18 Abr 14

Cómo funcionan los fondepósitos

publicado por en la categoría Fiscalidad

Los fondepósitos son uno de esos productos financieros que cíclicamente saltan a la primera plana de las portadas, bien para analizar la conveniencia de invertir en ellos o bien como alternativa a los depósitos. Para quienes todavía no estén familiarizados con el término, los fondepósitos no son sino fondos de inversión que destinan por lo menos el 50% de su capital a la inversión en depósitos a corto plazo a menos de un año. La legislación vigente establece, además que no pueden apostar más de un 20% de su cartera por un sólo plazo fijo.

Cómo funcionan los fondepósitos

Lo que muchos se estarán preguntando en este punto es por qué invertir en un fondepósito pudiendo contratar directamente el depósito deseado, evitando además las comisiones propias del depósito. La clave en este punto es una mayor rentabilidad, por lo menos en teoría, y una mayor diversificación de riesgos. Se supone que a mayor capital hay mayor poder negociación y que una entidad bancaria ofrecerá mejores condiciones a quien acude con 100.000 euros que a quien sólo cuenta con 10.000 euros. De hecho, sólo hay que ver algunas ofertas de depósitos para darse cuenta de ello.

Sin embargo, la verdadera ventaja de los fondepósitos estriba en su fiscalidad pues, a diferencia de los plazos fijos, aquí no habrá que pagar impuestos al vencimiento de cada depósito, sino cuando efectivamente se retire el dinero. Se trata, además, de un producto relativamente seguro o, en el peor de los casos, menos volátil que otras alternativas en el mundo de los fondos de inversión.

Esto no quiere decir que la seguridad de un fondepósito pueda compararse a la de un plazo fijo. De hecho, la inversión de los fondepósitos no está cubierta por el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD). De esta forma, si el banco donde están los depósitos quebrase, el fondepósito no recuperaría la cantidad invertida.

Entre las obvias desventajas de los fondepósitos está la ya mencionada de las comisiones, si bien estas son mucho menores que las del resto de fondos. Al final, estamos ante un producto con un perfil de riesgo bajo pero también con unos rendimientos limitados.

Lo que no debemos perder de vista a la hora de contratarlo es que no estamos contratando un depósito, sino un fondo. A partir de ahí, será cuestión de ver cómo encaja dentro de nuestra cartera de inversión.

 Imagen de Flickr por Images_of_Money



Etiquetas: , ,

Deja un comentario