Articulos de la categoria 'Agencia tributaria'

Cuánto puedes desgravar por aportar al máximo a tu plan de pensiones

Un plan de pensiones no sólo es un instrumento de ahorro para tu jubilación, también es una buena herramienta para desgravar aprovechando sus ventajas fiscales.

La contratación del plan de pensiones te va a permitir tener unos ingresos complementarios a tu jubilación en el futuro, pero, además, te va a proporcionar en el presente unas importantes ventajas fiscales.

La fiscalidad de los planes de pensiones permite una reducción en la base imponible del IRPF. Esto significa que en los años en los que realices aportaciones a tu plan de pensiones pagarás menos impuestos. Eso sí, en el momento del rescate del plan deberás tributar como rendimiento del trabajo por dicho rescate. Es decir, te habrás beneficiado de una fiscalidad en diferido de la que puede sacar partido si por ejemplo, reinviertes lo que desgravas de manera anual en tu propio plan.

Las aportaciones a los planes de pensiones quedan limitadas no sólo desde el punto de vista financiero, sino también desde el punto de vista fiscal. Esto significa que estas aportaciones sólo podrán tener un máximo de 8000 € anuales. Con ese máximo aportado podremos realizar la deducción en nuestra declaración de la renta de la menor de estas dos cantidades:

  • 8000 € anuales para cualquier contribuyente de manera independiente a la edad.
  • El 30% de los rendimientos netos del trabajo y actividades económicas.

De manera adicional, las personas cuyo cónyuge no tiene rendimientos netos del trabajo y/o cuyas actividades económicas son inferiores a 8000 € anuales, pueden aportar al plan del cónyuge un máximo de 2500 €

Por otro lado para aquellas personas con minusvalía física igual o superior al 65% y psíquica igual o superior al 33% el límite máximo anual de las aportaciones asciende a 24.250 € incluyendo aquellas aportaciones de terceras personas, que no pueden exceder los 10.000 € anuales.

Reducción de los tramos y tipos marginales en el IRPF

Ya hemos visto la desgravación que surge de la aportación máxima al plan de pensiones. Pero, conviene tener en cuenta los tramos y tipos marginales que se aplican en el IRPF.

  • De 0 € a 12.450 €      19 %
  • De 12.450 € a 20.200 €         24 %
  • De 20.200 a 35.200 €            30 %
  • De 35.200 a 60.000 €            37 %
  • Más de 60.000 €        45 %

En definitiva, una fiscalidad en diferido, a la que debemos hacer frente en el momento del rescate del plan de pensiones, pero que, nos permite aprovechar el dinero deslavado para otros fines, por ejemplo para buscar más herramientas complementarias de ahorro para la jubilación.

Imagen de Flickr


Agencia tributaria, Economía, Finanzas personales, Fiscalidad, Fiscalidad planes de pensiones, IRPF, Jubilación, Ley planes de pensiones, Productos de ahorro, Ventajas fiscales · Escrito por el 05/04/18

Comentarios desactivados en Cuánto puedes desgravar por aportar al máximo a tu plan de pensiones

Cuánto pierdes al jubilarte de forma anticipada

La jubilación anticipada permite que te jubiles antes del tiempo legal establecido para ello, pero, trae consigo unas reducciones en la cuantía de la pensión a cobrar.

Las medidas que reformaron el mercado laboral trajeron consigo una modificación importante en cuanto a los años a los que podemos retirarnos de manera anticipada. Pero, también trajeron consigo la aplicación de una serie de reducciones a tener en cuenta para este tipo de jubilación.

Generalmente nos centramos en conocer la edad mínima a la que podemos jubilarnos de manera anticipada, pero, es conveniente que también sepas cuánto pierdes al jubilarte antes de tiempo.

Las reducciones en las jubilaciones anticipadas

Según el nuevo marco legal para la jubilación, retirarse anticipadamente del mercado laboral se penaliza más que antes. Esta penalización viene dada por el aumento de los coeficientes reductores que se aplica para el cálculo de la pensión de jubilación.

Existen hasta cuatro tramos que tener en cuenta según tu edad y los años cotizados a la hora de jubilarte.

