Articulos de la categoria 'Fiscalidad'

Cuánto podrás sacar de tus ahorros según cuándo te jubiles

Según el momento en el que se jubiles, y sobre todo según la pensión de jubilación que corresponda, será necesario utilizar tus ahorros en mayor o menor medida.

Damos por sentado, así lo hacen todos los expertos, que el actual sistema de pensiones públicas a medio y largo plazo no es sostenible. Esto se traduce en que, si ya hoy en día las pensiones públicas se consideran en general bajas, en el futuro con total probabilidad serán menores proporcionalmente.

Esta situación nos obliga a plantear soluciones para tratar de perder el menor poder adquisitivo posible en el momento de la jubilación. La cantidad de dinero que vas a necesitar para este fin no es la misma para todas las personas ni en todos los casos. Deberás en primer lugar calcular la pensión que te corresponde, y, en este cálculo influirán cuestiones como si tu jubilación es anticipada o en el tiempo ordinario.

Una vez hayas realizado este cálculo y sepas cuál es la pensión de jubilación que te corresponde, tendrás que calcular también los gastos e ingresos de tu economía personal tras jubilarte. Es cierto que generalmente en el momento de la jubilación hay una serie de gastos que ya han desaparecido, por ejemplo la hipoteca, pero, hay que recordar que perfectamente pueden aparecer otros gastos como un aumento de la inversión en ocio, mayores gastos en relación a la salud, etcétera.

Más que preguntarte cuánto podrás sacar de tus ahorros en el momento de la jubilación deberías preguntarte cuánto vas a necesitar de ellos. Piensa que, por ejemplo, un rescate de productos de ahorro en forma de renta vitalicia, que te acompañará durante el resto de tu vida, debe ser eficaz y cumplir ese objetivo a fin de no perder tu capacidad económica en esta etapa de la vida.

Planes de Pensiones y Seguros de ahorro dos productos de los que sacar partido cuando te jubiles

Aunque existen muchas opciones que pueden ayudarnos en este camino del ahorro para la jubilación, los planes de pensiones y los seguros de ahorro son probablemente dos de los más interesantes y a los que podrás recurrir con más garantías cuando te jubiles.

En los planes de pensiones, a lo largo del tiempo, iremos realizando aportaciones que se acumulan junto al rendimiento que producen. En este caso disfrutamos de una fiscalidad en diferido que hace que durante las aportaciones nos veamos bonificados aunque, a la hora de rescate, deberemos asumir los impuestos correspondientes. Los planes de pensiones nos permitirán sacar el dinero que necesitemos en función de lo que hayamos consolidado previamente.

En el caso de los seguros de ahorro, donde también encontramos diversas opciones, podemos ir acumulando un capital con una rentabilidad garantizada, aunque con una fiscalidad diferente a la de los planes de pensiones. La opción de los seguros de ahorro es muy interesante cuando tenemos claro el dinero que podemos llegar a necesitar, y desde luego puede ser un buen complemento a otros productos de ahorro como los planes de pensiones.

En cualquier caso, a la pregunta que encabeza el texto, la respuesta es bastante clara, debes sacar ante el dinero que vayas a necesitar e incluso, en esta etapa de nuestra vida, no deberíamos descuidar seguir manteniendo el hábito del ahorro.

Imagen de Flickr



Cuánto puedes desgravar por aportar al máximo a tu plan de pensiones

Un plan de pensiones no sólo es un instrumento de ahorro para tu jubilación, también es una buena herramienta para desgravar aprovechando sus ventajas fiscales.

La contratación del plan de pensiones te va a permitir tener unos ingresos complementarios a tu jubilación en el futuro, pero, además, te va a proporcionar en el presente unas importantes ventajas fiscales.

La fiscalidad de los planes de pensiones permite una reducción en la base imponible del IRPF. Esto significa que en los años en los que realices aportaciones a tu plan de pensiones pagarás menos impuestos. Eso sí, en el momento del rescate del plan deberás tributar como rendimiento del trabajo por dicho rescate. Es decir, te habrás beneficiado de una fiscalidad en diferido de la que puede sacar partido si por ejemplo, reinviertes lo que desgravas de manera anual en tu propio plan.

