23 Ene 18

Estrategias de distribución de activos: cómo deberías crear tu cartera

publicado por en la categoría Economía, Finanzas personales, Gestión de planes de pensiones, Productos de ahorro

Una buena distribución de activos puede ser la clave del éxito en una cartera de inversión. Veamos cómo podemos aplicar esto en nuestras inversiones.

Cuando haces una distribución de tus activos, en la práctica estableces un objetivo para cada una de las clases entre estos activos: por ejemplo, acciones, bonos, liquidez y, con estos objetivos, tratas de lograr equilibrio para obtener ganancias en las inversiones.

Aunque se podría aplicar casi a cualquier tipo de inversor, desde luego la distribución de activos debería estar siempre presente en los objetivos financieros a largo plazo.

Pensemos en nuestra inversión como una puerta. Si queremos que los tomates ocupen sólo el 15% de nuestra huerta, pero, se descontrolan y comienzan a crecer hasta ocupar más de un 30% probablemente queramos volver a equilibrar la huerta. Para ello o bien a cortaremos la producción de otras verduras u hortalizas, o bien ampliaremos la huerta para que el tomate vuelva a representar el 15%.

El mecanismo básico para que esto ocurra de manera adecuada es tratar de reequilibrar las carteras de inversión cada 12 meses o 18 meses como máximo, para aprovechar la distribución de activos en tu beneficio

Un ejemplo practico

Supón que te encuentras cerca de los 30 años y dispones de una cantidad en torno a los 3000 € para invertir. Si quieres hacer una distribución estratégica de los activos deberás establecer algunos porcentajes en cada activo en función de los objetivos que te marques.

Siendo joven como eres, y con muchos años aún antes de la jubilación, puedes estar dispuesto a asumir más riesgo en tus inversiones. De este modo colocas tu dinero del siguiente modo:

  • El 80% (2400 €) en acciones
  • El 20% (600 €) en bonos

Ahora sitúate 18 meses después. Resulta que tus acciones han funcionado muy bien y han acumulado un 20% de la inversión, sin embargo, los bonos sólo han ganado 2%. Esto modificaría la distribución inicial de tus activos ya que las acciones supondrían el 82% (2880 €) y los bonos supondrían el 18% (612 €)

En esta situación tus activos se encuentran desequilibrados en relación a los objetivos que marcaste, sería interesante en este caso equilibrarlos. Para ello, simplemente, deberías sacar el 2% de las acciones y colocarlo en los bonos. Esto volvería a resituar tu objetivo.

Obviamente los cambios son necesarios con el tiempo. A medida que nos hacemos mayores nos vamos volviendo más conservadores, por necesidad, con las inversiones. Esto hará que vayamos cambiando el porcentaje de asignación de activos reduciendo el riesgo y aumentando la seguridad.

Este tipo de estrategia básica funciona ya que permite períodos relativamente largos en los que no hay transacciones constantes, evitamos las comisiones y dejamos que los mercados se muevan, desajustándose y ajustándose. Por otro lado, en un ciclo de un año o año y medio podemos cambiar la cantidad que asignamos en los activos de manera razonable, son periodos de tiempo interesantes y válidos a tal efecto.

Imagen de Flickr



Etiquetas: , , , , ,

Deja un comentario