26 May 14

Cómo funcionan los anticipos en la nómina y por qué evitarlos

publicado por en la categoría Economía, Finanzas personales

Son como un dulce, una gran tentación, pero una que puede tener consecuencias funestas si nos dejamos llevar. Podríamos estar hablando efectivamente de gastronomía, pero nos estamos refiriendo a los anticipos en nómina.

Cómo funcionan los anticipos en la nómina y por qué evitarlos

Un anticipo en la nómina es, como su propio nombre indica, un adelanto del salario que puede provenir por parte de la empresa o de la entidad financiera. De hecho, la mayoría de bancos ofrece a los clientes que tienen la nómina domiciliada la posibilidad de acceder a una, dos e incluso tres mensualidades antes de cobrarlas efectivamente. Se trata de un crédito con sus condiciones que conviene conocer antes de solicitarlo alegremente.

La ventaja de estos préstamos nómina o créditos nómina es que muchas veces se ofrecen a un tipo de interés del 0% o que nunca superará el 1% en el peor de los casos. Esto supone un claro contraste con el 8% TIN para préstamos al consumo que los propios bancos imponen a los créditos al consumo. Sin embargo, incluso con un TAE del 0% esto no quiere decir que el adelanto de la nómina vaya a ser gratuito, ya que pueden existir otras comisiones como la de apertura, que puede alcanzar el 3%.

El adelanto por parte de la empresa

La otra alternativa para conseguir un adelanto de la nómina pasa por solicitarlo a la propia empresa, algo que directamente contempla el Artículo 29 del Estatuto de los Trabajadores como un derecho de todo empleado. Establece, eso sí, algunas restricciones, ya que éstas deben realizarse sobre el trabajo ya realizado.

Como no se establece una cuantía máxima ni la modalidad de devolución de este anticipo suelen ser los propios convenios colectivos quienes lo regulan. Sin embargo, el texto legal sí que determina que sólo se podrá pedir un adelanto de la parte proporcional a los días ya trabajados del mes en que se pide el anticipo.

De esta forma si, por ejemplo, se pide un anticipo el día 10 de mes sobre una nómina de 1.000 euros, se cobrará un tercio de la misma o 333,33 euros.

En cualquier caso, es necesario manejar con mucho cuidado este tipo de herramientas de crédito, independientemente de su coste. El mero hecho de solicitar un anticipo de la nómina ya debe servirnos como aviso de que algo no marcha de forma adecuada en nuestras finanzas personales y que, en la medida de lo posible, habremos de reajustar el presupuesto para crear un fondo de emergencia que evite que esto ocurra.

Imagen pixabay.com



Etiquetas: , , ,

Deja un comentario