Las aportaciones a los planes de pensiones quedan limitadas no sólo desde el punto de vista financiero, sino también desde el punto de vista fiscal. Esto significa que estas aportaciones sólo podrán tener un máximo de 8000 € anuales. Con ese máximo aportado podremos realizar la deducción en nuestra declaración de la renta de la menor de estas dos cantidades:

  • 8000 € anuales para cualquier contribuyente de manera independiente a la edad.
  • El 30% de los rendimientos netos del trabajo y actividades económicas.

De manera adicional, las personas cuyo cónyuge no tiene rendimientos netos del trabajo y/o cuyas actividades económicas son inferiores a 8000 € anuales, pueden aportar al plan del cónyuge un máximo de 2500 €

Por otro lado para aquellas personas con minusvalía física igual o superior al 65% y psíquica igual o superior al 33% el límite máximo anual de las aportaciones asciende a 24.250 € incluyendo aquellas aportaciones de terceras personas, que no pueden exceder los 10.000 € anuales.

Reducción de los tramos y tipos marginales en el IRPF

Ya hemos visto la desgravación que surge de la aportación máxima al plan de pensiones. Pero, conviene tener en cuenta los tramos y tipos marginales que se aplican en el IRPF.

  • De 0 € a 12.450 €      19 %
  • De 12.450 € a 20.200 €         24 %
  • De 20.200 a 35.200 €            30 %
  • De 35.200 a 60.000 €            37 %
  • Más de 60.000 €        45 %

En definitiva, una fiscalidad en diferido, a la que debemos hacer frente en el momento del rescate del plan de pensiones, pero que, nos permite aprovechar el dinero deslavado para otros fines, por ejemplo para buscar más herramientas complementarias de ahorro para la jubilación.

Imagen de Flickr



Cuánto pierdes al jubilarte de forma anticipada

La jubilación anticipada permite que te jubiles antes del tiempo legal establecido para ello, pero, trae consigo unas reducciones en la cuantía de la pensión a cobrar.

Las medidas que reformaron el mercado laboral trajeron consigo una modificación importante en cuanto a los años a los que podemos retirarnos de manera anticipada. Pero, también trajeron consigo la aplicación de una serie de reducciones a tener en cuenta para este tipo de jubilación.

Generalmente nos centramos en conocer la edad mínima a la que podemos jubilarnos de manera anticipada, pero, es conveniente que también sepas cuánto pierdes al jubilarte antes de tiempo.

Las reducciones en las jubilaciones anticipadas

Según el nuevo marco legal para la jubilación, retirarse anticipadamente del mercado laboral se penaliza más que antes. Esta penalización viene dada por el aumento de los coeficientes reductores que se aplica para el cálculo de la pensión de jubilación.

Existen hasta cuatro tramos que tener en cuenta según tu edad y los años cotizados a la hora de jubilarte.

Para la jubilación anticipada voluntaria los coeficientes de reducción serían los siguientes:

  • 2% trimestral para periodos de cotización que resulten inferiores a 38 años y seis meses
  • 1,875% trimestral para periodos de cotización entre 38 años y seis meses y 41 años y seis meses
  • 1,70% trimestral para periodos entre 41 años y seis meses y 44 años y seis meses
  • 1,625% trimestral a partir de los 44 años y seis meses de cotización acreditada

Recuerda que se trata de porcentajes trimestrales. Es decir, que traducido a un cálculo anual de tu pensión podrás perder un 8%, un 7,5%, un 6,8%, y un 6,5% respectivamente.

Cuando la jubilación anticipada no es voluntaria, es decir, en el caso que te veas forzado a jubilarte de forma anticipada, estos coeficientes reductores se modifican ligeramente:

  • 1,875% trimestral de anticipo para aquellos periodos de cotización que llegan hasta los 38 años y seis meses
  • 1,750 trimestral para los periodos de cotización que van desde los 38 años y seis meses hasta los 41 años y seis meses
  • 1,625% trimestral para los periodos de cotización que resulten a partir de los 41 años y seis meses

Por tanto, en este caso, la reducción máxima anual sería del 7,5% y la mínima del 6,5%.

Lógicamente en el cálculo de tu pensión ante una jubilación anticipada la edad y los periodos de cotización son claves, pero, en cualquier caso, la pérdida de dinero respecto a la jubilación estándar es notable.

