivienda destinada al alquiler turístico e imponen medidas y tasas concretas para poder hacerlo.

Mientras la vivienda está alquilada

Mientras la vivienda se encuentra alquilada los ingresos que percibimos en concepto de alquiler debemos consignarlos como rendimiento de capital inmobiliario, siempre y cuando no sea una prestación de servicios propios de industria hostelera.

Es determinante distinguir cuáles son estos servicios también conocidos como servicios complementarios, su prestación influye a la hora de saber si debes cobrar el impuesto de valor añadido a los turistas que alquilan la vivienda pero, también, nos obligarán a otras cuestiones como el alta en la seguridad social, el pago de cuotas autónomo, etcétera.

En el cálculo del rendimiento neto por el que tributarás se resta al ingreso total el gasto necesario para obtenerlo. Existen gastos que puedes deducir pero sólo de manera correspondiente al tiempo en que el inmueble se encuentra alquilado, es decir, cuanto más tiempo está alquilado más gastos puedes desgravar.

Dentro de estos gastos hay que destacar aquellos de conservación del inmueble pero no los de ampliación y mejora. Asimismo puedes desgravar los intereses de la hipoteca, el IBI, los gastos de comunidad, las tasas de basura, los seguros que cubran riesgos sobre la vivienda, los gastos de amortización de la vivienda, los gastos corrientes de luz, agua gas… y en general cualquier gasto directamente relacionado con el alquiler y debidamente justificado.

Obviamente la reducción de intereses y gastos de financiación y gastos de reparación y conservación no podrá exceder en conjunto la cuantía del rendimiento íntegro obtenido.

Mientras la vivienda se encuentra libre de alquiler hay que tener en cuenta que hacienda imputa una renta por segunda vivienda. Esto significa que en el periodo de tiempo en el que la vivienda no está alquilada y se encuentra nuestra disposición como segunda vivienda también debe tributar.

Imagen de Flickr



¿Cuánto debes dedicar a pagar el alquiler?

Cuando empiezas a pensar en independizarte y comienzas a hacer cuentas, una de las cuestiones prioritarias es dónde vas a vivir. Normalmente, cuando salimos de casa de nuestros padres solemos acudir a una casa de alquiler porque nos puede salir más barato, pero entonces llega el momento de saber cuánto debemos emplear en nuestro alquiler para hacer una estimación de lo que nos podemos permitir. Algunos estudios estiman que vivas de alquiler o pagando una hipoteca, el gasto medio mensual debería ser de un 32,4% del presupuesto familiar.  Evidentemente, con el alquiler tienes más flexibilidad a la hora de saber cuánto te quieres gastar y poder cambiar de casa cada cierto periodo de tiempo. La hipoteca te ata más a largo plazo, aunque en circunstancias puede que pagues menos.

Si tienes intención de alquilar un piso, como decíamos antes, debes analizar cuánto debes pagar por el alquiler. No existe una porcentaje exacto de lo que deberías pagar, pero si debes tener en cuenta tus circunstancias para hacer este análisis. Si gastas demasiado pagando la casa en la que vives, otros gastos que puedas tener en tu vida se resentirán. En este sentido, la regla más repetida en España es gastar en este concepto entre el 25% y el 35% de los ingresos familiares. El senador americano Edward Brooke cifró en 1969 en un 25% este gasto, que el Congreso americano subió hasta un 30% y que ascendió al 35% con la última crisis económica, donde se incluye no sólo la hipoteca, sino los seguros, impuestos y reparaciones.

A la hora de elegir el destino de tus ingresos existen varios argumentos. Existe la regla del 50-30-20 creada por la estadounidenses Elizabeth Warren, quien opina que un 50% de nuestros ingresos deben ser destinados a gastos fijos, donde se incluye el alquiler o la hipoteca, seguros, prestamos o el gasto mensual en supermercado, otro 30% debe ser destinado a los gastos de elección personal y de ocio, mientras que el 20% puede dedicarse a tratar de alcanzar tus metas financieras (ahorro e inversión). Esta fórmula asegura una cantidad para nuestras cosas y otra para ahorrar. A partir de esta base, se puede cambiar incluso hasta un 40-30-30.

