13 Jul 17

¿Cuánto dinero debo destinar a mis vacaciones?

publicado por en la categoría Finanzas personales, Noticias

Sin duda las vacaciones son una fuente de gasto muy importante, que afecta al conjunto de las finanzas personales durante todo el año. No siempre tenemos claro realmente cuánto dinero debemos destinar a las vacaciones, y esto debería ser una prioridad, ya que un mal cálculo en el gasto vacacional puede suponer una economía doméstica descompensada durante todo el resto del año.

 dinero vacaciones

No cabe duda que las vacaciones son importantes. Desde todos los puntos de vista, desconectar del estrés cotidiano y descansar de las labores profesionales resulta saludable. Sin embargo, para nuestro bolsillo esto no siempre es tan saludable.

A la hora de plantear unas vacaciones solemos tender a no resultar tan racionales en cuanto al gasto como con otras actividades. Por ejemplo, no nos plantearíamos la adquisición de un vehículo sin controlar hasta el más mínimo detalle relativo al gasto, es decir, accesorios, seguro, mantenimiento, valoraríamos incluso la posible devaluación futura del vehículo. Sin embargo, cuando calculamos unas vacaciones nos solemos centrar en dos grandes áreas de gasto: el alojamiento y el transporte, pero, se nos olvida que durante ese periodo de tiempo realizamos gastos añadidos, fundamentalmente relacionados con el ocio.

¿Cuánto dinero debo destinar a mis vacaciones?

Lo cierto es que no hay una cifra concreta y ni siquiera un porcentaje máximo de nuestro presupuesto que debamos asignar a las vacaciones. Por muy raro que pueda parecer, todo depende de las prioridades personales de cada uno y de donde quiera destinar su dinero.

Sin embargo, sí que hay dos factores a tener cuenta y que limitarán efectivamente el dinero de las vacaciones. El primero es que para poder irnos de vacaciones con la conciencia tranquila, deberemos dejar los deberes hechos, es decir, tendremos que tener nuestras finanzas en orden y al día. Si directamente desconocemos nuestros flujos de capital, gastos e ingresos, sería conveniente hacer un ejercicio de autocrítica y un mínimo estudio antes de gastar en vacaciones un dinero que quizás no tenemos o que podremos necesitar en un futuro inmediato.

El segundo punto tiene que ver directamente con el presupuesto personal y la partida de gastos de la que saldrá el dinero de las vacaciones. Este debe ser el dinero del ocio o de ahorros concretos, en función de cómo hayamos dividido el presupuesto. De esta forma, el capital que gastemos en vacaciones no podrá nunca superar el porcentaje que destinemos a estas partidas.

Con estos puntos claros, el dinero a gastar dependerá ya de nuestras preferencias. Si tenemos un presupuesto bien armado, estamos ahorrando a largo plazo para la jubilación y tenemos un buen colchón financiero, nada tiene por qué impedirnos gastar el 70, 80 e incluso el 90% del presupuesto en ocio de ahorros concretos en las vacaciones. Y además podremos hacerlo tranquilos, sabiendo que el resto de nuestro engranaje económico avala esta decisión.

Ya que el coste de unas vacaciones suele ser obligado y no puede obtenerse de una sola mensualidad, esto nos obligará a planificar anticipadamente cuánto dinero queremos gastarnos en estos días libres y muy seguramente también incentivará que tratemos de buscar opciones más económicas una vez elegido el destino para obtener un mayor rendimiento de nuestro dinero.

Un presupuesto para las vacaciones, la mejor respuesta posible

Si ya hemos valorado la importancia de un presupuesto doméstico como elemento central para controlar nuestras finanzas personales, parece interesante valorar la posibilidad de confeccionar un presupuesto a escala para nuestras vacaciones.

Y es que sin duda elaborar un presupuesto para las vacaciones puede ser una de las mejores respuestas a la hora de determinar cuánto dinero es el adecuado para este periodo vacacional.

En ese presupuesto en primer lugar podemos consignar el dinero que vamos a destinar de manera directa durante el resto del año para el ahorro orientado a las vacaciones. Es perfectamente factible, como hemos visto anteriormente, destinar una parte de nuestro ahorro precisamente a consolidar una cantidad orientada al gasto vacacional.

Partiendo de esa cantidad realizar un presupuesto es simple, calcula lo que te cuesta el alojamiento, calcula lo que te cuesta el transporte, calcula lo que te cuesta habitualmente la alimentación y súmale al menos un 20%, añade una cantidad razonable destinada a ocio, y añade también una cantidad destinada a imprevistos que en este caso se corresponden más como gastos extra que con los imprevistos tradicionales en el hogar.

Si eres capaz de realizar este ejercicio de previsión de gasto vas a obtener una cifra muy cercana a tu gasto vacacional. Ojo, esto sólo un ejercicio, si posteriormente no eres capaz de cumplir los índices de gasto que te has marcado, el presupuesto no vale absolutamente para nada. Por tanto debe ser un ejercicio realista de reflexión sobre tus hábitos a la hora de gastar en vacaciones.

Huye del crédito

Una vez hayas determinado la cantidad que necesitas y contrastado dicha cantidad con el dinero que dispones, podrás valorar realmente el tipo de vacaciones que te puedes permitir.

Un error muy frecuente es priorizar la necesidad de descanso, muy importante, a tu realidad económica, desafortunadamente más importante. Si el dinero no alcanza para unas vacaciones tradicionales lo cierto es que resulta mucho más inteligente buscar alternativas vacacionales a buscar financiación a crédito para tus vacaciones. La financiación a crédito para las vacaciones no deja de ser un pequeño exceso que va a repercutir en amortizaciones con intereses durante al menos una buena parte del resto del año.

Resulta mucho más interesante equilibrar tu economía, continuar ahorrando y poder asumir unas buenas vacaciones cada dos años que endeudarte de manera constante por financiar a crédito unas vacaciones anuales. Obviamente esto es cuestión de cada uno, pero el coste que asumirás a largo plazo por financiar esa cantidad de dinero va a ser muy elevado.

Imagen – Tax Credits en Flickr



Etiquetas: , , ,

Deja un comentario