Si quieres conocer más sobre todo lo que necesitas para tu ahorro e inversión, contacta con los mejores asesores financieros.

Imagen de Flickr



Cinco cosas que debes repasar siempre en tu borrador de la renta

A la hora de realizar la declaración de la renta hay que fijarse en muchas cosas, pero algunas destacan sobre otras. Veamos cinco cosas que siempre debes revisar en tu borrador de la renta.

A veces las prisas por realizar la declaración de la renta nos pueden jugar malas pasadas. Realizar una confirmación de borrador de manera inmediata, sin repasarlo, puede llevarnos a pagar más o, en caso de tener derecho a devolución, que nos devuelvan menos.

Éstas son cinco cosas que siempre deberías tener en cuenta a la hora de repasar tu borrador de la renta:

Los ingresos no incluidos

Aunque no sea una cuestión frecuente, cuando existen ingresos que aparecen por primera vez puede ser que estos no se encuentren consignados. Un ejemplo pueden ser los pensionistas retornados que cobran de otro sistema de seguridad social de otro país o las empleadas de hogar.

Referencias catastrales

Es importante revisar a fondo las titularidades y cotitulares de los inmuebles y garajes que aparezcan consignados en el borrador. Un ejemplo es cuando olvidamos que los garajes que se vinculan a la vivienda habitual y han sido adquiridos simultáneamente no tributan, aunque en ocasiones aparecen en el borrador como un bien diferente a declarar.

Tus datos personales

Es imprescindible revisar cuestiones como el estado civil y los cambios de domicilio para que estos datos aparezcan en el borrador. Cuestiones como si se ha sido madre, donde te puedes acoger a la deducción por maternidad, o los derechos de mujeres con hijos menores que trabajan fuera de casa, también con una cantidad anual de posible deducción, son ejemplo de la importancia de estos datos. Además, por lo obvio, los datos personales siempre deben estar actualizados en tu borrador de la renta.

Individual o conjunta elegir la fórmula más ventajosa

Esta cuestión, que parece sencilla, puede traer más de un quebradero de cabeza. Es importante determinar cuál es la opción más ventajosa para la unidad familiar. Aunque hacienda haya señalado una casilla previamente como la más conveniente para tu caso, las parejas casadas deberían siempre analizar si es más beneficioso fiscalmente realizar la declaración de forma individual o conjunta.

Deducciones autonómicas

Este es otro elemento que debes tener en cuenta ya que pueden reportarte beneficios fiscales interesantes. Generalmente estas deducciones tienen que ver con los gastos de enseñanza o estudios, o, por cuestiones como mecenazgo o autoempleo entre otras. Suele ser un error habitual debido sobre todo a desconocimiento, por lo que deberíamos repasar siempre este apartado.

Imagen de Flickr



¿Estás obligado a hacer la declaración de la renta?

Todos los años a la hora de la declaración de la renta son muchas las personas que se preguntan si deben o no deben hacerla. Veamos cuando estamos obligados a hacer la declaración de la renta.

Hay que tener en cuenta que cuando no estamos obligados a hacer la declaración de la renta, debemos también valorar si nos interesa presentarla o no, ya que puede suponer una devolución a nuestro favor.  También hay que recordar que incumplir la obligatoriedad de realizar la declaración de la renta puede traernos complicaciones legales importantes.

Quién tiene que hacer la declaración de la renta

Lo primero que debemos saber es que todas las personas que tienen algún tipo de renta o pensión contributiva están obligadas a la declaración de la renta.

Sin embargo, existen algunos casos en los que una persona puede llegar a quedar exenta de declarar el IRPF.

Como decíamos estamos obligados a declarar a hacienda aquellas personas que tengamos derechos a deducciones por inversión en vivienda, cuentas de ahorro empresa, o que hayamos realizado aportaciones a patrimonios protegidos de personas con discapacidad, planes de pensiones, planes de previsión asegurados, etcétera. También debemos añadir a quienes han disfrutado deducciones por maternidad y nacimiento o adopción de forma anticipada.

Obviamente, quienes quieren disfrutar de estas deducciones en la declaración de la renta deberán hacer la declaración de la renta.

