21 Abr 14

¿Quiénes están exentos de presentar la declaración de la renta?

publicado por en la categoría Agencia tributaria, Fiscalidad, Fiscalidad acciones, Fiscalidad empresa, Fiscalidad pensiones, Fiscalidad planes de pensiones, IRPF

Una de las primeras tareas que todo contribuyente debería llevar a cabo al comenzar la campaña de la renta es asegurar si está o no obligado a declarar. Después o al mismo tiempo ya podrá solicitar el borrador de IRPF para ver el resultado de la declaración y decidir si presenta o no el IRPF.  Y es que no todo el mundo está obligado a tributar en la renta y existen perfiles que quedarán libres de esta obligación.

Quiénes están exentos de presentar la declaración de la renta

En primer lugar habrá que repasar la parte relacionada con los ingresos, pues existe un mínimo exento para hacer la declaración de la renta. Con carácter general estas son las cifras:

  • Personas cuyos rendimientos íntegros del trabajo no superen los 22.000 euros siempre que provengan de un solo pagador.
  • Personas cuyos rendimientos íntegros del trabajo no superen los 11.200 euros existiendo más de un pagador y el segundo y siguientes pagadores superen en conjunto los 1.500 euros anuales.
  • Personas cuyos rendimientos no superen los 11.200 euros siempre que se trata de pensionistas cuyos únicos ingresos provengan de las prestaciones pasivas del artículo 17.2ª de la Ley de IRPF, provenga de dos o más pagadores y hayan sufrido retención.
  • Los ingresos de hasta 11.200 euros para pensiones compensatorias del cónyuge o anualidades por pensión de alimentos no exenta.
  • Los ingresos de hasta 11.200 euros cuando el pagador no está obligado a retener.
  • Los ingresos de hasta 11.200 euros por rendimientos íntegros del trabajo sujetos a tipo fijo de retención.
  • Las personas que hayan obtenido rendimientos íntegros del trabajo, del capital o de actividades económicas inferiores en su conjunto a los 1.000 euros anuales u pérdidas patrimoniales de cuantía inferior a 500 euros.

Los dos primeros supuestos son los más habituales y para entenderlos, nada mejor que un ejemplo. Un empleado al uso que cobra 18.000 euros de su empresa sin ningún otro trabajo o ingreso, no estará obligado a declarar, aunque podrá hacerlo si así lo desea y si el resultado le es positivo o incluso si es negativo, a ingresar.

¿Y en el resto de casos? Vamos a poner un caso concreto. Si Pedro ha ingresado 15.000 euros de dos empresas, 14.000 euros por la primera y 1.000 euros por la segunda no estaría obligado a presentar la declaración de IRPF porque pese a superar los 11.200 euros, no ha percibido más de 1.500 del segundo y posterior pagador. Sin embargo, vamos a ver qué pasa cuando alteramos las cifras. Supongamos que ha cobrado esos 15.000 euros pero 13.000 eran de la primera empresa y 2.000 euros más de paro. En este caso sí estaría obligado a declarar porque la prestación por desempleo actúa como segundo pagador y habría recibido más de 1.500 euros del segundo con unos ingresos globales que superan los 11.200 euros.

¿Alguna duda? Sólo tienes que formularnos tu pregunta y trataremos de resolverla.

Imagen de Flickr por adminfacil



Etiquetas: , ,

Deja un comentario