8 Jul 13

¿Debo pedir un préstamo para irme de vacaciones?

publicado por en la categoría Finanzas personales, Noticias

Cuando aprieta el calor y llega el verano todo el mundo quiere disfrutar de un merecido descanso después de meses de duro trabajo. Las vacaciones no dejan de ser la culminación a todo un año laboral, el fin último por el que muchas personas trabajan, para poder descansar esos días y vivir nuevas experiencias.
Esta mentalidad, unido a la fuerte bajada de los precios de los billetes de avión y la capacidad para organizar un viaje a casi cualquier lugar del mundo desde el salón de nuestra casa, ha puesto de moda grandes viajes y destinos exóticos. Así, hay muchas personas que se han acostumbrado a realizar un gran viaje una vez al año y no son capaces de prescindir de él.

Lo que ocurre es que querer no siempre es poder y muchas veces las finanzas personales no soportan el viaje que teníamos pensado o simplemente no soportan ningún tipo de viaje. Surge entonces la duda: ¿conformarse con unas vacaciones más modestas e incluso sin vacaciones o pedir un préstamo para poder disfrutar de ese descanso?
Desde un punto de vista estrictamente financiero, la primera opción es la adecuada y la segunda deberíamos descartarla según pase por nuestra mente. En términos generales, el endeudamiento deberíamos reservarlo para cuestiones más importantes, que tengan un calado en nuestra vida a largo plazo como puede ser la compra de un coche, una casa o los denominados grandes electrodomésticos.

Para empezar, al pedir el préstamo estamos pagando más por nuestras vacaciones, concretamente el tipo de interés que hayamos podido conseguir. De esta forma si hemos solicitado 5.000 euros a un 8%, terminaríamos pagando 5.400 euros. Además, estamos afectando nuestro flujo de caja durante todo el tiempo que tardemos en devolver el préstamo.

Sin embargo, el mayor mal de pedir un préstamo para irnos de vacaciones es que no realizamos el necesario trabajo de presupuestar y de ahorrar para conseguir un objetivo a medio plazo realmente apetecible. Las vacaciones de verano son uno de los elementos que puede hacer que ahorrar y mantener a raya nuestras finanzas merezca realmente la pena. Debe ser una motivación adicional para seguir con el plan que hayamos trazado y el ‘dinero fácil’ de un préstamo no supondría sino un inconveniente.
Y vosotros ¿Pediríais un préstamo para ir de vacaciones?

Imagen – Christian Frausto Bernal en Flickrcredito para ir de vacaciones



Etiquetas: , , ,

Deja un comentario