Ingresos mínimos en el IRPF

La principal fuente de exenciones al hacer la renta es la de los ingresos mínimos en el IRPF. Cuando analizamos el apartado de ingresos tenemos que diferenciar en primer lugar la procedencia de los mismos y en segundo lugar aquellas cantidades que se han cobrado.

En el caso del rendimiento del trabajo, es decir, de los salarios o pensiones que se perciben, quedan exentos de declarar quienes no superan las siguientes cantidades:

  • 22.000 € con carácter general
  • 12.000 € cuando existen más de un pagador y se han cobrado más de 1500 € del segundo y posteriores.
  • 12.000 € cuando se trata de pensionistas en los que el único rendimiento consisten las prestaciones pasivas que figuran en el artículo 17.2a de la ley de IRPF, y que provengan de dos o más pagadores además de sufrir la retención de IRPF a través del modelo 146. En este caso no se podrá aumentar el número de pagadores de prestaciones pasivas a lo largo del año y el importe de las prestaciones no debe diferir en más de 300 € anuales de lo comunicado inicialmente.
  • Ingresos de 12.000 € en pensiones compensatorias del cónyuge o anualidades por alimentos no exentas
  • Ingresos de 12.000 € cuando el pagador de los rendimientos del trabajo no está obligado a la retención.
  • Ingresos de 12.000 € cuando se perciban rendimientos íntegros del trabajo sujetos a tipo fijo de retención.

Por tanto, son los 22.000 € los que marcan la diferencia entre tener que hacer la renta o quedar exento de la misma para la gran mayoría de contribuyentes aunque, en determinados casos, este límite se reduce a los 12.000 €. Esto significa que en algunos casos incluso cobrando menos de 22.000 € deberías hacer la declaración de la renta.

Y los trabajadores autónomos

El mero hecho de ser trabajador por cuenta propia hace que, casi de manera obligatoria, se deba realizar la declaración de la renta. Basta con que el rendimiento de la actividad económica del autónomo supere los 1000 € para tener que hacer el IRPF. Obviamente esta cantidad es tan baja que la mayoría deberá realizar la declaración.

Imagen de Flickr



Testamento, cuándo debes pensar en uno y cuándo hacerlo

Fallecer sin haber realizado testamento puede tener consecuencias graves para los herederos. Por ello es importante tener claro cuándo deberías pensar en hacerlo y cómo hacerlo.

Fallecer intestado, como indicábamos, puede tener consecuencias serias que pueden afectar de manera directa a nuestros herederos, algo que cobra especial relevancia en el caso de nuestros hijos. Y es que la ley española marca que los hijos son los principales herederos salvo que en el testamento digamos lo contrario.

Por desgracia, son muchas las personas que no tienen en cuenta este hecho, y que postergan o incluso no realizan su testamento legal. En esta aparente despreocupación hay factores muy intensos a tener en cuenta, entre ellos el miedo a reconocer la propia mortalidad es uno de los más importantes. Se produce una paradoja entre la necesidad de saber que dejamos nuestros asuntos financieros bien resueltos para nuestros herederos, y el reconocimiento de nuestra propia mortalidad.

Para eliminar esta paradoja lo primero que debemos tener claro es que los problemas que van a surgir con tu herencia cuando fallezca as no los vas a tener tú, los van a tener tus herederos. Si somos capaces de ponernos en esta situación probablemente veamos las cosas de manera diferente.

Cuando debes pensar en el testamento

No existe una regla mágica que nos diga cuál es el momento adecuado. En general podríamos decir que deberías comenzar a pensar en ello antes del nacimiento de tus hijos, sin duda el momento de ampliar la familia es clave en este asunto.

Pero, para otras personas, el momento puede ser distinto. Puede tener que ver con el deseo de no favorecer a un familiar concreto, o de favorecer a otro. Incluso con el deseo de redirigir sus bienes en una dirección diferente al ámbito familiar aparte de lo estrictamente marcado por la ley.

La necesidad de preservar el futuro de tus hijos es sin duda el punto de inflexión clave para la mayoría de nosotros. Nunca es, en este sentido, demasiado pronto para realizar el testamento.

