20 Ene 14

Comienza el año presupuestando

publicado por en la categoría Finanzas personales

El cambio de año es el momento indicado para plantearse buenos propósitos y establecer los objetivos a cumplir en 2014. Entre ello no debe faltar alguno de carácter económico, que puede ser desde ahorrar más hasta ahorrar mejor pasando por dedicar ese tiempo que nunca tenemos para elaborar un plan de inversión a largo plazo. Sin embargo, lo más fácil y quizás lo más importante es comenzar el año presupuestando.

presupuestar 2014

Para quienes todavía no posean un presupuesto físico, bien en papel o bien electrónico, están ante la piedra angular de la gestión de las finanzas familiares y personales. El presupuesto pone en la balanza los gastos frente a los ingresos y es la mejor forma de asegurarse que los primeros no superan a los segundos. Sin embargo, su verdadera fortaleza reside en que es una ventana abierta hacia nuestros flujos de capitales, de forma que podemos ver con claridad meridiana hacia dónde se dirige el dinero: comidas fuera de casa, televisión por cable, gasto en teléfono, cafés en la oficina, cine, salidas con amigos… Un buen presupuesto dejará el peso de cada uno de estos gastos al descubierto y uno de matrícula entrará incluso al detalle de la compra: ¿Cuánto gastamos en fruta? ¿Y en verdura? ¿Realmente necesitamos los cereales más caros del mercado? ¿Cuánto supone la Nespresso frente al café molido tradicional?

Un presupuesto exhaustivo responderá a todas esas preguntas y a varias más. Quienes no cuenten con él pueden dejar de lado el resto de propósitos financieros, que generalmente suelen centrarse en un vago ‘ahorrar más’ y ponerse manos a la obra.

¿Y quienes ya estén presupuestando? El nuevo año es el momento idóneo para revisar el presupuesto y fijarse nuevas metas de ahorro. Casi siempre es posible optimizar un presupuesto y establecer nuevos retos y objetivos de inversión. Desde el punto de vista fiscal también es importante presupuestar y trazar un plan de acción fiscal. No hay que olvidar que la declaración de la renta se realiza de un año a otro. Es decir, que en 2014 haremos frente a la renta 2013, por lo que el ahorro respecto al IRPF que se paga en mayo se limitará a aplicar todas las reducciones y deducciones a las que tengamos derecho.

Es ahora, en 2014 cuando realmente podemos ahorrar con nuestras acciones e inversiones, para la renta 2014 que pagaremos en 2015.

¿Y tú? ¿Comenzarás el año presupuestando?

Imagen – Fernando Loz en Flickr



Etiquetas: , ,

Deja un comentario