22 Ene 14

Cómo funcionan los depósitos estructurados

publicado por en la categoría Noticias

Los depósitos son uno de los productos más sencillos que existen y en los que el banco se compromete a ofrecer una rentabilidad predeterminada a cambio de que el ahorrador deje su dinero en la entidad durante un tiempo también fijado de antemano. Su único inconveniente es la escasa rentabilidad pero precisamente para superar esa traba se crearon hace tiempo los depósitos estructurados.

depositos estructutados
Los depósitos estructurados funcionan como un depósito tradicional, sólo que vinculan una parte de los beneficios a la evolución de un índice de referencia o a una cesta de valores de bolsa. De esta forma, dependiendo de si esos activos suben o bajan, ganaremos más o menos o nada.

En realidad, la mayoría de depósitos estructurados operan de forma que el capital se divide en dos partes. Una de ellas funciona como un depósito tradicional, ofreciendo un interés limitado a un plazo fijo, mientras que la otra sí se vincula a un activo subyacente –el citado índice o cesta de acciones, aunque en realidad el activo puede ser cualquier cosa-. Así, consigue ofrecer una rentabilidad fija y la posibilidad de beneficios que superan los de un depósito tradicional para la parte variable.
Un ejemplo de depósito estructurado sería uno que requiere una inversión mínima de 3.000 euros a un plazo de 36 meses y que ofrece una rentabilidad fija del 1%. A esta se suma la parte variable, que puede alcanzar pongamos hasta el 8% en función de la evolución del Ibex 35, de forma que si el selectivo español se revaloriza un 10% por ciento o supera los 10.500 puntos, por poner un ejemplo, la rentabilidad será del 8%, pero si se queda a medio camino sólo será del 4% y si apenas sube la rentabilidad será nula para la parte variable.

De esta forma, la primera gran característica es que desconocemos de antemano las ganancias totales que obtendremos con la inversión, que puede ser muy escasa e incluso negativa si consideramos el efecto de la inflación en caso de que la parte variable no cumpla los mejores pronósticos.

Además, los depósitos estructurados tienden a imponer horizontes de inversión más amplios para la parte variable, lo que deja el dinero inmovilizado durante ese tiempo. Por eso mismo, es muy importante revisar bien la letra pequeña de estos productos y apostar por aquellos que garantizan por lo menos el retorno de todo el dinero invertido y que además cuenten con ventanas de liquidez para retirar el dinero antes de tiempo en caso de necesitarlo.

Imagen – Syntopia en Flickr



Etiquetas: , , ,

Deja un comentario