Articulos de la categoria 'Fiscalidad'

Cuánto puedes desgravar por aportar al máximo a tu plan de pensiones

Un plan de pensiones no sólo es un instrumento de ahorro para tu jubilación, también es una buena herramienta para desgravar aprovechando sus ventajas fiscales.

La contratación del plan de pensiones te va a permitir tener unos ingresos complementarios a tu jubilación en el futuro, pero, además, te va a proporcionar en el presente unas importantes ventajas fiscales.

La fiscalidad de los planes de pensiones permite una reducción en la base imponible del IRPF. Esto significa que en los años en los que realices aportaciones a tu plan de pensiones pagarás menos impuestos. Eso sí, en el momento del rescate del plan deberás tributar como rendimiento del trabajo por dicho rescate. Es decir, te habrás beneficiado de una fiscalidad en diferido de la que puede sacar partido si por ejemplo, reinviertes lo que desgravas de manera anual en tu propio plan.

Las aportaciones a los planes de pensiones quedan limitadas no sólo desde el punto de vista financiero, sino también desde el punto de vista fiscal. Esto significa que estas aportaciones sólo podrán tener un máximo de 8000 € anuales. Con ese máximo aportado podremos realizar la deducción en nuestra declaración de la renta de la menor de estas dos cantidades:

  • 8000 € anuales para cualquier contribuyente de manera independiente a la edad.
  • El 30% de los rendimientos netos del trabajo y actividades económicas.

De manera adicional, las personas cuyo cónyuge no tiene rendimientos netos del trabajo y/o cuyas actividades económicas son inferiores a 8000 € anuales, pueden aportar al plan del cónyuge un máximo de 2500 €

Por otro lado para aquellas personas con minusvalía física igual o superior al 65% y psíquica igual o superior al 33% el límite máximo anual de las aportaciones asciende a 24.250 € incluyendo aquellas aportaciones de terceras personas, que no pueden exceder los 10.000 € anuales.

Reducción de los tramos y tipos marginales en el IRPF

Ya hemos visto la desgravación que surge de la aportación máxima al plan de pensiones. Pero, conviene tener en cuenta los tramos y tipos marginales que se aplican en el IRPF.

  • De 0 € a 12.450 €      19 %
  • De 12.450 € a 20.200 €         24 %
  • De 20.200 a 35.200 €            30 %
  • De 35.200 a 60.000 €            37 %
  • Más de 60.000 €        45 %

En definitiva, una fiscalidad en diferido, a la que debemos hacer frente en el momento del rescate del plan de pensiones, pero que, nos permite aprovechar el dinero deslavado para otros fines, por ejemplo para buscar más herramientas complementarias de ahorro para la jubilación.

Imagen de Flickr



Cuánto pierdes al jubilarte de forma anticipada

La jubilación anticipada permite que te jubiles antes del tiempo legal establecido para ello, pero, trae consigo unas reducciones en la cuantía de la pensión a cobrar.

Las medidas que reformaron el mercado laboral trajeron consigo una modificación importante en cuanto a los años a los que podemos retirarnos de manera anticipada. Pero, también trajeron consigo la aplicación de una serie de reducciones a tener en cuenta para este tipo de jubilación.

Generalmente nos centramos en conocer la edad mínima a la que podemos jubilarnos de manera anticipada, pero, es conveniente que también sepas cuánto pierdes al jubilarte antes de tiempo.

Las reducciones en las jubilaciones anticipadas

Según el nuevo marco legal para la jubilación, retirarse anticipadamente del mercado laboral se penaliza más que antes. Esta penalización viene dada por el aumento de los coeficientes reductores que se aplica para el cálculo de la pensión de jubilación.

Existen hasta cuatro tramos que tener en cuenta según tu edad y los años cotizados a la hora de jubilarte.

Para la jubilación anticipada voluntaria los coeficientes de reducción serían los siguientes:

  • 2% trimestral para periodos de cotización que resulten inferiores a 38 años y seis meses
  • 1,875% trimestral para periodos de cotización entre 38 años y seis meses y 41 años y seis meses
  • 1,70% trimestral para periodos entre 41 años y seis meses y 44 años y seis meses
  • 1,625% trimestral a partir de los 44 años y seis meses de cotización acreditada

Recuerda que se trata de porcentajes trimestrales. Es decir, que traducido a un cálculo anual de tu pensión podrás perder un 8%, un 7,5%, un 6,8%, y un 6,5% respectivamente.

