31 Ene 14

En qué consiste el apalancamiento financiero

publicado por en la categoría Economía, Jubilación

A fuerza de escucharlo en los medios de comunicación en relación a la deuda, el término apalancamiento financiero le suena ahora a la mayoría de españoles pero ¿Sabemos realmente lo que significa? La definición más sencilla nos dice que apalancarse es endeudarse para poder invertir más recursos de los que poseemos. Dicho de otra forma, en lugar de contar únicamente con nuestro dinero para hacer una compra o una inversión, nos endeudamos para tratar de obtener un beneficio mayor.

que es el apalancamiento financiero

El apalancamiento financiero no es negativo o positivo en sí mismo. Todo dependerá de su uso y, sobre todo, del grado de apalancamiento. Para entenderlo mejor nada como un ejemplo práctico. Si invertimos un millón de euros en acciones y éstas suben un 8% al final del año habremos acumulado 1.800.000 euros. Podemos poner todo el dinero por nuestra cuenta y la ganancia sería de 80.000 euros. Pero qué ocurre si de ese millón financiamos 500.000 a través de un préstamo al 6%. En ese caso deberé al banco 30.000 euros en concepto de intereses más el capital que me prestó. Esto hace que las ganancias totales sean de 77.000 euros, pero aportando sólo 500.000 euros en lugar de 1.000.000 de euros. Porcentualmente estamos hablando de una ganancia del 15,4%. La diferencia es más que significativa.

Pero como hemos mencionado no todo son alegrías con apalancamiento financiero y al igual que la rentabilidad se multiplica, también lo hacen las pérdidas si la operación no marcha como habíamos pensado. Siguiendo con el ejemplo anterior, si invierto 1.000.000 en acciones, estas bajan y las retiro cuando valen 800.000 euros, habré perdido 200.000 euros, lo que supone una caída del 80%. Si opto por apalancarme en la misma medida que el ejemplo anterior, habré perdido los mismos 200.000 euros, pero ahora deberé sumar a las pérdidas los 30.000 euros de intereses más los 500.000 euros que pedí prestados. A efectos prácticos, en lugar de quedarme con 800.000 euros me quedaré con 270.000 euros. En lugar de un 20% he perdido un 54%.

La clave para un buen uso del apalancamiento está, lógicamente, en la moderación y en encontrar el punto de equilibrio entre el capital propio y el crédito. De otra forma el riesgo que estaremos corriendo podrá superar incluso el capital del que disponemos y encontrarnos con que al final no sólo hemos perdido nuestro capital, sino que además debemos el dinero del préstamo. Otra forma, a fin de cuentas, de endeudarnos por encima de nuestras posibilidades.

¿Os ha parecido interesante?

Imagen – commons.wikimedia

 



Etiquetas: , ,

Deja un comentario