Articulos de la categoria 'Sistema legal de los planes de pensiones'

Se puede aportar a un plan de pensiones tras el rescate

Tras rescatar un plan de pensiones es posible seguir realizando aportaciones, pero, el participe dejará de ser el beneficiario. Veamos por qué.

Un plan de pensiones tiene un ciclo de vida en el que el partícipe trata de generar una cantidad de ahorro que complemente la pensión de jubilación que va a obtener. Para ello se realizan aportaciones constantes al plan durante el período elegido, que a ser posible debería iniciarse en el mismo momento de acceder al mercado laboral. Una vez llegada la jubilación el partícipe podrá acceder a su ahorro más el rendimiento obtenido.

Partiendo de este ciclo de vida  los planes de pensiones han ido modificando algunos aspectos de sus características de funcionamiento, para adaptarse a nuevas necesidades o situaciones de vulnerabilidad.

Por eso, hoy en día, es posible solicitar un rescate anticipado de nuestro plan de pensiones en situaciones como incapacidad laboral, fallecimiento, dependencia, desempleo de larga duración e incluso el embargo de la vivienda habitual.

También es posible realizar aportaciones al plan de pensiones al mismo tiempo que se está cobrando, pero, teniendo en cuenta que la ley no permite ser en esta situación partícipe y beneficiario de una misma contingencia.

Cobrar y aportar al plan de pensiones a la vez

Una vez nos jubilamos podemos decidir si cobramos la prestación o si seguimos aportando al plan de pensiones. Si continuamos aportando al plan de pensiones sin rescatarlo, podremos cobrarlo cuando decidamos con la suma de todas las aportaciones que hayamos realizado.

Sin embargo, una vez iniciado el cobro, las aportaciones que vamos a realizar se destinarán exclusivamente a fallecimiento y dependencia. Es decir, estas aportaciones que se realizan tras haber iniciado el cobro, sólo pueden ser reclamadas si se produce la contingencia de dependencia, o por los herederos o beneficiarios en caso de fallecimiento.

Un caso diferente es el de un partícipe de un plan de pensiones con una incapacidad laboral permanente reconocida por la seguridad social. Este partícipe puede aportar para cualquier contingencia, jubilación, otro grado de incapacidad laboral permanente sobrevenida, fallecimiento o dependencia.

Si se le ha reconocido la contingencia de incapacidad laboral permanente, el partícipe también podrá cobrar o seguir realizando aportaciones. Si continúa las aportaciones podrá cobrar el plan de pensiones cuando él decida. Iniciado el cobro de la prestación de incapacidad laboral, puede reanudar las aportaciones para cualquier contingencia siempre que hubiera cobrado aquella íntegramente o hubiera suspendido el cobro.

Imagen de Flickr



Caso práctico de lo que puede pasar al recuperar la pensión en forma de capital

La forma en la que rescates tu plan de pensiones hará que pagues más o menos impuestos. Esto es lo que ocurres cuando optas por recuperar el dinero en forma de capital.

Caso práctico de lo que puede pasar al recuperar la pensión en forma de capital

A efectos fiscales, el rescate del plan de pensiones se cuenta como una renta de trabajo, como si se tratase de un salario. Eso significa que los ingresos se contabilizan en la base general para calcular el IRPF y se les practicará el tipo marginal, que es progresivo, así que cuanto más se gane, mayor proporción del plan de pensiones rescatado irá a parar a Hacienda.

Como jubilado puedes optar por recuperar tu plan en forma de renta periódica o de capital es decir, todo de golpe. Si escoges la última opción Hacienda puede comerse buena parte de tus beneficios, ya que para Hacienda será como si hubieses ganado todo ese dinero. El resultado es que tendrás que pagar impuestos en el IRPF como una renta alta a tipos que pueden superar ampliamente el 40%.

Aquellos que se jubilasen el año pasado y pero hayan esperado a rescatar su plan hasta 2016 pagarán menos impuestos, ya que los tipos marginales que se practican en el IRPF disminuyó en todos los tramos, pero sobre todo en los elevados.

