23 Nov 17

Cómo funcionan las carteras perfiladas de productos de inversión

publicado por en la categoría Economía, Finanzas personales, Productos de ahorro

Las carteras perfiladas de productos de inversión tratan de ajustarse a nuestros perfiles de riesgo al invertir. Vamos a conocer sus secretos.

No es difícil explicar qué es una cartera perfilada de productos de inversión: se trata de una cartera de inversión que ajusta los productos al perfil de riesgo del cliente, haciendo de esta manera que la cartera resulte más adecuada para quien contrata los productos.

Qué son las carteras de inversión perfiladas

Las carteras perfiladas se basan en nuestro perfil de inversor, el riesgo que queremos asumir con nuestro dinero al invertir. Lo más común es que encontremos carteras perfiladas para  perfiles muy generales, moderado, medio y arriesgado

En ocasiones el perfil moderado puede tener por delante otro más conservador y que podemos encontrar entre los perfiles de riesgo medio y los dinámicos como un perfil mixto que puede ser más conservador o medio.

El funcionamiento de estas carteras parte de estrategias de inversión que responden directamente al tipo de perfil que les corresponde. De esta manera, quien invierte por ejemplo en un perfil moderado, sabe que se está colocando su dinero de manera que la inversión responda a su capacidad de asumir el riesgo.

Como clientes, al elegir carteras de inversión de productos perfilados, no deberemos prestar atención constante al producto ya que este se desenvuelve según la política de inversión determinada y supeditada al riesgo. De esta manera nunca asumiremos más riesgo del que nuestro perfil recomienda.

Ventajas y desventajas de las carteras de productos perfilados

Las principales ventajas de las carteras perfiladas de productos de inversión son que se trata de productos ajustados a la capacidad de riesgo del inversor, cómodos y que proporcionan un modelo de inversión tranquilo al que no prestar excesiva atención.

En general este tipo de carteras favorecen la gestión, resultan cómodas y sobre todo ahorran mucho tiempo y dedicación a la elección de activos.

Alas ventajas hay que añadir algunas desventajas que hacen que estas carteras no sean adecuadas para todos los inversores.

En primer lugar hay que tener en cuenta que esa comodidad en la que no debemos tomar decisiones financieras sobre la inversión, ya que estas quedan relegadas a los gestores de los productos, hace que nunca opinemos a la hora de elegir dónde se invierte nuestro dinero. Es decir, ante una operación de venta de activos no sabemos cómo se ha producido, simplemente veremos el rendimiento global de la operativa pero no los cambios de posiciones en la cartera.

Del mismo modo, cuando en  la composición de nuestra cartera haya algún producto que no nos guste no hay nada que podamos hacer para modificarlo, algo que también ocurrirá en el caso de inversión en regiones que no nos acaban de convencer. No podemos participar en las modificaciones.

Por otro lado las comisiones en las carteras de productos perfilados presentan un coste a considerar. Siguiendo el ejemplo de los fondos de inversión al tratarse de fondos de gestión activa pueden añadirse comisión sobre comisión, por ejemplo, añadiendo una comisión de gestión global sobre la gestión concreta que cada fondo posee.

Imagen de Flickr



Etiquetas: , , ,

Deja un comentario