Como doctores tiene la iglesia, otra forma en la que puedes saber cuánto dedicar a tu alquiler es la regla americana de “40 veces tus ingresos”. Se refiere al requisito que los arrendadores exigen a sus arrendatorios para alquilarles la vivienda. Es decir, sólo se alquila la vivienda a las personas cuyo salario anual sea 40 veces la renta mensual. Es decir, si tu salario anual es de 20.000 euros, deberías gasta en el alquiler 500 euros. Por suerte, esta regla en España no se usa, pero a cambio se piden avales o avalistas.

En el modelo chino de ahorro, sin embargo, las prioridades son otras. La tasa de ahorro en el gigante asiático es de entre el 25 y 40%, dedicando mucho menos al alquiler, bajo la premisa de paga menos, aunque vivas en barrios peores  o en peores condiciones, con la peculiaridad de que tienen menos hijos y los mayores son cuidados por sus hijos.

Por último, existe la teoría de los que viven de alquiler para poder comprar una casa. Si quieres ser propietario a medio plazo debes hacer tus cálculos para saber cuánto dinero tienes que ahorrar. Evidentemente, cuanto menos tengas que financiar, más ahorraras en la hipoteca y menos intereses pagarás. De hecho, la recomendación es no endeudarse por más de 15 años porque puedes terminar pagando el doble por tu casa. Las hipotecas largas favorecen al banco y las cortas a ti.

Imagen de Flickr



Cinco consejos antes de emanciparte e irte de alquiler

Cuando vas a emanciparte, tener tu vivienda propia, aunque sea de alquiler, la emoción puede cegarnos por lo que es importante tener en cuenta estos detalles.

Cinco consejos antes de emanciparte e irte de alquiler

Cada vez es más común en España que las personas que se independizan, que se emancipan, se vayan a vivir de alquiler en vez de comprar un piso. Apenas el 20% de la población joven vive fuera de la casa de sus padres, una de las cifras más bajas de Europa, aunque sí es verdad que crece el número de viviendas alquiladas.

Como en cualquier otro aspecto de la vida, cuando nos independizamos y nos vamos de alquiler nos pueden surgir una serie de dudas o nos vienen bien una serie de consejos. Vamos a hablar de las más comunes:

  • Uno de los asuntos que más te puede agobiar de primeras es la puesta en marcha de servicios tan esenciales en una casa como la luz, el gas, el agua o internet. Sí, es fácil que las primeras semanas tengas algún problemilla con eso si la vivienda es nueva. Lo lógico, en cualquier caso, es que el arrendador ya se haya dado de alta en todos ellos y sólo tengas que cambiar los datos del pagador. Si no es así, debes saber que la luz puede tardar una semana, el gas, dos, e internet depende del operador. En cualquier caso, son problemas menores e, incluso, puedes exigir que estos servicios estén dados de alta y funcionando antes de mudarte.
  • Es importante que mires si en tu comunidad autónoma existe deducción por vivienda de alquiler. Evidentemente debes tener un contrato firmado y el arrendador tiene que estar inscrito en el Instituto Autonómico de la Vivienda y depositar la fianza del alquiler allí. Si es así, podrás desgravarte tu alquiler por la deducción autonómica. A nivel nacional, en las últimas reformas fiscales se eliminaron la deducción estatal por alquiler para los contratos firmados a partir del 1 de enero de 2015. Si lo firmaste antes, quizás puedas aprovecharte también de una deducción nacional y es compatible con la autonómica. Míralo.
  • Debes saber que no tienes la obligación de contratar un seguro para tu vivienda alquilada. Si el arrendador tiene una hipoteca sobre ese piso, te cubre su seguro. Ahora bien, podría ser recomendable tener un seguro que te cubra la responsabilidad civil y los daños materiales. De esta manera, no dependes del seguro de tu arrendador, pero debes saber que no tienes obligación de contratarlo. ENLACE
  • Tampoco es obligatorio que te empadrones en la vivienda de alquiler. No hay ninguna ley que te obligue, pero sí debes tener en cuenta que para ciertos trámites necesitarás estarlo como solicitar la tarjeta de residente para aparcar el coche en tu calle o para cambiar de centro médico. Si te empadronas, debes saber que no podrás ejercer tu derecho al voto en los próximos seis meses.
  • Y, por último, debes mirar más allá. De nada te sirve tener un piso fenomenal, equipado y monísimo si después vas a vivir en una zona problemática o no hay los servicios mínimos (supermercados, bares) o no hay transporte público. Esta visión demuestra tu madurez. No dejes que los árboles, una casa muy chula, te impidan ver el bosque, un entorno difícil para vivir.

