13 Feb 18

¿No tienes tiempo o ganas de aprender a invertir? Esto es lo que debes hacer

publicado por en la categoría Economía, Finanzas personales

Hoy en día existen muchos canales para poder invertir de manera individual, pero no todos tenemos tiempo o ganas para hacerlo. Existe opciones para quién se encuentra en esa situación.

De entrada deberemos confiar en el asesoramiento de profesionales. Este es un elemento clave ya que, cuando no queremos o podemos aprender a invertir debemos delegar en quien sabe invertir y nos inspire confianza.

Lo ideal, cuando tenemos claro el tipo de ahorrador que somos, es buscar el asesoramiento especializado en dicha área.

Lo siguiente será encontrar un producto en el que no debamos depositar nuestro tiempo, sólo nuestro dinero. Productos que funcionen solos y que no requieran de grandes decisiones ya que éstas o bien las toma el profesional o bien vienen definidas en las propias características del producto.

Un buen ejemplo de ambas cuestiones unidas lo encontramos en los PIAS o los Unit Linked .

En el caso de los PIAS estamos ante un contrato de seguro en el cual vamos a constituir nuestro ahorro en una futura renta vitalicia. Se trata de un producto en el que tan sólo debemos realizar las aportaciones, hasta un máximo de 8.000 euros anuales, y del que no debemos preocuparnos más allá de su punto de inicio y su punto de finalización. En este caso estamos ante un producto cuya rentabilidad no está garantizada, pero si las aportaciones realizadas. Un producto que puede ofrecer un mayor nivel de rentabilidad que otras opciones y que además puede ser rescatado transcurridos cinco años desde la primera prima.

El caso de los Unit-Linked es diferente. Se trata de seguros que se dirigen directamente a la inversión ya que las primas acaban en un fondo de inversión en el que los activos podrán ser más o menos agresivos según la política del gestor. En este caso estamos hablando de una inversión en la cual nosotros realmente no tenemos que tomar decisiones más allá de nuestro perfil de riesgo y el tipo de producto que se ajuste a él. Es decir estamos invirtiendo ya que asumimos el riesgo de la inversión con una rentabilidad no garantizada, pero buscando que dicha rentabilidad supere la media de otros productos de ahorro inversión.

En ambos casos, como inversores, confiamos en el buen hacer de la compañía y sus gestores y no debemos dedicar tiempo ni esfuerzo a comprender los mecanismos de inversión mucho más allá de nuestra aversión al riesgo. Obviamente se trata de herramientas muy interesantes para quienes desean invertir bien aconsejados, buscar rentabilidades elevadas, pero a la vez no caer en riesgos innecesarios ni en el estrés de controlar de manera constante nuestras inversiones.

Imagen de Flickr



Deja un comentario