Debemos recordar que nuestros bienes van a ser distribuidos después de nuestro fallecimiento independientemente de si se ha realizado un testamento o no. Pero, sin un testamento, el asunto se complica y puede llegar a suponer un verdadero problema de maraña legal, en el que acabemos sometiendo a nuestros seres queridos a un proceso complejo y no deseado.

El hecho de que no exista testamento hará que todos los trámites para repartir la herencia sean más costosos, tanto en cuanto a tiempos de espera como a dinero que habrá que desembolsar en abogados.

Cuando hacer el testamento

Del mismo modo que cada vez tenemos más clara la necesidad de ámbitos de protección como los que nos dan los seguros de vida, o los productos de ahorro, debes tener clara la necesidad de proteger a los tuyos más allá del momento de tu muerte. Esto no debe sonar truculento ni asustarte, es una muestra más de previsión que incorporar a tus otras acciones orientadas a defender el patrimonio de tu familia.

Realmente debe ser tú quien decide cuál es el momento adecuado para realizar el testamento. Según los parámetros que ya hemos visto anteriormente el momento de la llegada de tu primer hijo puede ser perfectamente un punto de inflexión en este sentido. Pero, en general, cualquier momento que sientas la necesidad de encarrilar tu herencia de la manera que desees puede ser bueno para hacer o modificar el testamento. Testar es un trámite rápido, sencillo y no excesivamente caro.

En este artículo te contamos todo lo que debes saber sobre tu testamento.

Imagen de Flickr



Qué ocurre con el plan de pensiones en caso de divorcio

En caso de separación los bienes de la pareja tienden a repartirse. ¿Qué pasa con el plan de pensiones en caso de divorcio?

El plan de pensiones siempre tiene carácter individual. Sin embargo, ante un divorcio puede generar dudas sobre qué ocurre con el ahorro.

Para empezar debes tener claro que lo que marcará el reparto de bienes familiares será el régimen en el que se haya establecido el matrimonio. Los planes de pensiones, como producto financiero individual con el beneficiario como titular, pueden dar lugar a dudas. Veamos las más habituales.

¿Tiene o no tiene liquidez el plan de pensiones tras un divorcio?

La respuesta es no. Un plan de pensiones no contempla como contingencia que justifique su rescate una separación o divorcio. Como ya sabemos el plan de pensiones sólo podrá generar liquidez en caso de jubilación o de aquellas contingencias que permitan su rescate, entre las que el divorcio no figura.

¿Cuál es el carácter del plan de pensiones tras una separación?

Cuando un matrimonio se ha constituido en régimen de bienes gananciales, en el momento de la separación deberán repartir equitativamente dichos bienes.

El plan de pensiones de uno de los dos miembros de la pareja inicialmente tiene carácter privativo, es de propiedad privada. Sin embargo, hay que tener en cuenta que si se han realizado aportaciones con origen ganancial al plan durante el matrimonio, la parte que se ha constituido con esas aportaciones tiene carácter ganancial y debe repartirse. Cada caso puede tratarse de manera independiente bien a través de un acuerdo entre las partes o incluso a través de la jurisprudencia.

¿Qué pasa con las aportaciones hechas al plan de pensiones de tu pareja?

Es legal que una persona realice aportaciones en el plan de pensiones de su cónyuge y además obtener beneficio fiscal por ello. Se trata simplemente de cumplir las condiciones básicas que requiere la ley y que fundamentalmente se reducen a tener muy pocos ingresos o no tener ingresos.

Sin embargo, no existe una manera legal de recuperar la aportación o el beneficio de la misma si la pareja se disuelve ni antes ni después del rescate del plan de pensiones. También aquí se puede valorar de manera independiente en cada situación en caso de divorcio y pueden darse resoluciones dispares.

¿Cómo se reparte el plan de pensiones al rescatarse?

No existe ninguna posibilidad de que el plan de pensiones se rescate en forma de dos pagas o dos ingresos públicos. El plan de pensiones como regla general, cuenta con que quien es titular es su único beneficiario independientemente del estado civil en el que haya realizado las aportaciones durante el proceso de ahorro.

El marco legal atenerse para los planes de pensiones y divorcios

Aunque existe jurisprudencia diversa y en diferentes sentidos, lo que no existe es una normativa concreta bajo la que analizar esta situación.