Para la jubilación anticipada voluntaria los coeficientes de reducción serían los siguientes:

  • 2% trimestral para periodos de cotización que resulten inferiores a 38 años y seis meses
  • 1,875% trimestral para periodos de cotización entre 38 años y seis meses y 41 años y seis meses
  • 1,70% trimestral para periodos entre 41 años y seis meses y 44 años y seis meses
  • 1,625% trimestral a partir de los 44 años y seis meses de cotización acreditada

Recuerda que se trata de porcentajes trimestrales. Es decir, que traducido a un cálculo anual de tu pensión podrás perder un 8%, un 7,5%, un 6,8%, y un 6,5% respectivamente.

Cuando la jubilación anticipada no es voluntaria, es decir, en el caso que te veas forzado a jubilarte de forma anticipada, estos coeficientes reductores se modifican ligeramente:

  • 1,875% trimestral de anticipo para aquellos periodos de cotización que llegan hasta los 38 años y seis meses
  • 1,750 trimestral para los periodos de cotización que van desde los 38 años y seis meses hasta los 41 años y seis meses
  • 1,625% trimestral para los periodos de cotización que resulten a partir de los 41 años y seis meses

Por tanto, en este caso, la reducción máxima anual sería del 7,5% y la mínima del 6,5%.

Lógicamente en el cálculo de tu pensión ante una jubilación anticipada la edad y los periodos de cotización son claves, pero, en cualquier caso, la pérdida de dinero respecto a la jubilación estándar es notable.

Si quieres conocer más sobre todo lo que necesitas para tu ahorro e inversión, contacta con los mejores asesores financieros.

Imagen de Flickr


Agencia tributaria, Economía, Finanzas personales, Fiscalidad, Fiscalidad, IRPF, Jubilación, Ley planes de pensiones, Seguros de ahorro · Escrito por el 03/04/18

Comentarios desactivados en Cuánto pierdes al jubilarte de forma anticipada

Cinco cosas que debes repasar siempre en tu borrador de la renta

A la hora de realizar la declaración de la renta hay que fijarse en muchas cosas, pero algunas destacan sobre otras. Veamos cinco cosas que siempre debes revisar en tu borrador de la renta.

A veces las prisas por realizar la declaración de la renta nos pueden jugar malas pasadas. Realizar una confirmación de borrador de manera inmediata, sin repasarlo, puede llevarnos a pagar más o, en caso de tener derecho a devolución, que nos devuelvan menos.

Éstas son cinco cosas que siempre deberías tener en cuenta a la hora de repasar tu borrador de la renta:

Los ingresos no incluidos

Aunque no sea una cuestión frecuente, cuando existen ingresos que aparecen por primera vez puede ser que estos no se encuentren consignados. Un ejemplo pueden ser los pensionistas retornados que cobran de otro sistema de seguridad social de otro país o las empleadas de hogar.

Referencias catastrales

Es importante revisar a fondo las titularidades y cotitulares de los inmuebles y garajes que aparezcan consignados en el borrador. Un ejemplo es cuando olvidamos que los garajes que se vinculan a la vivienda habitual y han sido adquiridos simultáneamente no tributan, aunque en ocasiones aparecen en el borrador como un bien diferente a declarar.

Tus datos personales

Es imprescindible revisar cuestiones como el estado civil y los cambios de domicilio para que estos datos aparezcan en el borrador. Cuestiones como si se ha sido madre, donde te puedes acoger a la deducción por maternidad, o los derechos de mujeres con hijos menores que trabajan fuera de casa, también con una cantidad anual de posible deducción, son ejemplo de la importancia de estos datos. Además, por lo obvio, los datos personales siempre deben estar actualizados en tu borrador de la renta.

Individual o conjunta elegir la fórmula más ventajosa

Esta cuestión, que parece sencilla, puede traer más de un quebradero de cabeza. Es importante determinar cuál es la opción más ventajosa para la unidad familiar. Aunque hacienda haya señalado una casilla previamente como la más conveniente para tu caso, las parejas casadas deberían siempre analizar si es más beneficioso fiscalmente realizar la declaración de forma individual o conjunta.

Deducciones autonómicas

Este es otro elemento que debes tener en cuenta ya que pueden reportarte beneficios fiscales interesantes. Generalmente estas deducciones tienen que ver con los gastos de enseñanza o estudios, o, por cuestiones como mecenazgo o autoempleo entre otras. Suele ser un error habitual debido sobre todo a desconocimiento, por lo que deberíamos repasar siempre este apartado.

