11 Abr 14

Planes de Pensiones frente a fondos de inversión ¿Con cuál nos quedamos?

publicado por en la categoría Guía de plan de pensiones

Entre las alternativas a los planes de pensiones para el ahorro a largo plazo, los fondos de inversión se colocan en uno de los puestos preferentes. Lo cierto es que ambos productos son más parecidos de lo que pueda parecer, ya que en realidad los planes de pensiones invierten a través de fondos de pensiones, cuya operativa es muy similar a la de un fondo de inversión.

1.1.9	Planes de Pensiones frente a fondos de inversión

De forma resumida, planes de pensiones y fondos de inversión difieren en dos cuestiones: fiscalidad y liquidez además, lógicamente, de la rentabilidad que ofrecen, pero eso está más relacionado con el perfil de cada producto y la pericia de los gestores.

Para determinar cuál de los dos gana la batalla nada como enfrenarlos en los dos puntos donde radican sus diferencias.

Fiscalidad de planes y fondos

Los planes de pensiones son famosos por su fiscalidad, en teoría más ventajosa que la del resto de productos de ahorro. Esto es cierto, pero sólo en lo referente a las aportaciones. Y es que los planes de pensiones son uno de los pocos vehículos en los que la inversión permite pagar menos impuestos en el IRPF. En este sentido, hay que recordar que las aportaciones al plan de pensiones reducen la base imponible del IRPF dentro de unos límites y en función de la edad del partícipe.

Los fondos de inversión no pueden presumir de esto, pero a cambio no existen límites en las cantidades a aportar. La inversión en planes se limita a 10.000 euros anuales para los menores de 50 de años o el 30% de su base imponible o a 12.500 euros anuales para mayores de 50 años o el 50% de su base imponible.

Pero si hablamos de fiscalidad no todo puede reducirse a las aportaciones, también hay que hablar del rescate y en este punto los fondos de inversión salen beneficiados. Actualmente los rendimientos obtenidos de un fondo de inversión se integran con el resto de rentas del ahorro para tributar al 21% los primeros 6.000 euros, al 25% las ganancias entre 6.000 y 24.000 euros y al 27% los beneficios superiores a 24.000 euros.

Por su parte, los rendimientos del plan de pensiones tributarán como rendimientos de trabajo, por lo que dependiendo del resto de ingresos, el tipo efectivo puede ser muy superior. Además, al tratarse como un salario se tributa por todo lo aportado, no sólo por los beneficios, como ocurre con los fondos de inversión.

Sin embargo, según un estudio de Fernando Luque en Morningstar determina que la ventaja de los planes en lo relativo a las aportaciones compensa su desventaja al recuperar el dinero. Este trabajo determina también que la rentabilidad de los planes es superior, aunque también porque para el cálculo se reinvirtieron en el plan los beneficios fiscales del plan en el mismo.

Liquidez

En este punto no se trata tanto de números sino de idiosincrasia inversora y hay muchas personas para las que la disponibilidad del dinero es imprescindible. Sólo los fondos de inversión la aseguran, dentro de un orden. La mayoría de fondos establecen ventanas de liquidez, pero sólo algunos permiten retiradas en cualquier momento.

De todas formas, esto es mucho más ventajoso que las opciones de recuperar el capital que ofrecen los planes de pensiones. Sólo en caso de jubilación, incapacidad permanente y paro de larga duración podremos acceder al dinero invertido.

Aquí no hay discusión posible, los fondos ganan por goleada. Y pese a todo lo mejor es que no hay que elegir entre uno y otro. Se pueden combinar ambos para disfrutar de las ventajas de cada uno de ellos. ¿Es esa vuestra estrategia?

Imagen de Flickr por JavierPsilocybin



Etiquetas: , , ,

Deja un comentario