Es cierto que, en todas las ocasiones, hay que recordar que el cónyuge no titular tiene derecho a reclamar que el plan de pensiones de su pareja forme parte del inventario de bienes a repartir a la hora de la separación, sin embargo, se analiza caso a caso.

Hasta hoy en día, los planes de pensiones individuales han sido generalmente valorados como bien del titular que se debe compartir en caso de obligación a la hora de una separación si existen condiciones para ello. Sin embargo, cuando se trata de planes de empresa, los repartos son mucho menos frecuentes y resultan más complejos.

Imagen de Flickr



Mifid II, cambios que llegan en el asesoramiento financiero en 2017 y que debes conocer

En los primeros días de enero de 2018 entrará en vigor Midfid II una normativa que va a modificar la manera de entender el asesoramiento financiero.

La Directiva sobre Mercados de Instrumentos Financieros, Mifid II (Markets in Financial Instruments Directive) va a suponer un cambio muy importante en el sector financiero. Se trata de la mejora de una normativa ya en marcha desde 2014, pero, que en esta nueva versión avanza mucho más en las medidas de protección del inversor.

Lo que Midifid II nos propone a los inversores es un entorno de inversión mucho más seguro, en el que se encuentra regulados tanto la actividad de los mercados financieros como la de los productos de inversión y la prestación de servicios de inversión. Dentro de la regulación se incluye la exigencia de transparencia en el asesoramiento financiero y la gestión de carteras de inversión. Algo que también alcanza a la propia comercialización de los productos de inversión

Consecuencias inmediatas de MIDFID II

Hay algunos aspectos que van a afectar de manera directa al funcionamiento de las entidades financieras en cuanto a procedimientos y sistemas. Veamos los más destacados.

Asesoramiento independiente o no independiente

Esta es una de las características más importantes de esta nueva regulación. Se adoptan las figuras de entidades independientes o no independientes a la hora de la comercialización y asesoramiento de productos, lo que a su vez obliga a quien preste el servicio de asesoramiento a poseer los conocimientos adecuados para hacerlo.

Si el asesoramiento es independiente tendrá prohibidas las retrocesión es, es decir, cobro de incentivos de las entidades por vender sus productos. Si es dependiente tiene que hacerse sobre el mayor rango posible de productos, ofreciendo al cliente informes detallados de rendimiento y gastos que va a tener que afrontar. De esta manera vamos a saber lo que debemos pagar por los servicios diferenciando gastos de asesoramiento, gestión, operativos…

Evaluación de idoneidad

Los asesores deben evaluar lo idóneo del cliente frente al producto, del mismo modo deben mantener actualizada la información de manera constante. Se trata de no ofrecer productos no adecuados para clientes con perfiles diferentes al que el producto demande.

Información sobre asesoramiento y cartera gestionada

Será necesario que el cliente reciba informes como mínimo trimestrales sobre la evolución de su cartera. También deberán incluirse los detalles relativos a costes y gastos asociados al propio asesoramiento.

Optimización

Para los clientes minoristas será obligatorio garantizar no solo el mejor precio sino también los costes más bajos asociados a la ejecución del instrumento financiero elegido.

Qué nos supone como clientes MIDFII

Como clientes esta nueva regulación supone una gran mejora en los niveles de información que recibimos de las entidades financieras en las que contratamos productos. Una mayor transparencia, un asesoramiento más adecuado y la búsqueda de las mejores opciones y costes en la contratación de instrumentos financieros.

Imagen de Flickr



Se puede aportar a un plan de pensiones tras el rescate

Tras rescatar un plan de pensiones es posible seguir realizando aportaciones, pero, el participe dejará de ser el beneficiario. Veamos por qué.

Un plan de pensiones tiene un ciclo de vida en el que el partícipe trata de generar una cantidad de ahorro que complemente la pensión de jubilación que va a obtener. Para ello se realizan aportaciones constantes al plan durante el período elegido, que a ser posible debería iniciarse en el mismo momento de acceder al mercado laboral. Una vez llegada la jubilación el partícipe podrá acceder a su ahorro más el rendimiento obtenido.

