5 Mar 14

Dinero en pareja: Por qué debe ser ella quien gestione el capital

publicado por en la categoría Fiscalidad

Que hombre y mujeres son diferentes es un hecho y no nos referimos ya a cuestiones físicas. Basta con observar el comportamiento de niños y niñas en el parque para darse cuenta. Bien por condicionamiento, educación o por pura genética, lo cierto es que las niñas tienden a ser más tranquilas y reflexivas que los niños, más activos, alocados y más dados a dejarse llevar por los impulsos.

vida_cancerdemama_sept2013

Estas características básicas no se pierden al llegar a la edad adulta y así, por ejemplo, las mujeres son menos dadas a tener accidentes al volante, así como a ser multadas por exceso de velocidad. En pocas palabras: son más prudentes. Y no sólo en carretera. Las mujeres también son mejores gestoras empresariales y financieras o por lo menos esto es lo que se desprende de diferentes estudios.

En 2008 un estudio de la Escuela de negocios de Columbia titulado El poder de las chicas: la participación femenina en la alta dirección y los resultados empresariales descubrió que un alto porcentaje de mujeres en los puestos de dirección equivale a una mejora en la cuenta de resultados de la compañía. Sin embargo la investigación también determinaba que el comportamiento de la empresa es más positivo cuando las mujeres se encuentran en cargos de alta dirección y mandos intermedios que cuando una mujer ocupa el puesto de CEO o directora general.

Otro informe de Sodexo confirma esta tendencia. Según sus datos las compañías con más de un tercio de mujeres directivas ganan un 42% más de media y la rentabilidad de sus acciones es un 53% mayor.

También en la gestión financiera

La gestión financiera no es el único ámbito en el que las mujeres sobresalen por encima de los hombres. Ellas también son mejores gestoras en el ámbito financiero. El bróker TNS Infrates llevó a cabo un estudio sobre inversión con hombres y mujeres en Alemania y las últimas obtuvieron mejores resultados, algo también avalado por una prueba similar de Coral Consors realizada entre 2006 y 2007.

Las claves de estos resultados se encuentran de nuevo en la prudencia. Las mujeres son gestoras de capital son menos dadas a asumir grandes riesgos, endeudarse o a apostar todo su capital a una sola carta.  No se trata tanto de que huyan del riesgo sino de que son más conscientes del mismo.

Además, en momentos de incertidumbre muestran una mejor visión de conjunto sobre dónde invertir.

En el apartado corporativo, la fortaleza de las mujeres como jefas o directivas estriba en su mayor capacidad de comunicación y un mejor cuidado de las relaciones interpersonales. A esto hay que añadir una menor tendencia al sobreendeudamiento.



Etiquetas: , ,

Deja un comentario