Cuando la jubilación anticipada no es voluntaria, es decir, en el caso que te veas forzado a jubilarte de forma anticipada, estos coeficientes reductores se modifican ligeramente:

  • 1,875% trimestral de anticipo para aquellos periodos de cotización que llegan hasta los 38 años y seis meses
  • 1,750 trimestral para los periodos de cotización que van desde los 38 años y seis meses hasta los 41 años y seis meses
  • 1,625% trimestral para los periodos de cotización que resulten a partir de los 41 años y seis meses

Por tanto, en este caso, la reducción máxima anual sería del 7,5% y la mínima del 6,5%.

Lógicamente en el cálculo de tu pensión ante una jubilación anticipada la edad y los periodos de cotización son claves, pero, en cualquier caso, la pérdida de dinero respecto a la jubilación estándar es notable.

Si quieres conocer más sobre todo lo que necesitas para tu ahorro e inversión, contacta con los mejores asesores financieros.

Imagen de Flickr



Cinco cosas que debes repasar siempre en tu borrador de la renta

A la hora de realizar la declaración de la renta hay que fijarse en muchas cosas, pero algunas destacan sobre otras. Veamos cinco cosas que siempre debes revisar en tu borrador de la renta.

A veces las prisas por realizar la declaración de la renta nos pueden jugar malas pasadas. Realizar una confirmación de borrador de manera inmediata, sin repasarlo, puede llevarnos a pagar más o, en caso de tener derecho a devolución, que nos devuelvan menos.

Éstas son cinco cosas que siempre deberías tener en cuenta a la hora de repasar tu borrador de la renta:

Los ingresos no incluidos

Aunque no sea una cuestión frecuente, cuando existen ingresos que aparecen por primera vez puede ser que estos no se encuentren consignados. Un ejemplo pueden ser los pensionistas retornados que cobran de otro sistema de seguridad social de otro país o las empleadas de hogar.

Referencias catastrales

Es importante revisar a fondo las titularidades y cotitulares de los inmuebles y garajes que aparezcan consignados en el borrador. Un ejemplo es cuando olvidamos que los garajes que se vinculan a la vivienda habitual y han sido adquiridos simultáneamente no tributan, aunque en ocasiones aparecen en el borrador como un bien diferente a declarar.

Tus datos personales

Es imprescindible revisar cuestiones como el estado civil y los cambios de domicilio para que estos datos aparezcan en el borrador. Cuestiones como si se ha sido madre, donde te puedes acoger a la deducción por maternidad, o los derechos de mujeres con hijos menores que trabajan fuera de casa, también con una cantidad anual de posible deducción, son ejemplo de la importancia de estos datos. Además, por lo obvio, los datos personales siempre deben estar actualizados en tu borrador de la renta.

Individual o conjunta elegir la fórmula más ventajosa

Esta cuestión, que parece sencilla, puede traer más de un quebradero de cabeza. Es importante determinar cuál es la opción más ventajosa para la unidad familiar. Aunque hacienda haya señalado una casilla previamente como la más conveniente para tu caso, las parejas casadas deberían siempre analizar si es más beneficioso fiscalmente realizar la declaración de forma individual o conjunta.

Deducciones autonómicas

Este es otro elemento que debes tener en cuenta ya que pueden reportarte beneficios fiscales interesantes. Generalmente estas deducciones tienen que ver con los gastos de enseñanza o estudios, o, por cuestiones como mecenazgo o autoempleo entre otras. Suele ser un error habitual debido sobre todo a desconocimiento, por lo que deberíamos repasar siempre este apartado.

Imagen de Flickr



¿Estás obligado a hacer la declaración de la renta?

Todos los años a la hora de la declaración de la renta son muchas las personas que se preguntan si deben o no deben hacerla. Veamos cuando estamos obligados a hacer la declaración de la renta.

Hay que tener en cuenta que cuando no estamos obligados a hacer la declaración de la renta, debemos también valorar si nos interesa presentarla o no, ya que puede suponer una devolución a nuestro favor.  También hay que recordar que incumplir la obligatoriedad de realizar la declaración de la renta puede traernos complicaciones legales importantes.