Imagen de Flickr


Agencia tributaria, Economía, Finanzas personales, Fiscalidad, Fiscalidad, Fiscalidad acciones, Fiscalidad empresa, Fiscalidad pensiones, Fiscalidad planes de pensiones, IRPF · Escrito por el 20/03/18

Comentarios desactivados en Cinco cosas que debes repasar siempre en tu borrador de la renta

¿Estás obligado a hacer la declaración de la renta?

Todos los años a la hora de la declaración de la renta son muchas las personas que se preguntan si deben o no deben hacerla. Veamos cuando estamos obligados a hacer la declaración de la renta.

Hay que tener en cuenta que cuando no estamos obligados a hacer la declaración de la renta, debemos también valorar si nos interesa presentarla o no, ya que puede suponer una devolución a nuestro favor.  También hay que recordar que incumplir la obligatoriedad de realizar la declaración de la renta puede traernos complicaciones legales importantes.

Quién tiene que hacer la declaración de la renta

Lo primero que debemos saber es que todas las personas que tienen algún tipo de renta o pensión contributiva están obligadas a la declaración de la renta.

Sin embargo, existen algunos casos en los que una persona puede llegar a quedar exenta de declarar el IRPF.

Como decíamos estamos obligados a declarar a hacienda aquellas personas que tengamos derechos a deducciones por inversión en vivienda, cuentas de ahorro empresa, o que hayamos realizado aportaciones a patrimonios protegidos de personas con discapacidad, planes de pensiones, planes de previsión asegurados, etcétera. También debemos añadir a quienes han disfrutado deducciones por maternidad y nacimiento o adopción de forma anticipada.

Obviamente, quienes quieren disfrutar de estas deducciones en la declaración de la renta deberán hacer la declaración de la renta.

Ingresos mínimos en el IRPF

La principal fuente de exenciones al hacer la renta es la de los ingresos mínimos en el IRPF. Cuando analizamos el apartado de ingresos tenemos que diferenciar en primer lugar la procedencia de los mismos y en segundo lugar aquellas cantidades que se han cobrado.

En el caso del rendimiento del trabajo, es decir, de los salarios o pensiones que se perciben, quedan exentos de declarar quienes no superan las siguientes cantidades:

  • 22.000 € con carácter general
  • 12.000 € cuando existen más de un pagador y se han cobrado más de 1500 € del segundo y posteriores.
  • 12.000 € cuando se trata de pensionistas en los que el único rendimiento consisten las prestaciones pasivas que figuran en el artículo 17.2a de la ley de IRPF, y que provengan de dos o más pagadores además de sufrir la retención de IRPF a través del modelo 146. En este caso no se podrá aumentar el número de pagadores de prestaciones pasivas a lo largo del año y el importe de las prestaciones no debe diferir en más de 300 € anuales de lo comunicado inicialmente.
  • Ingresos de 12.000 € en pensiones compensatorias del cónyuge o anualidades por alimentos no exentas
  • Ingresos de 12.000 € cuando el pagador de los rendimientos del trabajo no está obligado a la retención.
  • Ingresos de 12.000 € cuando se perciban rendimientos íntegros del trabajo sujetos a tipo fijo de retención.

Por tanto, son los 22.000 € los que marcan la diferencia entre tener que hacer la renta o quedar exento de la misma para la gran mayoría de contribuyentes aunque, en determinados casos, este límite se reduce a los 12.000 €. Esto significa que en algunos casos incluso cobrando menos de 22.000 € deberías hacer la declaración de la renta.

Y los trabajadores autónomos

El mero hecho de ser trabajador por cuenta propia hace que, casi de manera obligatoria, se deba realizar la declaración de la renta. Basta con que el rendimiento de la actividad económica del autónomo supere los 1000 € para tener que hacer el IRPF. Obviamente esta cantidad es tan baja que la mayoría deberá realizar la declaración.

Imagen de Flickr


Agencia tributaria, Economía, Finanzas personales, Fiscalidad, Fiscalidad · Escrito por el 13/03/18

Comentarios desactivados en ¿Estás obligado a hacer la declaración de la renta?

En qué consiste el convenio especial con la Seguridad Social y cuándo compensa acogerse a él

La seguridad social ofrece la opción de suscribir convenios especiales en los que se pueden generar derechos a las prestaciones. Veamos cómo son y cómo funcionan estos convenios especiales.