Sigue estas cinco directrices y tu paso de la casa de tus padres a vivir por tu cuenta será todo un éxito.

Imagen de Flickr



¿Pensando en hipotecarte? Piénsalo dos veces

Los españoles tenemos un innegable apetito por el ladrillo. Si estás pensando e comprar casa e hipotecarte, esto es lo que debes valorar antes de hacerlo.

¿Pensando en hipotecarte? Piénsalo dos veces

El pasado mes de octubre la firma de hipotecas aumentó un 7,1%, alcanzando los 19.195 contratos, con un incremento además de la tasa anual del 10,8%. El valor medio de las hipotecas, según el INE, se situó en los 111.711 euros.

En el último trimestre de 2015 se produce una cierta ralentización en la concesión de hipotecas, sobre todo si se tiene en cuenta los crecimientos del 29% de febrero o del 20,2% de septiembre.

En la concesión de hipotecas uno de los aspectos fundamentes tanto para usuarios como para las entidades bancarias con los índices de referencia a los que se vincule el contrato. La mayoría de las hipotecas españolas se vinculan al famoso Euribor. El segundo índice hipotecario que más se utiliza es el IRPH, que es el Índice de Referencia de Préstamos Hipotecarios, y que ha levantado alguna controversia.

Entre ambos indicadores, la principal diferencia radica en que el Euríbor cotiza en mínimos históricos al 0,078%, mientras que el otro cuenta con unos porcentajes superiores al 2%. Con los datos de 2015 resulta complicado explicar los motivos que han llevado al Euríbor a esa tendencia reduccionista, alcanzado incluso mínimos históricos, mientras que el IRPH crecía casi freno.

Los especialistas en materia financiera advierten que para conseguir un diferencial más bajo en la hipoteca los usuarios acepten otras vinculaciones que proponga la actividad financiera.

Lo más normal es que este año se estabilice el IRPH y no se produzcan grandes crecimientos, lo que implicaría que el interés de las hipotecas que se vinculen a este índice no sufra grandes aumentos en 2016. Esto puede resultar un importante aliciente para aquellos españoles que tengan previsto adquirir una vivienda. Los intereses tan bajos permitirá que la cuota mensual se conserve más o menos estable con el tiempo.

Sin embargo, las previsiones que manejan las entidades financieras es que los tipos de interés evolucionen al alza durante los dos próximos años, lo que les permitiría conseguir un mayor margen financiero por aquellas hipotecas concedidas con diferenciales sobre el Euríbor muy bajos. Eso implicaría un incremento muy importante en las cuotas mensuales que asumen las familias. El Euríbor se encuentra en mínimos históricos y lo más probable es que ascienda a unos niveles más coherentes.

En cualquier caso, antes de firmar cualquier hipoteca hay que visitar distintas entidades bancarias para hacerse una idea aproximada del volumen de endeudamiento al que se haría frente y conocer el tipo de hipoteca que sería necesaria. Eso sí, hasta que no se encuentre una vivienda de manera definitiva no se podrá acceder a las condiciones concretas que facilite la caja o el banco.

También te puede interesar:

Hipoteca inversa ¿Merece la pena?

Cómo saber si estás preparado para comprar o no una casa

La diferencia entre préstamo y crédito

Imagen de Flickr



Cuánto dinero deberías destinar como mucho al alquiler

Comprar o alquilar. Es el eterno dilema de muchas personas. Supone un gran esfuerzo económico hacerse con una propiedad, de ahí que haya gente que opte por la opción del alquiler. Sin embargo no todo el mundo tiene muy claro lo que debe destinar a esta partida al mes. Está claro que si ganamos 900 euros no nos podemos permitir el lujo de pagar 700 por una vivienda.

Cuánto dinero deberías destinar como mucho al alquiler

Por eso mismo, el primer paso es hacer un presupuesto. De esta manera tendrás un mayor control de los gastos e ingresos. Ten en cuenta que el 60% del dinero que se te vaya irá a parar a las tres partidas básicas que son la vivienda, el transporte y la alimentación. Sin embargo esto no significa que el 40% restante sea ahorro. Se destinará a ropa, ocio, fondos de emergencia, salud, actividades, otros créditos, etc.

