10 May 13

Pagar menos impuestos: deducciones en la declaración de la renta

publicado por en la categoría Fiscalidad

A la hora de enfrentarse a la declaración de la renta el objetivo de cualquier contribuyente es siempre el mismo: reducir al máximo  la factura fiscal o, lo que es lo mismo, pagar menos impuestos. Para lograrlo hay que recurrir a las deducciones de IRPF, que son precisamente las que permiten evitar pagos en la declaración la renta.

aeat

En la actualidad existen diferentes tipos de deducciones, aunque en términos generales podemos distinguir entre las deducciones generales, que se aplican en todo el estado, y las deducciones autonómicas, propias de cada región.

Las deducciones generales

El estado establece una serie de deducciones en el IRPF que se aplican en todo el territorio nacional salvo en Navarra y País Vasco, que tienen las competencia fiscales transferidas. Son las siguientes:

  • Deducción por adquisición de vivienda habitual: permite desgravar un 15% sobre las cantidades destinadas a la compra de la vivienda habitual sobre una base máxima de 9.020 euros. Entre las cantidades se pueden incluir los seguros de vida y de hogar ligados a la hipoteca.
  • Deducción por alquiler de vivienda habitual: los inquilinos podrán desgravar por el dinero que destinen al alquiler en dos tramos, uno estatal y otro autonómico que dependerá de cada comunidad. El tramo estatal permite deducir el 10,05% de las cantidades aportadas siempre que la base imponible sea inferior a los 24.100 euros. El impuesto está configurado de forma regresiva, de modo que sólo las rentas inferiores a 12.000 euros podrán aplicar la base máxima de la deducción fijada en 9.020 euros.
  • Deducción por rehabilitación de la vivienda: se podrán desgravar las obras que mejoren la eficiencia energética de la vivienda o las imprescindibles para el mantenimiento de su estructura básica. La base máxima de la deducción es de 71.007,2 euros, si bien para beneficiarse del límite máximo de 6.750 euros anuales deberemos contar con una base inferior a 53.007.2 euros. A partir de esa cifra las cantidades sobre los que aplicar la deducción del 20% irán descendiendo a razón de 6.750 – 0,2 x (Base Imponible – 53.007,20).
  • Deducciones por donativos: se podrán desgravar las cantidades aportadas a entidades sin ánimo de lucro, actividades de mecenazgo y otras donaciones contempladas por entidades autorizadas por la ley. El porcentaje de la deducción dependerá del tipo de entidad y de la actividad que desarrolle pudiendo ser del 10%, 20% o 30%.
  • Deducción por actuaciones para la protección del Patrimonio Histórico Español y del Patrimonio Mundial: se podrá desgravar hasta el 15% de las inversiones realizadas.
  • Deducción por nacimiento de hijos y madres trabajadoras: la deducción será de 1.200 euros que se podrán aplicar en el IRPF o cobrar de forma anticipada a razón de 100 euros al mes.
  • Reducción por planes de pensiones:  aunque no se trata de una deducción, los planes de pensiones sí que permiten reducir la base imponible del IRPF en función de las aportaciones realizadas. Existen máximos para estas aportaciones que se pueden consultar en este enlace.

Deducciones autonómicas

A las deducciones nacionales hay que sumar las de carácter autonómico y que en teoría sirven para que el IRPF se adecúe en la medida de lo posible a cada región. Pese a todo, hay algunas desgravaciones que se repiten y que son las siguientes:

  • Deducción por nacimiento y adopción de hijos: establece una cantidad a deducir por el nacimiento de hijos, que generalmente aumenta cuando mayor es el tamaño de la familia. Algunas regiones establecen límites en función de la renta del contribuyente.
  • Deducción por alquiler de vivienda: es el complemento a la deducción estatal y la aplican buena parte de las comunidades autónomas. Existen límites respecto a la edad del contribuyente y las cantidades máximas a deducir.
  • Deducción por fomento del autoempleo: deducciones para quienes se hacen autónomos que mantienes muchas regiones.
  • Deducción por gastos de escolarización: son varias las comunidades que permiten desgravar parte de la matrícula o los gastos en libros para contribuyentes con hijos en secundaria.

Ahora que ya conocéis las deducciones en el IRPF ya sólo falta aplicarlas. En cualquier caso, recordar que para ahorrar en la declaración de la renta no importa tanto como rellenemos el IRPF –que también- sino lo que hagamos con nuestro dinero el año anterior a rendir cuentas a Hacienda.



Etiquetas: , ,

Deja un comentario