Se trata de acuerdos que se suscriben de manera voluntaria entre el trabajador y la Seguridad Social. Estos acuerdos permiten generar el derecho a las prestaciones de la Seguridad Social, pero, también permite ampliar dichas prestaciones o mantener los derechos.

Cuando se firma uno de estos convenios el trabajador corre a cargo de las cotizaciones, esto hace que pueda reunir los requisitos necesarios para acceder a las prestaciones del propio sistema.

Un ejemplo: una persona tiene 57 años y se encuentra en el paro. Esta persona puede suscribir un convenio especial con la seguridad social para seguir cotizando de manera que cuando llegue la jubilación esos años le cuenten como trabajados. Obviamente durante esos años quien se hace cargo de las cotizaciones es el propio trabajador.

Cómo se puede aplicar

Estos convenios especiales no sólo cubren las prestaciones de jubilación y servicios sociales, también otras como invalidez permanente, muerte y supervivencia derivadas de enfermedad común y accidente no laboral.

La aplicación de los convenios una vez suscritos es muy simple ya que, la propia suscripción y cumplimiento de las condiciones de pago generan el derecho a las prestaciones, incluyendo la pensión de jubilación o la de viudedad así como a las que pueden llegar a derivarse de una enfermedad común o accidente no laboral.

Cómo se pueden suscribir

No existe un único supuesto para la suscripción de un convenio especial con la Seguridad Social. Con carácter general estos convenios deben ser suscritos por quienes han causado baja en la Seguridad Social, también por quienes tienen contratos con remuneraciones inferiores a las que cobraban en el último año o aquellos que dejan de percibir el subsidio de desempleo.

También dentro de quienes pueden solicitar un convenio especial con la seguridad social se encuentran pensionistas con invalidez parcial y a los que se les deniega la pensión.

En cualquiera de los casos resulta imprescindible acreditar un período mínimo de cotización de 1080 días en los 12 años anteriores a la baja en la seguridad social.

Para suscribir un convenio especial se debe acceder a la solicitud en la propia Administración de la Tesorería General de la Seguridad Social.

Cuánto debes aportar al convenio especial

En el momento de la suscripción del convenio podrás elegir entre diferentes bases de cotización.

  • La base mínima vigente
  • La base por la que has cotizado los 12 últimos meses
  • La base máxima de un grupo de cotización que se corresponda a tu categoría profesional (en la que has estado dado de alta cotizando al menos 24 meses en los últimos cinco años)

La base elegida sede aplica un coeficiente del 0,94 y se ingresa en el mes natural siguiente al que se refiere la cuota, excepto en el caso del régimen de autónomos en el que se ingresa en el mismo mes natural.

¿Cuándo deja de tener efecto?

Los convenios especiales se suspenden en los periodos de actividad profesional de los trabajadores que los han suscrito. También pueden extinguirse si el trabajador ingresa en el mismo régimen de Seguridad Social en el que ha suscrito el convenio. La suspensión así mismo vendrá dada por adquirir la condición de jubilado o pensionista por incapacidad permanente.

Obviamente existen otras cuestiones por las que se puede suspender; la falta de abono de cuotas durante tres meses o la propia decisión del interesado.

Cuándo interesan los convenios especiales

Los convenios especiales pueden resultar interesantes para aquellas personas con una trayectoria profesional larga con cotizaciones elevadas en las que la falta de cotización en los últimos años previos a la jubilación supondría una merma muy grande de la pensión. En estos casos, y a fin de preservar el valor de las cotizaciones anteriores, puede resultar buena la idea de un convenio especial.

En el otro extremo, para personas jóvenes, por debajo de los 50 años, la solución puede no ser tan eficaz ni interesante teniendo en cuenta el largo periodo de cotización que hay que asumir en el convenio, más un periodo de tiempo menor de cotizaciones regulares.

Obviamente en ambos casos se trata de convenios orientados a personas que van a perder periodos de cotización y desean compensarlos.

Imagen de Flickr


Agencia tributaria, Fiscalidad, IRPF · Escrito por el 17/10/17

Comentarios desactivados en En qué consiste el convenio especial con la Seguridad Social y cuándo compensa acogerse a él

¿Por qué Hacienda persigue ahora las plataformas de facturación?