Partiendo de este ciclo de vida  los planes de pensiones han ido modificando algunos aspectos de sus características de funcionamiento, para adaptarse a nuevas necesidades o situaciones de vulnerabilidad.

Por eso, hoy en día, es posible solicitar un rescate anticipado de nuestro plan de pensiones en situaciones como incapacidad laboral, fallecimiento, dependencia, desempleo de larga duración e incluso el embargo de la vivienda habitual.

También es posible realizar aportaciones al plan de pensiones al mismo tiempo que se está cobrando, pero, teniendo en cuenta que la ley no permite ser en esta situación partícipe y beneficiario de una misma contingencia.

Cobrar y aportar al plan de pensiones a la vez

Una vez nos jubilamos podemos decidir si cobramos la prestación o si seguimos aportando al plan de pensiones. Si continuamos aportando al plan de pensiones sin rescatarlo, podremos cobrarlo cuando decidamos con la suma de todas las aportaciones que hayamos realizado.

Sin embargo, una vez iniciado el cobro, las aportaciones que vamos a realizar se destinarán exclusivamente a fallecimiento y dependencia. Es decir, estas aportaciones que se realizan tras haber iniciado el cobro, sólo pueden ser reclamadas si se produce la contingencia de dependencia, o por los herederos o beneficiarios en caso de fallecimiento.

Un caso diferente es el de un partícipe de un plan de pensiones con una incapacidad laboral permanente reconocida por la seguridad social. Este partícipe puede aportar para cualquier contingencia, jubilación, otro grado de incapacidad laboral permanente sobrevenida, fallecimiento o dependencia.

Si se le ha reconocido la contingencia de incapacidad laboral permanente, el partícipe también podrá cobrar o seguir realizando aportaciones. Si continúa las aportaciones podrá cobrar el plan de pensiones cuando él decida. Iniciado el cobro de la prestación de incapacidad laboral, puede reanudar las aportaciones para cualquier contingencia siempre que hubiera cobrado aquella íntegramente o hubiera suspendido el cobro.

Imagen de Flickr



Productos financieros que podrás recuperar como renta

No todos los productos de ahorro se recuperan de la misma forma. Repasamos los ahorros que podrás cobrar como renta a lo largo del tiempo.

Las rentas vitalicias como complemento a las pensiones públicas de jubilación pueden ser una herramienta muy útil para no perder poder adquisitivo. De hecho, es la fórmula preferida de la mayoría de ahorradores a la hora de recuperar su ahorro. El motivo es que se aseguran cobrar su dinero durante un largo periodo de tiempo y evitar las tentaciones de tenerlo todo en cuenta y disponible.

Hay que partir de la base de la posibilidad de contratar una renta vitalicia a partir de una aportación única en cualquier momento, es decir, es posible formalizar esta herramienta como producto único no proveniente de otro producto o herramienta de ahorro. Sin embargo, el escollo que esto presenta es la necesidad de realizar una aportación elevada que tal vez nuestra economía doméstica no está preparada. Por ello, existe la opción de apostar por productos que van desarrollándose a lo largo del tiempo y consolidando un capital que es el que se rescatará en forma de rentas periódicas en el momento de la jubilación.

Los Planes Individuales de Ahorro Sistemático

Los PIAS son un claro ejemplo de producto orientado a ser rescatado en forma de renta. Se vienen a considerar planes de ahorro con la presencia de seguros de vida, orientados a acumular un capital para ser rescatado en el momento de la jubilación.

Este producto puede ir engrosando el capital a partir de aportaciones periódicas o aportaciones únicas. Estas aportaciones se van a remunerar a través de un tipo de interés mínimo que se pacta con la compañía aseguradora.

Los PIAS se convierten de manera automática en renta vitalicia, es decir, en el momento de la jubilación se comienza a percibir una renta mensual que ya es conocida de antemano y que depende del capital que se haya acumulado a lo largo de la vida del producto.

Desde el punto de vista fiscal quedan exentos los rendimientos que se generan desde el pago de la primera prima hasta que se inician cobro de la renta vitalicia. Es importante tener en cuenta que  esta renta vitalicia no puede constituirse antes del décimo año transcurrido tras el abono de la primera prima.