-La regla del 30% de los ingresos. No se aconseja rebasar el 30% de los ingresos para abonar el alquiler. En el caso de ganar 1.000 euros mensuales no deberías pagar por ejemplo 400 euros. Puede que haya gente que destine hasta el 50% de sus ingresos a esta partida, pero lo más probable es que no esté habiendo bien sus deberes para conseguir una cierta libertad financiera.

-El ingreso anual debería ser igual al precio del alquiler multiplicado por 40. En ocasiones resulta complicado realizar las dos anteriores fórmulas si somos trabajadores por cuenta propia, ya que no sabemos el dinero que vamos a tener cada vez. Por eso también existe esta solución que pasa por dividir entre 40 el precio que ingreses anualmente.

-Regla del 50-30-20. Estos números hacen referencia al porcentaje concreto que debes destinar a las distintas partidas mensuales. Por un lado, el 50% se destinará para los gastos fijos, entre los que se incluyen el alquiler, transporte y suministros. El 30% será la cifra que emplearemos para los gastos del día a día, como pueden ser gastos, compras, ocio, etc, mientras que el 20% restante irá a parar a la consecución de los objetivos financieros.

-Una cantidad con la que te sientas cómodo. Obviamente es importante sentirse cómodo en el lugar donde vas a vivir. Puedes sentarte con tu pareja y determinar el dinero que estáis dispuestos a pagar al mes. Trata de determinar cuáles son tus prioridades y si estás dispuesto a sacrificar algo para abonar una determinada cantidad por el alquiler.

Estas son las fórmulas para establecer qué alquiler debes pagar en función de tus ingresos ¿Y tú cuál usas?

También te puede interesar:

Deducir por vivienda: todo lo que necesitas saber

Diez cosas en las que no debes ahorrar en casa

Imagen de Flickr



Cómo actualizar rentas con la llegada del nuevo año

Entre las cuestiones que se repiten con el cambio de año figura en un lugar privilegiado la de actualizar rentas y salarios. Dicho de otra forma, comprobar cuánto debe subir nuestro sueldo para no perder poder adquisitivo, si cobraremos más por nuestra pensión, si debemos pagar más por el alquiler de la vivienda o si hay que subir la pensión por alimentos que pagamos a nuestra antigua pareja, por poner algunos ejemplos.

actualizar rentas y salarios

Ocurre, sin embargo, que no todas las rentas se actualizan de la misma forma ni en el mismo momento. De hecho, el cambio de año no marca necesariamente el pistoletazo para revisar todo tipo de contratos. Vamos a ver los casos más habituales y cómo actuar al respecto.

Actualizar alquileres

¿Debo subir el alquiler por la llegada de 2014? ¿Cuánto? La respuesta es negativa en la primera de las preguntas y dependerá de lo establecido en el contrato en la segunda. Los alquileres no se actualizan con el cambio de año, sino según la fecha que figure en el contrato de arrendamiento. Es decir, si firmamos el contrato en marzo, marzo será el mes en el que revisar el alquiler.

La actualización se llevará a cabo tomando el IPC como índice de referencia por lo menos durante los cinco primeros años del contrato. A partir de ese momento se podrá establecer cualquier otro indicador de mutuo acuerdo entre arrendatario y arrendador.

Actualizar pensiones

Las pensiones se actualizan por ley  y, a expensas de la aprobación definitiva de la reforma de las pensiones, en 2014 apenas subirán un 0,25%, muy por debajo de la evolución del IPC y de la marcada por algunos servicios como el de la electricidad y la energía en general.

Actualizar pensión de alimentos

El funcionamiento de la pensión de alimentos es similar al de los alquileres. Se actualizarán cada año según la fecha del acuerdo de separación o de la sentencia judicial en firme según lo que marque el IPC. Es decir, se tomará la evolución del IPC para determinar si hay que pagar o cobrar más o menos.

Actualizar el Salario Mínimo Interprofesional

Este dato, que marca el sueldo mínimo que todo trabajador debe percibir por jornada laboral, está marcado por ley. En 2014 no sufrirá variaciones respecto al año anterior y queda establecido en los 21,51 euros por día o 645,30 euros por mes.

Actualizar salarios

Los salarios sí se actualizan cada año a no ser que el convenio del sector marque algo diferente. En teoría la actualización será conforme a IPC siempre que, de nuevo, el convenio no marque algo diferente, como suele ser habitual.

 

Imagen – Adrián Pérez en Flickr