Las cooperativas de facturación han ido creciendo en los últimos dos años al amparo del aumento del trabajo freelance. Las nuevas tecnologías facilitan el contacto entre profesionales y cliente final, lo que incrementado el número de personas que ofrecen sus servicios a empresas y particulares de forma esporádica.

El gran problema para estos profesionales era el poder expedir factura sin tener que darse de alta en la Seguridad Social como autónomo, ya que muchas veces lo trabajado como freelance apenas alcanzaba a cubrir la cuota. Ahí es donde entran en juego las plataformas de facturación y el porqué de su éxito. Una cooperativa de trabajo se encarga de facturar por el profesional, al que luego paga el dinero facturado menos gastos de gestión y los lógicos costes de darlo de alta en la Seguridad Social.

El funcionamiento básico es el siguiente:

  • El profesional se da de alta como miembros de la cooperativa, para lo que habrá de abonar una cuota que suele estar entre los 80 y los 120 euros. La cooperativa le devolverá ese dinero cuando curse la baja.
  • Cada vez que realiza un trabajo para un tercero se lo comunica a la cooperativa, que le da de alga en la Seguridad Social bajo el régimen general para el tiempo que haya durado el trabajo.
  • La cooperativa se encarga de emitir la factura a nombre del trabajador con las consiguientes retenciones, cotizaciones a la Seguridad Social e IVA. Además aplica, una serie de comisiones de gestión por su trabajo.

La ventaja para el trabajador es obvia, pero el propio sistema cuenta con algunos elementos que son los que han llevado al Ministerio a cancelar la licencia a plataformas como Factoo al considerar que operan fuera de la legalidad. La Administración entiende que este sistema puede dar lugar a fraude en la relación laboral. A fin de cuentas, el objetivo de estas comunidades es la de

En este sentido, uno de los problemas de esta plataforma es que el alta del trabajador puede y suele producirse después de que sea ha realizado cuando le ley establece que debe ser anterior.

Del mismo modo, la Seguridad Social indica claramente que el profesional y socio de la comunidad debe estar dado de alta los días que necesite para llevar a cabo el trabajo para el que ha sido contratado. La realidad es que hay quienes aprovechan esta situación para permanecer de alga un solo día cuando realizan trabajos a lo largo de más tiempo, incluso de forma continuada en el tiempo. Estos últimos socios son sobre los que Hacienda y la Seguridad Social han puesto el foco.

A estas dos cuestiones se añaden otras más prácticas como quien es el responsable ante reclamación por los servicios prestados si es la cooperativa quien factura o quien reclama al cliente en caso de impago.

El caso de las cooperativas pone de relieve la diferencia de criterios entre Hacienda y Seguridad Social a la hora de establecer la necesidad de hacerse autónomo para realizar trabajos por cuenta propia. Y es que, si bien la Seguridad Social no lo tiene como requisito sin el cual non para los freelance, Hacienda sí que establece que no se puede facturar sin haberse dado de alta como autónomo.

Imagen de Flickr


Agencia tributaria, Economía, Finanzas personales, Fiscalidad · Escrito por el 21/09/17

Comentarios desactivados en ¿Por qué Hacienda persigue ahora las plataformas de facturación?

¿Qué hacer si no has presentado a tiempo la declaración de la renta?

Cada año son miles de personas a las que se les pasa el plazo para presentar la declaración de la renta. Si eres una de ellas lo primero que debes hacer es mantener la calma. Te explicamos qué pasos debes seguir y qué consecuencias puede tener hacer el IRPF fuera de plazo.

Aunque todos tenemos las fechas de la declaración de la renta marcadas a fuego en el calendario, los medios de comunicación ya se encargan de hacer su labor para que todo el mundo sepa cuándo empiezan la campaña de la renta y cuándo acaba. Gracias a ello cada vez son más los que aprovechan los primeros días para cumplir con Hacienda y ‘olvidarse’ del problema. Sin embargo, todavía hay miles de personas que lo dejan para última hora y que incluso ‘pierden el tren’ de los plazos legales. ¿Cómo actuar si no has presentado la renta 2016 a tiempo?

¿Qué hacer si no has presentado a tiempo la declaración de la renta?

Si todavía no has entregado tu declaración de la renta y ni siquiera la has hecho, debes saber cómo en otras tantas áreas de la vida, con el IRPF también “más vale tarde nunca”. En otras palabras, mejor presentar la renta fiera de tiempo que no hacerlo.

