18 Mar 14

Cinco trucos para sentirte cómodo con tu presupuesto

publicado por en la categoría Noticias

El presupuesto es la piedra angular de la gestión financiera. Es la herramienta que nos permitirá ver los flujos de capital, cuánto ingresamos pero, sobre todo, hacia dónde se dirige ese dinero. Es decir, en qué gastamos cuánto, cómo e incluso donde.

Cinco trucos para sentirte cómodo con tu presupuesto

Sin embargo, presupuestas no es precisamente entretenido y todavía puede serlo menos si, encima, la forma que tenemos de hacerlo o el documento con el que trabajamos hace que no estemos cómodos. Estas son cinco formas de conseguir que esto no ocurra.

  • Controla la periodicidad: ¿Cada cuánto presupuestas? Hay personas que necesitan hacerlo a diario, anotar todos los días sus gastos para tener una idea clara y concisa de sus flujos de caja. Sin embargo, para la mayoría de personas este tipo de control resulta demasiado exhaustivo y puede llegar a ser agotador. La alternativa es guardar todas las facturas y dedicarle una hora o dos al mes para actualizar datos. Encuentra la periodicidad con la que atender esta obligación.
  • No tienes por qué anotar todo: un presupuesto puede ser lo detallado que nosotros queramos. Debemos encontrar nuestro nivel, que puede ir desde agrupar los gastos por tipología (compra supermercado, restaurante, cine, suministros…), desglosar cada gasto (queso, coca-cola, carne…) o algo mucho más general del tipo: ocio, gastos fijos, ahorro.
  • Comparte el peso del presupuesto: si vives en pareja, no seas tú sólo quien cargue con esta responsabilidad. Presupuesta en pareja, ganarás entretenimiento y además te servirá para afianzar tu relación.
  • Reserva dinero para tus caprichos: el presupuesto es una suerte de mapa de nuestro consumo. La visión general es que debe ser lo más ajustado posible, ahorrar al máximo y no gastar más allá de lo necesario. Nada más lejos de la realidad. Para sentirte cómodo con tu presupuesto una de las cuestiones más importantes es aprender a recompensarte a ti mismo. Reserva parte del presupuesto para tus gastos, pero hazlo en consonancia con tus objetivos generales de ahorro y tu plan a largo plazo.
  • Conviértelo en un reto: aplica la gamificación a tus finanzas personales. El poder de los juegos y de establecer retos es enorme. No te limites a anotar, ponte retos y convierte el presupuesto en un juego con objetivos concretos a lograr.

Y vosotros ¿Qué trucos utilizáis para vuestro presupuesto?

Imagen de Flickr por Silveira Neto



Etiquetas: ,

Deja un comentario