21 Oct 13

Cómo funcionan y para qué sirven las tarjetas de crédito

publicado por en la categoría Finanzas personales, Jubilación

Las tarjetas de crédito han pasado de ser un elemento de una minoría a estar presentes en las carteras de casi todos los españoles. De hecho, raro es el caso de quien no cuenta con dos o tres tarjetas de débito o crédito. Sin embargo, una cosa es contar con el producto y otra bien diferente saber cómo utilizarlo.

3261140247_c5e3e2a741_z

En este artículo vamos a desterrar cualquier duda sobre el funcionamiento de las tarjetas de crédito. Para empezar, conviene distinguir entre una tarjeta de crédito y de débito, que se diferencian precisamente en que la primera permite financiarse –obtener un crédito- y la segunda no, de forma que cuando se agota el dinero en la cuenta no concede crédito.

Una vez aclarado este punto podemos volver a distinguir entre tarjetas clásicas y tarjetas de revolving o, lo que es lo mismo, entre pago aplazado o línea de crédito.

De forma resumida, las tarjetas clásicas funcionan mediante el pago aplazado, estableciendo un día de pago en el que se cobran todas las deudas contraídas hasta ese momento. Es decir, que durante un mes la tarjeta nos da crédito para nuestras compras y no carga contra la cuenta las adquisiciones que vayamos haciendo. Una vez alcanzado el día de pago, se cobran todos los cargos. Si no hay dinero, se genera una deuda con sus correspondientes intereses que se liquida en cuanto haya saldo en la cuenta y aquí está el gran hándicap de este producto, cuyos intereses pueden alcanzar el 20%.

En el caso de las tarjetas revolving el funcionamiento es bien diferente. Este producto ofrece una línea de crédito por la que el usuario irá pagará una cuota cada mes. Se establece una deuda desde el primero momento que el usuario va devolviendo a través de cuotas mensuales establecidas previamente. De esta forma, el usuario no tiene que pagar todo lo que consuma, sino el capital que haya pactado. Como es lógico, la deuda irá creciendo y con ella los intereses que deberá pagar.

Las tarjetas de crédito no son en sí mismas malas, como muchas personas afirman, simplemente se hace un mal uso de ellas. En realidad, una tarjeta clásica adelanta un dinero y además lleva aparejados una serie de beneficios en forma de seguros de viaje y otros servicios que pueden ser de gran utilidad.

Foto de Flickr por rahego



Etiquetas: , , , ,

Deja un comentario