Mantén la calma, haz tu declaración

Lo primero es no ponerse nervioso. Se te ha pasado el plazo para entregar el IRPF, pero esto es algo habitual que les ocurre a muchas personas. Obvia ese dato y recupera el tiempo perdido. Es decir, rellena tu declaración de la renta a través del renta web como si todavía estuvieses en junio.

Para ello solicita el número de referencia de tu declaración en la página web de Hacienda, pulsa en el apartado de “XXXXX”, traslada los datos fiscales y termina tu declaración. La ventaja frente a otros años es que ahora podrás completar el proceso de forma 100% online. Si lo prefieres siempre podrás imprimir la predeclaración y llevarla a una oficina bancaria, pero la opción electrónica suele ser más rápida.

Con este simple paso puedes haberte evitado muchos problemas. Y es que va una diferencia enorme entre ser tú quien hace la declaración fuera de plazo y que sea Hacienda la que reclame.

Sanciones por presentar la renta fuera de plazo

Por desgracia, también puede ocurrir que no tengas tanta suerte. En teoría, entregar el borrador fuera de plazo es una alta sancionada por la Agencia Tributaria. No te preocupes, muchas veces la AEAT ‘hace la vista gorda’ si el retraso es sólo de unos días. En otras palabras nunca te llegará ningún tipo de sanción.

¿Y si no es así? La sanción dependerá del resultado de la declaración. Si la declaración es a ingresar, es decir, hay que pagar a Hacienda, la AEAT aplicará un recargo sobre el dinero que habría que haber pagado.

El porcentaje de este recargo dependerá del tiempo que tardemos en presentar la declaración fuera de plazo. El esquema de Hacienda es el siguiente:

  • Hasta 3 meses después de la fecha límite: recargo del 5%.
  • Hasta 6 meses: recargo del 10%.
  • Hasta 12 meses: recargo del 15%.
  • Con más de 12 meses de demora: recargo del 20% más pago de los intereses de demora, ahora mismo en el 3,75%.

La cosa cambia en caso de que el resultado sea a nuestro favor. En este caso no cabría aplicar recargo sobre la devolución de la renta, pero sí que habría sanción. En concreto, la multa de Hacienda es de 200 euros, pero aplica una rebaja del 50% si se paga rápidamente y sin realizar alegaciones. Y es que al final lo que la Agencia Tributaria busca siempre es cobrar, y cuando antes mejor.

Por último, un consejo: aunque el resultado de la declaración sea a devolver, nunca dejes pasar la renta si estás obligado a tributar. Como has visto, Hacienda puede sancionarte y el hecho de que tenga que pagarte no hará que no te inspeccione si ve que tenías que presentar la renta y no lo hiciste. Esto es especialmente importante para aquellas personas con pequeñas cantidades a cobrar que no alcancen los citados 200 euros.


Agencia tributaria, Fiscalidad · Escrito por el 27/07/17

Comentarios desactivados en ¿Qué hacer si no has presentado a tiempo la declaración de la renta?

Hacienda no me ha pagado, qué hago

El pasado 30 de julio terminó el periodo para presentar la renta 2016 fuera de plazo y aunque Hacienda se esmera cada año más, todavía hay quienes no han cobrado la devolución de la renta. Por un lado están los que esperaron a última hora para hacer el IRPF y por otro los que lo hicieron hace tiempo pero no han recibido el ingreso.

¿Qué hacer si Hacienda no ha pagado la devolución de la renta?

Lo primero que debemos tener claro es cuánto tarda Hacienda en hacer la devolución de la renta. La AEAT es rápida, pero no inmediata. Lo normal es que pasen por lo menos diez días desde que hacemos el IRPF hasta que la Agencia Tributaria lo repasa y procede a hacer el ingreso. Es muy raro recibir la transferencia antes de ese plan.

En cualquier caso, debemos tener claro que Hacienda dispone hasta el 31 de diciembre para hacer el ingreso de la devolución de la renta. Incluso superado ese periodo, la AEAT podría retrasar el pago y sólo tendría que hacer frente a los intereses de demora. Estos intereses se sumarían de forma automática al dinero que nos deba Hacienda.

