18 Ago 16

Los inversores tienden a ser cortoplacistas y poco realistas con la rentabilidad (estudio de Schoeders)

publicado por en la categoría Economía, Finanzas personales, Renta fija corto plazo, Renta fija largo plazo, Renta fija mixta, Renta variable, Renta variable mixta

¿Sabemos cómo nos comportamos como inversores? El informe de Schroeders en el Global Investors Study 2016 nos arroja mucha luz al respecto.

Los inversores tienden a ser cortoplacistas y poco realistas con la rentabilidad (estudio de Schoeders)

Adelantemos que, según este informe, hay una conclusión importante por encima de todas: los inversores mantenemos expectativas que se alejan de la realidad, no sólo en lo que a la rentabilidad se refiere, que sería razonable, sino también en cuanto a plazos de maduración de la inversión.

Profundizando más, el informe viene a mostrar un amplio abanico en los objetivos finales de los inversores medios. Desde quienes simplemente invierte como mecanismo de rentabilidad inmediato, hasta quienes apuestan por búsquedas de carteras de inversión consolidadas en el tiempo.

Uno de los objetivos que más importa a los inversores, siempre según este estudio, es la planificación de la jubilación. Sin embargo, resulta interesante comprobar como cuando se trata de profundizar en lo que a dicha planificación se refiere, no tenemos tan claros los objetivos, ni los pasos, ni los procesos que debemos seguir.

En cierto modo se da el perfil que ya indicábamos al comienzo del artículo: sabemos y asumimos la necesidad del ahorro para la jubilación, pero, a la vez, no calibramos ni valoramos bien la cantidad que debemos ahorrar, los instrumentos para hacerlo, ni mucho menos el tiempo durante el que debemos hacerlo. Con una alarmante tendencia a la baja en todas estas consideraciones.

Por qué no somos realistas al invertir

Uno de los motivos clave es el ya explicado: tendemos a sobrevalorar la rentabilidad que vamos a poder obtener y los plazos en los que vamos a obtenerla.

Esto se comprueba de manera radical cuando observamos como en el estudio los inversores esperan un rendimiento de sus activos superior al 9%. Este rendimiento es absolutamente incompatible con el momento actual en cuanto a la rentabilidad relacionada con los tipos de interés, máxime cuando uno de los elementos principales, y, destacable en estos inversores, es la preservación de su capital. Dicho de otro modo, se pretende obtener rentabilidades casi mágicas en productos garantizados, todo ello en un marco de mínimos históricos de los tipos de interés.

Tampoco somos realistas con los plazos

Pero no es sólo en la expectativa de rentabilidad donde sobrevaloramos nuestras inversiones. Según el estudio, el ahorrador medio no es en absoluto un inversor a largo plazo. De hecho, la gran mayoría de inversores mantiene sus posiciones durante un plazo medio de tres años y sólo un porcentaje inferior al 20% supera con sus posiciones los cinco años.

Dependiendo del tipo de inversión, estos plazos son sencillamente cortos. Cuando se trata de activos de alta volatilidad como la renta variable los plazos de inversión han de aumentar necesariamente para compensar la volatilidad. Por otro lado, cuando los objetivos son tan claros como el de ingresos complementarios para la jubilación, se trata de carteras a largo plazo que deben consolidarse en el tiempo, movilizando diferentes estrategias de inversión.

Esta sobrevaloración tanto de la rentabilidad como de los plazos puede traer consigo un problema mucho más elevado de lo que parece a priori. Tengamos en cuenta que si nos plantamos en un escenario, por ejemplo, a 10 años vista de la jubilación, con un ahorro escasamente consolidado, deberemos realizar un esfuerzo extraordinario para tratar de compensar lo no obtenido.

Imagen de Flickr



Etiquetas: , ,

Deja un comentario