En cualquier caso, cuando se rescata el plan de pensiones hay que valorar si compensa más hacerlo en forma de renta o de capital. En el caso de esta última opción, al recibirlo todo en un solo pago se incrementarán los ingresos anuales y el tipo marginal.

Si un jubilado con una cuenta base imponible de 30.000 euros anuales debido al cobro de la pensión de jubilación del estado, y rescatará 20.000 euros de un plan que había acumulado durante el último lustro, comprobaría como a partir de los 35.200 euros gravaría al 39%, mientras que si lo cobrase en forma de renta afrontaría el 31%. Es necesario que valore que ese rescate del plan no implique un salto a un tramo superior de tipo marginal del Impuesto sobre la Renta.

También hay que valorar las aportaciones que se hagan previas a 2007 en ese plan. Hasta el año pasado a la hora de rescatarlas había una bonificación del 40% en el caso de recuperarlo en forma de capital. Sin duda suponía una gran ayuda para disminuir la factura fiscal. Si hasta el 31 de diciembre de 2006 había acumulado 20.000 euros, más otros 15.000 euros a partir de esa fecha, tendría la posibilidad de rescatarlo en modo de capital y tributar sólo por 27.000 euros, que serían los 15.000 euros, más el 60% de 20.000 (12.000 euros). De lo contrario sería por 35.000 euros.

En este caso práctico, el ahorro fiscal ascenderá a 120 euros, ya que se pasará a abonar a la Agencia Tributaria 4.680 euros en lugar de 4.800. El jubilado cuenta con dos años para beneficiarse de esta ayuda, así que sí deja transcurrir este periodo el coste fiscal alcanzaría los 7.400 euros.

Al final es cuestión de hacer cuentas y tener claro que si cobras todo tu plan de pensiones en un único pago tendrás que pagar muchos impuestos no sólo por el dinero del plan, sino también de la pensión pública, que tributará junto a éste.

También te puede interesar:

Cómo funciona la opción de recuperar el plan de pensiones en 10 años

Cuánto puedes esperar para recuperar tu plan tras jubilarte

¿Cuánto puedo esperar tras jubilarme antes de recuperar mi plan de pensiones?

Imagen de Flickr



El fenómeno de la jubilación en activo

Jubilarse pero sin dejar de trabajar, así podría definirse el fenómeno de la jubilación gradual que se está implantando en España. Mantener un nivel de vida que la pensión no puede sostener y la necesidad de seguir sintiéndose útil y ligado a una actividad, los motivos para no terminar de jubilarse.

El fenómeno de la jubilación en activo

El Real Decreto-ley 5/2013, de 15 de marzo, de medidas para favorecer la continuidad de la vida laboral de los trabajadores de mayor edad y promover el envejecimiento activo ha dado pie a un fenómeno que hasta el año pasado era legalmente complicado de que se implantase en España. Estamos hablando de la jubilación gradual que se puede entender como una jubilación ‘a medias’ o jubilación parcial.

Básicamente permite a una persona jubilarse pero seguir en activo siempre y cuando haya alcanzado la edad legal de jubilación y el 100% de la base reguladora. En este caso, mantendrá el 100% del salario y podrá cobrar el 50% de la pensión. Sus cotizaciones a la Seguridad serán de sólo el 8% en el caso de los asalariados (un 2% lo paga el trabajador y un 6% la empresa) sin que esto haga que vaya a cobrar más cuando se retire definitivamente.

Para los trabajadores autónomos la situación es algo peor, ya que cotizarán un 11% teniendo que hacer frente ellos a todo este porcentaje de lo que pagarían en el RETA.

Jubilarse poco a poco

El fenómeno de la jubilación gradual es algo que queda muy bien recogido en el Estudio de la Preparación para la Jubilación desarrollado por Aegon y que muestra como cada vez son más las personas que ven el retiro no como algo definitivo, sino como la oportunidad para trabajar de otra forma, a otro ritmo.

Tanto es así que menos de la mitad de los trabajadores, un 48% para ser más concretos, no pensaban retirarse totalmente. Un 16% de estos prevé trabajar la forma de trabajar durante algún tiempo desarrollando su labor a tiempo parcial o buscando contratos a tiempo parcial. Sólo un 14% seguirá ‘como si nada’ con su nivel habitual de trabajo.