Por eso mismo, lo más importante es mantener la calma y no pensar que hay un problema donde no lo hay. Esto no quiere decir que debamos quedarnos parados eternamente. Si han pasado 20 días desde que hicimos la renta y no hemos recibido la devolución de IRPF, deberíamos por lo menos comprobar que todo está perfecto y que no tenemos ningún requerimiento de Hacienda.

Comprobar el estado de la declaración

Para saber si hay algún problema con nuestra renta sólo hay que comprobar el estado de la declaración. A través de la página web de Hacienda podremos hacerlo. Basta con acudir al icono de “Renta 2016” y allí veremos un apartado donde directamente pone “Comprobar estado declaración”. Una vez dentro podremos identificarnos con nuestro DNI electrónico, certificado digital, clave PIN o con el número de referencia de la declaración. También es posible acceder a este servicio de forma permanente en la Sede Electrónica de la AEAT.

Tras identificarnos, Hacienda nos informará del estado de la declaración. Lo normal es que se esté tramitando, es decir, que siga su curso normal. Sólo debemos preocuparnos si vemos un mensaje en el que Hacienda nos reclama información, ya que entonces es que la AEAT ha encontrado alguna incongruencia.

En ese caso, la propia AEAT nos hará una propuesta de liquidación. En otras palabras, nos dirá cuál sería el resultado del IRPF con los cambios que ella cree que debemos hacer. Si estamos de acuerdo bastará con aceptar y directamente se procederá al ingreso. Si no lo estamos, habrá que formular las alegaciones oportunas y esperar.

Imagen de Flickr


Agencia tributaria, Economía, Finanzas personales, Fiscalidad, Fiscalidad, IRPF · Escrito por el 11/07/17

Comentarios desactivados en Hacienda no me ha pagado, qué hago

Renta 2016: cosas por las que creías que no se pagaban impuestos, pero sí

Hacienda siempre quiere su parte del pastel. Esta es una premisa que debes tener clara. Por eso mismo las rentas exentas en el IRPF son muy limitadas y por el contrario abundan las cosas por las que creías que no se pagaban impuestos pero por las que sí debes tributar en la renta 2016.

De hecho, como norma general lo mejor es pensar que será necesario tributar por todos los ingresos que tengas. Así te evitarás sustos y malos ratos. Por si acaso estas son algunas cosas que sí deberás incluir en la renta, aunque no lo hubieses pensado.

Tu casa de la playa

Si tienes una casa vacía vas a tener que pagar impuestos. Es lo que se conoce como imputación de renta inmobiliaria. Básicamente Hacienda entiende que un piso sin usar te abre la posibilidad de cobrar un alquiler y generar una renta. Que después no quieras aprovechar esta opción no es óbice para que el fisco no cobre su parte.

En concreto, esta imputación de renta (dinero que se supone que has ganado con tu piso vacío y sin alquilar) es de entre un 2% y un 1,1% de su valor según figure en el IBI.

El paro

La prestación por desempleo tributa en la declaración de la renta. De hecho, el dinero del paro se suma al resto de rentas del trabajo como lo hace un sueldo al uso. Es más, a efectos de IRPF el paro es un segundo pagador si además has trabajado ese año, lo que aumenta tus posibilidades de estar obligado a presentar la declaración de la renta.

El plan PIVE y las subvenciones

El Plan PIVE y en general cualquier ayuda o subvención cuyas bases no declaren claramente como exentas, deberán tributar.

Las ayudas ligadas a bienes, como los planes PIVE, renove, de rehabilitación de vivienda y similares tributarán como una ganancia patrimonial, en tanto que las ayudas para adquisición de material escolar, transporte escolar, comedor, de asistencia en el domicilillo y similares serán rendimientos de trabajo.

La prestación por maternidad

Pese a las recientes sentencias judiciales, el Tribual Económico Administrativo Central ha resuelto que la prestación por maternidad de la Seguridad Social sí que tributa en la declaración de la renta. En concreto, se trata de un rendimiento de trabajo.

Las apuestas deportivas

Si has ganado dinero en alguna casa de apuestas online también tendrás que incluirlo en la declaración de la renta. Eso sí, sólo deberás incluirlas si superan los 1.000 euros en su conjunto.

Estas ganancias se sumarán a los rendimientos del trabajo, aunque nunca se podrán restar. En otras palabras, si has perdido con tus apuestas no tributarás pero tampoco te compensarán por ese capital, como sí ocurre en bolsa.

