19 Ago 13

Metálico o tarjeta de crédito ¿Con cuál te quedas?

publicado por en la categoría Finanzas personales, Jubilación

El dinero de plástico ha ido ganando terreno en los últimos años hasta convertirse en la opción preferida para hacer pagos para muchas personas frente al tradicional dinero en metálico. Lo cierto es que cada una de las modalidades de pago tiene sus ventajas e inconvenientes desde el punto de vista de la gestión de nuestras finanzas personales. Vamos a analizarlas

metalico o tarjeta de credito

Las tarjetas de crédito

En el caso de las tarjetas podemos hablar tanto de tarjetas de crédito como de débito. La ventaja de este sistema de pago es la disponibilidad. Tanto si hay dinero en la cuenta como si no –incluso las tarjetas de débito cuentan con unos cientos de euros de descubierto como margen de cortesía- siempre es posible comprar con el dinero de plástico.

La otra gran ventaja de las tarjetas de crédito frente al dinero en metálico es que permiten un mayor seguimiento de los gastos que realizamos, ya que mensualmente recibiremos en nuestra casa el extracto de la tarjeta donde se detallarán las compras realizadas y si importe. Esto permite controlar mejor en qué hemos gastado el dinero en términos presupuestarios.

A esto hay que añadir el seguro de compra asociado a muchas tarjetas, que nos cubrirá en caso de que el producto que hayamos adquirido sufra un accidente o los seguros de viaje en el caso de contratar un viaje.

Pero el dinero de plástico también tiene sus inconvenientes, que en cierto sentido son el contrapunto de estas ventajas. El primero y más notable es que permiten un mayor consumismo al tener siempre el dinero a nuestra disposición. A esto hay que añadir que son un instrumento de generar deuda en el caso de las tarjetas de crédito, algo que no todo el mundo sabe manejar correctamente.

El dinero en metálico

La ventaja del dinero en metálico frente a las tarjetas de crédito es que sirve para frenar los impulsos consumistas. En este sentido, es una excelente herramienta para ajustarse a un presupuesto, porque no hay más dinero que el que llevemos encima. Precisamente por eso, muchos expertos recomiendan acudir a las rebajas con un presupuesto cerrado y sin las tarjetas de crédito para evitar tentaciones.

Por otra parte, el problema de los pagos en metálico es que muchas veces son más difíciles de rastrear si no hemos guardado la factura que nos entregan en la tienda al comprar un artículo o si no la hemos introducido en nuestro presupuesto al instante.

Y a vosotros ¿Qué sistema os parece el mejor?

 Imagen – 401(K) 2012 en Flick



Etiquetas: , , ,

Deja un comentario