2 May 14

¿Realmente compensa la vinculación bancaria?

publicado por en la categoría Productos de ahorro

Desde hace varios años bancos y cajas de ahorro han pasado de fidelizar clientes a vincularlos. Ante la pérdida del usuario ‘de confianza, de toda vida’, que tenía todos sus ahorros en una misma entidad y contrataba todos sus productos en ella y la dificultad para recuperarlo ante el aumento de oferta, las entidades han optado por uno modelo de negocio que prima la contratación de varios productos.

vinculacion-bancaria

El ejemplo clásico de vinculación bancaria lo encontramos en el ámbito de las hipotecas, donde para conseguir el préstamo era necesario contratar además un seguro de vida, de hogar y contar con la nómina domiciliada en el banco. En algunos casos esta vinculación se premiaba con mejoras en el diferencial, pero en otras ni siquiera eso. Así, hemos asistido a hipotecas cuyo diferencial respecto al Euribor bajaba según se contaba con depósitos, planes de pensiones o fondos de inversión y subía si se retiraban los ahorros del banco.

Los beneficios de la vinculación bancaria para la entidad están claros y van mucho más allá de los beneficios que le pueda generar ‘tener atado al cliente’. En teoría, a través de los productos que una persona tiene contratado y de sus movimientos bancarios es posible conocer en buena medida su comportamiento financiero y su perfil inversor, lo que a su vez aumentará la tasa de éxito en la colocación de productos. Dicho de otra forma, que se podrán afinar mucho más las propuestas de contratación de nuevas inversiones al ser estas más afines a los intereses y expectativas del ahorrador.

Así, por ejemplo, una persona que haya contratado un fondo de inversión y un depósito es posible que esté interesada en comprar acciones, pero quizás no lo esté tanto si posee un depósito y un PPA.  El beneficio para el usuario en este punto radica, más allá de las posibles ventajas económicas por contar con varios productos y obtener así mejores condiciones, en que se supone que recibirá propuestas más personalizadas y que encajen mejor con su idiosincrasia financiera.

La única pega es que para eso hay que confiar también en que el banco obrará como asesor más que como vendedor. ¿Cuál es vuestra opinión?

Imagen – Groume en Flickr



Etiquetas: , , ,

Deja un comentario