4 Oct 13

Gestión financiera para veinteañeros

publicado por en la categoría Finanzas personales

Cada etapa en la vida tiene aparejadas una serie de elementos y experiencias vitales que la definen. Por eso mismo muchos padres instan a sus hijos a salir al mundo y a ‘desmelenarse’ hasta cierto punto, conscientes de que conforme se hagan mayores será más difícil lograrlo.

3391128270_394af826e2_z

Si bien es complicado establecer una edad concreta en la que ya pueden dejar de cometerse ‘locuras’, sí que parece que con la entrada en la treintena muchas personas comienzan un cambio gradual en su vida. En el caso de las entidades financieras, los 30 años marcan esta línea, algo que también hace el Gobierno en el caso de los beneficios fiscales para el alquiler ‘a jóvenes’, por ejemplo.

Si identificamos este periodo de la vida con el ser “joven” será más sencillo abordar las necesidades financieras para veinteñaeros y, por lo tanto, los consejos para su gestión. En esta etapa de la vida es cuando las personas pasan primero por la universidad o se forman de uno u otro modo, después se incorporan al mercado laboral y en muchos casos terminan independizándose de sus padres. Y todo esto dentro de una actitud generalizada que les lleva a querer disfrutar de la vida sin excesivas responsabilidades más allá de cuidar de sí mismo.

Estos son los consejos que deben seguir para una correcta gestión de sus finanzas.

  • El dinero no lo es todo en el trabajo. Este es un error que por fortuna comienza a desterrarse a edades tempranas. La primera relación con el dinero puede hacer que la tentación de elegir la oferta económica más alta sea, pero en este punto puede ser más operativo optar por trabajos que permitan formarse y que aportarán más a largo plazo.
  • Adquirir formación financiera. Es algo que no suele a preocupar a los jóvenes pero que, sin embargo, resulta crucial. Además de aprender a presupuestar conviene familiarizarse con cuestiones fiscales o las partes de una nómina, entre otras cosas.
  • Ahorrar, presupuestar e invertir. Las tres bases de la gestión financiera que también deben estar presentes en esta temprana etapa de la vida. De hecho, con los primeros ingresos será necesario empezar a ahorrar para costearse viajes y otros caprichos, para lo que será necesario presupuestar. Los más avezados incluso comenzarán a invertir, algo recomendable para cualquier perfil.
  • Planificar gastos futuros. Aunque pueda parecer que todavía hay muchos años por delante para comprar una casa, formar una familia o casarse, lo cierto es que el tiempo pasa rápido. Además, el propio funcionamiento del interés compuesto ayuda a comenzar a ahorrar y planificar cuanto antes.

¿Qué otros consejos podéis darnos?

Foto de Flickr por Aitor Escauriaza



Etiquetas: , , , ,

Deja un comentario