20 Sep 13

Los diferentes niveles financieros

publicado por en la categoría Finanzas personales, Jubilación, Noticias

Todos estamos habituados a oír hablar de clase baja, clase media y clase alta como una forma de clasificar la situación económica y social de una determinada persona. Se trata de la clasificación más extendida pero no la única. De hecho, los gurús de las finanzas personales suelen desestimarla para optar por otra mucho más enfocada a la gestión y acumulación del dinero.

9599636612_185c9428dd_k

Se puede así hablar de diferentes niveles financieros que habrá que ir superando hasta llegar a la riqueza o abundancia financiera. La ventaja de utilizar una estratificación diferente a la social y más específica es que puede suponer un punto de motivación adicional para ponerse al día con la gestión de nuestro dinero.

Se puede diferenciar entre seis niveles financieros dejando de lado estadios como la pobreza y las grandes deudas. Vamos are pasarlo:

Nivel 1: Endeudados – En este punto los gastos superan habitualmente los ingresos y suele ser habitual tener que recurrir a financiación para poder llegar a final de mes. Este tipo de señales de alerta deben servir para empezar a tomarse más en serio nuestra gestión financiera, en caso de no haberlo hecho ya, para tratar de revertir la situación. Durante los primeros estadios del endeudamiento todavía hay margen de maniobra, algo que va disminuyendo conforme aumentan las deudas.

Nivel 2: Vivir al día – En este caso estamos hablando de economías donde los ingresos sirven para cubrir los gastos pero sin margen para el ahorro ni ningún tipo de reserva financiera. Para quienes viven al día cualquier imprevisto puede traducirse en un problema económico que necesite recurrir al endeudamiento. Quienes se encuentren en este estadio y todavía no hayan orquestado su plan de acción financiero no deberían tratar en hacerlo, especialmente si cuentan con ingresos elevados. Y es que hay muchas personas que pese a contar con emolumentos considerables viven al día precisamente porque sus gastos fijos también son demasiado elevados.

Nivel 3: Estabilidad financiera – Es el nivel básico al que todos deberían aspirar y que ya supone un control sobre el devenir de las finanzas personales. Se encuentran en este punto quienes han logrado cuadrar sus cuentas y dispone, además, de un colchón económico que les permitirán subsistir por lo menos seis meses sin ingresos. Quienes se encuentran en esta fase son capaces de ahorrar mes a mes y pueden orquestar ya un plan de inversión en condiciones.

Nivel 4: Seguridad Financiera – Un paso más adelante se encuentra la seguridad financiera, que implica ya contar con un mínimo de planificación. Quienes se encuentran en este nivel son capaces de cubrir sus gastos básicos sin trabajar sólo a través de sus ingresos pasivos. Es decir, cuentan con inversiones capaces de generar suficiente capital como para abandonar el mercado laboral, aunque en este caso vivirían sin ningún tipo de lujo. En este punto las posibilidades de seguir haciendo crecer el patrimonio son enormes, porque se dispone de más capital para invertir.

Nivel 5: Libertad Financiera– En su momento ya vimos qué es la libertad financiera y como consiste en alcanzar un patrimonio que genere rentas capaces de costearnos el estilo de vida que se desea. De esta forma, el trabajo se convierte en una opción más que en una obligación y se podrá vivir únicamente de las inversiones realizadas y otros activos que generen rentas.

Nivel 6: Abundancia financiera o riqueza – Aquí se puede vivir como uno realmente desea, sin privaciones y, por supuesto, sin obligaciones laborales. La diferencia con la libertad financera estriba esencialmente en que no sólo cubrimos el estilo de vida deseado, sino otra serie de caprichos adicionales.

Y vosotros ¿En qué estadio os encontráis?

Foto de flickr por publicstock



Etiquetas: , , ,

Deja un comentario