28 Jul 14

Márchate de vacaciones con los deberes financieros hechos

publicado por en la categoría Economía, Finanzas personales

Aunque agosto es el mes de vacaciones por excelencia, cada vez son más las personas que aprovechan el mes de julio para su escapada veraniega. Cuestiones de calendario y de ahorro suelen estar detrás de esta decisión. Pero antes de coger las maletas hay tres cosas que debes repasar de tus finanzas personales.

Márchate de vacaciones con los deberes financieros hechos

No se trata de recuperar el cuaderno de “Vacaciones Santillana” ni mucho menos, pero si los pequeños tienen que cumplir con sus tareas en vacaciones los mayores no deberían ser menos. El verano es el momento para desconectar del trabajo o tomárselo de otra forma, retomar proyectos aparcados y hacer un paréntesis en nuestro día a día. Sin embargo, para que todo este disfrute sea pleno y merecido, conviene partir con esos deberes terminados.

Si recogemos la casa antes de irnos de viaje para encontrarlo todo en su sitio al llegar y ahorrarnos así ese duro trabajo a la vuelta de vacaciones, lo mismo deberíamos hacer con nuestras finanzas. Estas son tres cuestiones que deberías dejar resueltas:

Las inversiones, bajo control y protegidas.

A quienes invierten a largo plazo no debería preocuparles los vaivenes del mercado. Salvo hecatombe, de la que por otra parte se enterarían igual en la playa o en la oficina, podrán disfrutar de un merecido descanso. Sin embargo, quienes operan en el corto plazo sí pueden estar más expuestos a los movimientos de la bolsa. ¿Qué hacer en esos casos? La primera opción es deshacer posiciones durante las vacaciones y la segunda buscar una estrategia de cobertura mediante futuros u opciones.

La tercera vía pasa por llevar las inversiones a activos de menor riesgo o, en su defecto, trasladarlas a productos menos expuestos a la volatilidad del mercado o que tengan estrategias de inversión más a largo plazo.

Fija tu presupuesto vacacional y no te lo saltes

Como muchos padres hacen con sus hijos estableciendo horas de estudio incluso en el apartamento de la playa, este es del tipo de deberes que se llevan también de vacaciones pero que se planifican de antemano. En post anteriores hemos hablado de la diferencia entre las vacaciones que puedes tener y las que de verdad quieres tener.

Si cuentas con un presupuesto vacacional cerrado será más fácil que evites gastos innecesarios o en los que no querías incurrir sin estar metido dentro de la espiral de emociones positivas del momento vacacional. Dicho de otra forma, deja que tu mente racional, que decidió en frío y de forma reflexiva, se imponga a la parte más instintiva de tu cerebro que querrá culminar tu descanso vacacional con gastos no planificados.

Planifica los gastos de tu vuelta

El regreso de vacaciones suele ser duro. La vuelta a la rutina no es sencilla y muchas veces necesitamos seguir haciendo algo diferente para hacerlo más llevadero. Si ya sabes que va a ser así, destina parte de tu presupuesto vacacional a estos gastos. Salir a tomar algo con los amigos, una cena especial o el cine son excelentes fórmulas de que la rutina no entre de golpe en tu vida.

¿Sigues estos pasos?

Imagen de Flickr por Paulo Brandão



Etiquetas: , ,

Deja un comentario