Las ganancias en el póker

Al igual que ocurre con las apuestas deportivas, si has jugado en un casino online y has ganado, tendrás que incluir ese dinero en la renta.

Lo que has ganado en Wallapop

La venta de objetos de segunda mano también tributa, sólo que con una salvedad. Al hacer la renta 2016 sólo tendrás que pagar si has ganado dinero con la venta. Es decir, si has vendido algo por encima de su precio de compra. En caso contrario no se generaría ganancia y por lo tanto no habría qué declarar.

Imagen de Flickr


Agencia tributaria, Economía, Finanzas personales, Fiscalidad, Fiscalidad, IRPF, Jubilación · Escrito por el 04/05/17

Comentarios desactivados en Renta 2016: cosas por las que creías que no se pagaban impuestos, pero sí

La renta 2016 ya te está enseñando cómo la fiscalidad afecta a tu ahorro

Estamos en plena campaña de IRPF y un repaso a la renta 2016 puede ser el momento ideal para que aprendas cómo los impuestos afectan a tu ahorro y por qué deberías tenerlos en cuenta.

Y es que la fiscalidad de los productos financieros es algo que nunca deberíamos pasar por alto ni obviar. La forma en la que tributa cada producto afecta al rendimiento final de la inversión y a lo que terminas ingresando en tu cuenta.

Si en 2016 contrataste algún depósito, habrás tenido que reflejarlo en la declaración de la renta y pagar por él como poco un 19% de lo que ganaste. De hecho, tu banco ya te habrá retenido ese porcentaje de entrada como adelanto de lo que ahora te toca pagar en el IRPF. Imaginemos que Pedro invirtió 10.000 euros en un depósito y obtuvo 100 euros (un 1%). Hacienda se quedará con 19 euros de sus beneficios. Si en 2017 vuelve a contratar ese depósito, Hacienda se quedará con otro 19%.

Esto mismo se aplica en el caso de las acciones. Si inviertes en bolsa y has vendido algún título en 2016, al hacer la declaración de la renta deberás pagar impuestos por las ganancias obtenidas. Éstas se calculan restando el precio de compra al precio de venta y tributan en función de la siguiente escala una vez sumadas con el resto de inversiones.

  • Ganancias hasta 6.000 euros – 19%
  • Ganancias entre 6.000 y 50.000 euros – 21%
  • Ganancias que superen los 50.000 euros – 23%

Eso sí, no habrá que pagar impuestos hasta vender las acciones, de manera que si en 2016 compraste títulos de Google, por ejemplo, pero no vendiste, tampoco tendrás que pagar por más que hayan subido. Volvamos con Pedro, que en 2016 sí vendió parte de sus acciones con unan ganancia de 4.000 euros. De nuevo, su bróker le retuvo el 19% de ese dinero, que es precisamente el porcentaje que debe pagar en la renta. En dinero contante y sonante, 760 euros.

Por su parte, Juan apostó por fondos de inversión. Su funcionamiento es similar al de las acciones que acabamos de ver, sólo que existe una importante diferencia. Si se reinvierte el dinero obtenido en otro fondo, no hay que pagar impuestos. Y esto es precisamente lo que hizo Juan, que también ganó 4.000 euros con un fondo pero los usó para comprar otro. El resultado, es que no tiene que pagar nada en la renta 2016 y cuenta con 760 euros más a los que sacar rendimiento.

Además, Juan destinó 5.000 euros a su plan de pensiones, que además de ir subiendo le ha permitido restar ese dinero a su salario a efectos de calcular su declaración de la renta. La diferencia es que, según las tablas de IRPF, ha pasado de tributar a un tipo máximo del 30% a hacerlo a otro del 24%.

En total, Pedro ha pagado 779 euros a Hacienda mientras que Juan no sólo no ha pagado, sino que ha ganado en la renta gracias a sus inversiones. Seguro que ahora tienes más clara la importancia de planificar tu ahorro también desde el punto de vista fiscal. Aquí pueden ayudarte.

Imagen de Flickr


Agencia tributaria, Economía, Finanzas personales, Fiscalidad, Fiscalidad, IRPF, Jubilación · Escrito por el 02/05/17

Comentarios desactivados en La renta 2016 ya te está enseñando cómo la fiscalidad afecta a tu ahorro


Página 1 de 512345