21 Ago 13

Cinco alternativas de ahorro a los planes de pensiones

publicado por en la categoría Finanzas personales, Jubilación

Los planes de pensiones son el producto estrella para la jubilación. Sin embargo, el mercado ofrece diversas alternativas a la hora de armar una cartera de inversión para el ahorro a largo plazo.

Desde lajubilacióncomotuquieras.es queremos plantearos cinco alternativas de ahorro a los planes de pensiones primero para que acercaros otros productos financieros no tan conocidos por el público general y segundo para poder crear una cartera equilibrada.

  • Fondos de inversión: la alternativa más clara a los planes de pensiones ya que a fin de cuentas su funcionamiento es muy similar. Se trata de producto con una política de inversión definida que invierte en cestas de diferentes activos para rentabilizar el dinero de los depositantes. La ventaja respecto a los planes de pensiones es su mayor liquidez, ya que el dinero puede retirarse casi en cualquier momento. Por el contrario, las aportaciones no gozan de incentivos discales como las de los planes de pensiones, aunque su fiscalidad sí que es más ventajosa que la de las acciones, por ejemplo, ya que no hay que pagar impuestos por los beneficios en tanto y en cuanto se reinvierta en otro fondo de inversión.

  • Planes de Previsión Asegurados: los PPA se ha convertido en una de las alternativas en boga ya que su fiscalidad es la misma que la de los planes de pensiones con la diferencia de que el capital invertido está 100% garantizado. En este sentido actúan como un fondo de inversión garantizado. Al igual que los planes de pensiones, el dinero no se podrá recuperar hasta el momento de la jubilación.

  • Planes de Ahorro Sistemático: los llamados PIAS no han parado de crecer en los últimos años. A diferencia de los planes de pensiones el dinero se puede recuperar en cualquier momento y no es necesario esperar a la jubilación. Sin embargo, sí que goza de incentivos fiscales para las ganancias generadas en plazos superiores a los 10 años. El dinero invertido no tiene por qué estar garantizado, pero la mayoría de entidades sí que lo hacen.

  • Seguros de jubilación: su funcionamiento es similar al de los PIAS y se pueden recuperar en forma de renta vitalicia con la ventaja fiscal de que este capital tendrá la consideración de devolución a efectos del pago de impuestos.

  • ETFs: los fondos cotizados son fondos de inversión que cotizan como si fuesen acciones. Lo que nos hace incluir este producto como alternativa a los planes de pensiones y no la inversión en acciones es su especialización a la hora de replicar índices bursátiles enteros. Esto se supone que sirve para diversificar la inversión (estamos invirtiendo en una cesta de empresas de diferentes sectores frente a una sola compañía) y que los índices son más estables que una acción individual. Sin embargo, conviene aclarar que como producto de inversión es mucho más volátil que el resto de opciones y también algo más arriesgado.

Al final no se trata de elegir uno u otro producto, sino más bien de realizar una combinación de dos o tres de ellos, incluidos los planes de pensiones. De esta forma, se podrían contar con un plan de pensiones y un PIAS como opciones más conservadoras y utilizar los ETFs e incluso los fondos de inversión para arriesgar un poco más por una parte y ganar liquidez por otra.

 



Etiquetas: , , , , , , ,

Deja un comentario