31 Mar 14

Por qué huir de los préstamos preconcedidos

publicado por en la categoría Noticias

Se han convertido en la última moda dentro de la banca y en muchos casos llega en forma de carta. En su interior, la entidad financiera nos avisa de que por nuestro buen historial tenemos esperando una determinada cantidad de dinero y sólo hace falta una llamada para conseguirla. La cifra concreta varía en función del usuario, pero puede oscilar entre los 5.000 y los 15.000 euros.

Por qué huir de los préstamos preconcedidos

Una tentación muy grande para muchos usuarios que no dudan en seguir el consejo y hacer uso de ese dinero. ¿Una buena idea? Lo cierto es que no en la mayoría de los casos ¿Por qué? La respuesta es, casi siembre, bastante sencilla. Habitualmente se trata de un dinero que no necesitamos y por el que terminaremos pagando un alto precio.

Lo primero que debemos tener en cuenta es que todo préstamo implica el pago de una serie de intereses, por lo que al final el dinero que ofrece el banco no será, ni mucho menos, gratuito. Por eso, antes de tomar cualquier decisión habrá que repasar las condiciones completas de la financiación, desde el plazo hasta el TAE pasando por las condiciones de cancelación. Para hacernos una idea, en un préstamo de 10.000 euros a 10 años con un TAE del 5% la cuota mensual será de 106, 07 euros y terminaremos pagando unos intereses de 2.728,4 euros. Se trata de una cantidad suficientemente importante como para pensárselo dos veces.

En segundo lugar habrá tener en cuenta si realmente necesitamos el dinero y, en caso positivo, para qué exactamente. Es relativamente fácil encontrar un destino para los 10.000 euros o la cantidad que sea, pero también conviene plantearse si estamos ante una necesidad bien planificada y ‘que no puede esperar’ o, al contrario, es una adquisición que se puede retrasar en el tiempo. La diferencia es enorme, como hemos visto con los intereses que habrá que pagar.

Así, por ejemplo, se podría destinar el dinero a la compra de un nuevo vehículo que necesitamos, pero siendo conscientes de que cuanto más retrasemos la adquisición y más ahorremos, mejor será desde el punto de vista financiero.  Esto mismo puede aplicarse a la televisión de plasma que tanto necesitamos o al cambio de los electrodomésticos de la cocina. Retrasar la compra y ahorrar a la antigua usanza puede ser más duro, pero también es mucho más razonable para nuestras finanzas personales.

Imagen de Flickr por javierdevilman



Etiquetas: , , , ,

Deja un comentario