29 Nov 13

Cinco pasos para reducir la deuda y empezar a ahorrar

publicado por en la categoría Finanzas personales, Jubilación

La deuda es uno de los grandes enemigos del ahorro. No es que endeudarse se malo per sé, pero dado que implica el pago de intereses y limita la capacidad de ahorro, es un elemento que conviene gestionar de forma adecuada. El problema es que la mayoría de las personas se dan cuenta de este hecho cuando ya es demasiado tarde y ya acumulan diferentes tipos de deudas.

cinco pasos para reducir la deuda y empezar a ahorrar

¿Qué se puede hacer en ese caso? Pararse a pensar y esbozar un plan para recudir la deuda y empezar a ahorrar. Desde aquí os planteamos cinco pasos para lograr este objetivo siguiendo el denominado método Snow-Ball o Bola de Nieve:

Haz una lista con tus deudas: desde tarjetas de crédito hasta la hipoteca pasando por préstamos personales para las vacaciones o para la compra del coche. Lista todas tus deudas para tener una idea clara y concreta de cuánto debes y en qué condiciones.

Presupuesta tu deuda: haz un presupuesto especial pensado en tu deuda, Se trata de buscar fórmulas de ahorro adicional para poder desviar parte del dinero que gastamos todos los meses a acelerar el pago de la deuda.

Empieza por la deuda más pequeña o la de mayor interés: ahora que ya sabes de cuánto capital dispones para pagar anticipadamente tus deudas, empieza con la más pequeña o, en su defecto, la de mayor interés. Desde un punto de vista estrictamente financiero lo mejor es acabar antes con el préstamo que cobre un tipo de interés más alto, pero psicológicamente puede ser mejor ‘ir’ a por la más pequeña y por lo tanto la que más fácil es de finiquitar. Ver que avanzas en el plan afianzará tu determinación y nada mejor que hacer desaparecer una de tus deudas para lograrlo. En el caso de las tarjetas de crédito, muchas permiten ir aumentando los pagos personales, pero los préstamos personales  no suelen contemplar esta opción, así que habrá que acumular capital para proceder después a una amortización anticipada o a su cancelación, según sea el caso.

Destina el nuevo capital disponible a otro préstamo y repite la operación: por último, el dinero que se libera y que ya no se dedica al pago de la deuda recién cancelada, hará que dedicarlo al pago del siguiente préstamo en la lista y repetir después la operación hasta terminar con todas. Se puede parar cuando ya sólo reste la hipoteca por pagar, al tener esta un horizonte temporal muy largo.

Con estos cinco sencillos pasos conseguirás acelerar el pago de la deuda y no dejar de perder dinero en el pago de intereses.



Etiquetas: , , , ,

Deja un comentario