Existe un límite máximo de aportaciones a este tipo de herramientas de ahorro que se encuentra establecido en los 8000 €, sin embargo, este límite máximo es independiente de las aportaciones a otras herramientas de ahorro como planes de pensiones, planes de previsión asegurados u otro tipo de seguros. Sin embargo, cada contribuyente sólo puede contratar un único PIAS de manera simultánea.

Por último hay que tener en cuenta que el rescate del ahorro se puede realizar en cualquier momento, pero, si se rescata antes de transcurridos 10 años desde su contratación se pierde la ventaja fiscal y además se perderá buena parte de la rentabilidad obtenida.

United Linked

En este caso nos encontramos ante un producto que permite su rescate en forma de renta en el momento de la jubilación entre otras opciones.

Se trata de un producto de ahorro que parte de un seguro de vida que viene a ofrecer cobertura sobre fallecimiento, invalidez y jubilación. En este producto se realizan aportaciones que van a ser invertidas en una cesta de fondos de inversión o cartera de valores. Esta inversión queda determinada por el perfil de riesgo que deseemos asumir ya que existen opciones variadas que van desde inversiones muy conservadoras hasta muy agresivas.

Estamos por lo tanto antes de un seguro de vida asociado a un mecanismo de inversión. Dentro de las características destacables de esta herramienta está la posibilidad de ir modificando las cestas de inversión y de este modo modificar las estrategias de riesgo. Estas modificaciones no acarrean costes, no tienen efectos fiscales y se pueden realizar tantas veces se considere necesario.

El United Linked permite aportaciones periódicas de cantidades bajas que ofrecen una gran diversificación a partir de pequeñas cantidades de dinero que no puede conseguirse con otros mecanismos de inversión. El producto también es susceptible de ser rescatado en cualquier momento aunque, la liquidación va a traer consigo penalizaciones. En esto también se diferencia de otros productos de ahorro que sólo pueden ser rescatados bajo ciertas circunstancias.

Por último otro aspecto importante es que este producto de ahorro no forma parte de la herencia, y por tanto, no se hace público al fallecimiento como el testamento. Por tanto, sólo será comunicado al beneficiario o beneficiarios del seguro.

Como ya hemos dicho puede ser rescatado en forma de rentas vitalicias, en este caso traerá consigo los beneficios fiscales de otros productos de ahorro a largo plazo.

Es importante no obstante tener en cuenta un hecho fundamental, en los United Linked la rentabilidad no está asegurada ya que se asocia a la evolución de las cestas de fondos o los valores elegidos. Más aún, el riesgo también alcanza al capital ya que éste no está asegurado. Por tanto, se trata de un producto en el que puede no obtenerse la rentabilidad esperada y también pueden ocurrir pérdidas sobre el capital aportado.

Los Fondos de Reparto

Tal vez menos conocidos, los fondos de reparto han ido abriéndose un hueco en los últimos años en el interés del inversor.

Se trata de una modalidad de fondos cuya principal diferencia con los fondos de inversión tradicionales es el reparto de dividendos de manera periódica, un reparto puede hacerse desde anualmente hasta mensualmente.

En el caso de los fondos de acumulación, los más habituales, lo que se hace es reinvertir los beneficios de los dividendos en el propio patrimonio del fondo, mientras que, en el caso de los fondos de reparto, los dividendos son abonados a los inversores. De este modo se puede considerar un producto interesante para quienes desean disponer una renta periódica convirtiéndose, por ejemplo, en una alternativa a productos como los depósitos bancarios con una rentabilidad muy baja en la actualidad.

Es importante tener en cuenta que cada fondo para tener sus características particulares, no se trata de un producto uniforme ni estándar. Las rentas pueden ser mensuales, trimestrales o anuales y habitualmente se reparte dividendo que se obtiene de las diferentes acciones que integran el fondo.

También existe la posibilidad de las rentas periódicas aseguradas. En este caso, cuando no es suficiente el reparto de dividendo, el fondo acude a la venta de parte de las participaciones en cartera, de este modo se sacrifica patrimonio pero se cumplan los compromisos de pago. Hay que tener en cuenta que esto no tiene necesariamente que ser beneficioso ya que en el fondo es un reembolso a pequeñas partes de las participaciones.

Imagen de Flickr




Página 1 de 712345...Última »