A estos se une el 6% que piensa que seguirá durante un tiempo indefinido para seguir desarrollando algún tipo de labor remunerada.

Lo que en cualquier caso parece claro es que el gusto por el trabajo ha calado en los españoles. Como les ocurre a los deportistas de élite cuando abandonan la práctica en activo, el resto de trabajadores también necesitamos llenar nuestro día a día y seguir haciendo algo productivo con nuestro tiempo y a poder ser remunerado. Y todo pese a haber trabajado más de 40 años en muchos casos.

Y tú ¿Cómo ves tu jubilación? ¿Seguirías trabajando durante algún tiempo?

Imagen de Flickr por David Lacarta



¿Puedo contratar un plan de pensiones una vez jubilado?

La pregunta en sí misma puede parecer fuera de lugar y sin embargo se repite de forma constante en foros y otros blogs especializados: ¿Se puede contratar un plan de pensiones una vez jubilado? La respuesta es afirmativa, ya que es posible contratar y realizar aportaciones al plan de pensiones una vez jubilado o alcanzada la edad legal de jubilación.

contratar plan de pensiones jubilado

Sin embargo, antes de lanzarse a hacerlo, hay que tener en cuenta algunas incompatibilidades entre aportaciones y prestaciones al plan de pensiones. La más importante es la referida al Artículo 11 del reglamento de fondos y planes de pensiones según la cual no se puede ser partícipe y beneficiario de un plan de pensiones al mismo tiempo por una misma contingencia. En Román Paladino, esto quiere decir que una persona podrá seguir haciendo aportaciones siempre que no haya empezado a cobrar el plan de pensiones o que sólo podrá realizar aportaciones para las contingencias de fallecimiento o dependencia.

Existen dos excepciones a esta situación. La primera es que si una vez cobrada la prestación o iniciado el cobro de la prestación, el jubilado causa alta en la Seguridad Social por reanudación de actividad o por mero ejercicio, podría reiniciar las aportaciones. Se trataría de una segunda jubilación, aunque para acceder a la misma también será necesario que previamente suspenda de forma temporal el cobro de la que venía percibiendo. La segunda opción es que, en el momento de acceder a la jubilación, se continuase de alta en otro régimen diferente de la Seguridad Social por el ejercicio de una segunda actividad.

¿Y la fiscalidad de las nuevas aportaciones? El tratamiento de las nuevas aportaciones al plan de pensiones será el mismo que antes de jubilarse. Es decir, que como toda persona mayor de 50 años –seguramente este será el caso- podrá deducir en función del siguiente límite impuesto a las aportaciones: la menor de las cantidades de 12.500 euros o el 50% de sus rendimientos netos de trabajo y de actividades económicas.

Imagen – Fu Fu Wolf en Flick



¿Qué es el fondo de pensiones?

Aunque demasiadas veces se utilizan como sinónimos, lo cierto es que existen diferencias entre un plan de pensiones y un fondo de pensiones que merece la pena conocer. De forma muy resumida, un fondo de pensiones es el vehículo a través del cual un plan de pensiones invierte el capital.

que es el fondo de pensiones

Si queremos ahondar un poco más en la estructura legal de ambos, el Plan de Pensiones es quien establece la forma jurídica en la que efectivamente depositan su dinero los ahorradores y la que después les permite recibir sus rentas o capitales por la jubilación u otras contingencias previstas en el mismo.

Mientras, el fondo de pensiones es el patrimonio que se crea para que pueda existir el plan. Es decir, el fondo recibe el dinero de los partícipes para invertirlo de acuerdo con el perfil anunciado por el plan.

Un fondo de pensiones no tiene personalidad jurídica y debe ceder su gestión a una tercera entidad, denominada Entidad Gestora de Fondos de Pensiones, que son las que cobran una comisión de gestión y de depósito que después el plan de pensiones transmite a sus componentes.

Aunque a priori esta distinción puede carecer de importancia para muchas personas, lo cierto es que sí tiene porque, entre otras cosas, nos permitirá conocer cómo funciona el sistema de pensiones privadas en España.

Imagen –  Images_of_Money