11 Ene 18

Empieza en enero tu plan minimalista

publicado por en la categoría Economía, Finanzas personales, Productos de ahorro

Solemos pensar en el minimalismo como una corriente arquitectónica, pero cada vez son más las personas que lo aplican como un concepto de vida.

Como corriente arquitectónica el minimalismo surge de la frase “menos es más” acuñada por el arquitecto alemán Mies van der Rohe. Es a partir de esta idea cuando se gesta no sólo una corriente arquitectónica sino también un pensamiento estético.

Sin embargo, cada vez son más las personas que aplican el minimalismo en su vida. Esto se hace con un principio básico de vivir con lo esencial para administrar menos. Lógicamente, esto puede traernos beneficios económicos importantes si somos capaces de adaptarnos a su puesta en práctica.

Cuanto más tienes más gastas

Desde un punto de vista financiero cuestiones como almacenar objetos con poco o ningún uso supone un coste y por tanto un perjuicio económico. Esto lo podemos aplicar prácticamente a cualquier ámbito en nuestra vida.

Hay muchos ejemplos que podríamos citar. Desde la acumulación de objetos tecnológicos que, en muchos casos, repiten funciones, hasta cuestiones más cotidianas como el uso del vehículo privado en lugar del vehículo público.

En general, si se quiere empezar a aplicar ideas minimalistas en nuestra economía, y no sólo en lo que al hogar se refiere, debemos comenzar por realizar una evaluación lo más realista posible de nuestras pertenencias. El volumen de pertenencias determina muchas veces la cantidad de espacio que necesitamos. Imagina que puedes reducir tus pertenencias a la mitad, y que, por tanto, ganas espacio de almacenamiento: esto se puede traducir en una necesidad de menor superficie en la vivienda, menos gasto en alquiler o compra.

En buena medida tratar de ser minimalista con nuestras cosas tiene algo de practicar cierto desapego emocional. La gente que lo consigue coincide en haberse dado cuenta de lo absurdo de la acumulación y el gasto extra que supone. Por ejemplo, acumular muchos pares de zapatos cuando realmente nos podría valer con dos o tres pares.

El minimalismo en tus finanzas

Si en el resto de aspectos de nuestra vida el minimalismo puede ser beneficioso, en el caso de las finanzas personales debería ser un objetivo para todos.

En general la tendencia a acumular productos financieros sin mucho sentido está instalada en la mayoría de personas. Acumulamos tarjetas sin necesitar todas ellas, acumulamos cuentas bancarias que olvidamos cerrar y que a la larga pueden suponer problemas graves, contratamos productos financieros sin un análisis profundo de lo que nos suponen.

Aplicar el minimalismo a tus finanzas pasa por revisar a fondo lo que tienes y, en un ejercicio de realismo, decidir qué es lo que realmente necesitas. Generalmente con una cuenta nómina, puede que una cuenta de ahorro, los seguros necesarios para tu protección y aquellos productos de ahorro e inversión que más se ajusten a ti tendrás más que suficiente. Desecha aquellos productos que no usas, o que usas poco, y elige lo realmente útil.

Ojo, aplicar el minimalismo no significa dejar de cubrir las necesidades fundamentales. En el caso de los seguros no se trata de abandonar la protección que éstos brindan, sino de elegir bien lo que contratamos y que sus coberturas sean las que realmente necesitamos.

Imagen de Flickr



Etiquetas: , , , ,

Deja un comentario

cuatro × cinco =