3 Jul 13

¿Conoces tu capacidad de endeudamiento?

publicado por en la categoría Finanzas personales

La deuda forma parte íntegra de nuestras finanzas y no hay más que pensar en la actual crisis económica para darse cuenta de ello. En este sentido, toda planificación financiera debe empezar por la base de no endeudarnos más allá de lo que ingresamos, aunque una buena gestión irá más allá y establecerá una serie de límites razonables al dinero que podemos pedir prestado. Estos límites son lo que se conoce como capacidad de endeudamiento.

recate plan de pensiones

La capacidad de endeudamiento se calcula sobre los ingresos que somos capaces de generar en un momento dado y sobre la previsión de ingresos que tendremos a medio y largo plazo. En términos generales está aceptado que para una correcta gestión financiera el nivel de deuda no debe sobrepasar el 35% de los ingresos, si bien hay quienes elevan este porcentaje hasta el 40%.

Aunque el porcentaje pueda parecer bajo a priori, se estima que más allá de esos niveles, cualquier imprevisto o cambio negativo en los flujos de capital que ingresamos puede terminar convirtiéndonos en morosos. Supongamos por ejemplo que debemos aceptar un recorte salarial, algo que está a la orden del día en la situación actual. ¿Qué ocurriría si más del 50% de nuestro presupuesto se destina al pago de la deuda? Pues que posiblemente lo pasaríamos muy mal para atender nuestras obligaciones financieras.

La capacidad de endeudamiento debe presente en cada paso financiero que debemos y de hecho así lo está cuando pedimos un crédito para comparar el coche o solicitamos una hipoteca. Cada entidad tiene su propia política de riesgos, pero todos cuentan con una referida a la capacidad de endeudamiento que está dispuestas a aceptar de cada cliente.

Uno de los errores más comunes por parte de los particulares y que también han cometido algunas entidades financieras, es sobrepasar estos límites pensando que los ingresos futuros serían mayores de lo que luego han sido. Hay mucha gente que pidió hipotecas muy ajustadas que consumían hasta el 50% y 60% de su salario pensando que con el paso del tiempo ganarían más y estarían más deshaogados. Cuando no ha sido así e incluso han aumentado los gastos es cuando han llegado los problemas. Precisamente por eso, en cuestiones relacionadas con el endeudamiento, más vale ser prudente.



Etiquetas: , ,

Deja un comentario