Quién tiene que hacer la declaración de la renta

Lo primero que debemos saber es que todas las personas que tienen algún tipo de renta o pensión contributiva están obligadas a la declaración de la renta.

Sin embargo, existen algunos casos en los que una persona puede llegar a quedar exenta de declarar el IRPF.

Como decíamos estamos obligados a declarar a hacienda aquellas personas que tengamos derechos a deducciones por inversión en vivienda, cuentas de ahorro empresa, o que hayamos realizado aportaciones a patrimonios protegidos de personas con discapacidad, planes de pensiones, planes de previsión asegurados, etcétera. También debemos añadir a quienes han disfrutado deducciones por maternidad y nacimiento o adopción de forma anticipada.

Obviamente, quienes quieren disfrutar de estas deducciones en la declaración de la renta deberán hacer la declaración de la renta.

Ingresos mínimos en el IRPF

La principal fuente de exenciones al hacer la renta es la de los ingresos mínimos en el IRPF. Cuando analizamos el apartado de ingresos tenemos que diferenciar en primer lugar la procedencia de los mismos y en segundo lugar aquellas cantidades que se han cobrado.

En el caso del rendimiento del trabajo, es decir, de los salarios o pensiones que se perciben, quedan exentos de declarar quienes no superan las siguientes cantidades:

  • 22.000 € con carácter general
  • 12.000 € cuando existen más de un pagador y se han cobrado más de 1500 € del segundo y posteriores.
  • 12.000 € cuando se trata de pensionistas en los que el único rendimiento consisten las prestaciones pasivas que figuran en el artículo 17.2a de la ley de IRPF, y que provengan de dos o más pagadores además de sufrir la retención de IRPF a través del modelo 146. En este caso no se podrá aumentar el número de pagadores de prestaciones pasivas a lo largo del año y el importe de las prestaciones no debe diferir en más de 300 € anuales de lo comunicado inicialmente.
  • Ingresos de 12.000 € en pensiones compensatorias del cónyuge o anualidades por alimentos no exentas
  • Ingresos de 12.000 € cuando el pagador de los rendimientos del trabajo no está obligado a la retención.
  • Ingresos de 12.000 € cuando se perciban rendimientos íntegros del trabajo sujetos a tipo fijo de retención.

Por tanto, son los 22.000 € los que marcan la diferencia entre tener que hacer la renta o quedar exento de la misma para la gran mayoría de contribuyentes aunque, en determinados casos, este límite se reduce a los 12.000 €. Esto significa que en algunos casos incluso cobrando menos de 22.000 € deberías hacer la declaración de la renta.

Y los trabajadores autónomos

El mero hecho de ser trabajador por cuenta propia hace que, casi de manera obligatoria, se deba realizar la declaración de la renta. Basta con que el rendimiento de la actividad económica del autónomo supere los 1000 € para tener que hacer el IRPF. Obviamente esta cantidad es tan baja que la mayoría deberá realizar la declaración.

Imagen de Flickr



Testamento, cuándo debes pensar en uno y cuándo hacerlo

Fallecer sin haber realizado testamento puede tener consecuencias graves para los herederos. Por ello es importante tener claro cuándo deberías pensar en hacerlo y cómo hacerlo.

Fallecer intestado, como indicábamos, puede tener consecuencias serias que pueden afectar de manera directa a nuestros herederos, algo que cobra especial relevancia en el caso de nuestros hijos. Y es que la ley española marca que los hijos son los principales herederos salvo que en el testamento digamos lo contrario.

Por desgracia, son muchas las personas que no tienen en cuenta este hecho, y que postergan o incluso no realizan su testamento legal. En esta aparente despreocupación hay factores muy intensos a tener en cuenta, entre ellos el miedo a reconocer la propia mortalidad es uno de los más importantes. Se produce una paradoja entre la necesidad de saber que dejamos nuestros asuntos financieros bien resueltos para nuestros herederos, y el reconocimiento de nuestra propia mortalidad.

Para eliminar esta paradoja lo primero que debemos tener claro es que los problemas que van a surgir con tu herencia cuando fallezca as no los vas a tener tú, los van a tener tus herederos. Si somos capaces de ponernos en esta situación probablemente veamos las cosas de manera diferente.

Cuando debes pensar en el testamento

No existe una regla mágica que nos diga cuál es el momento adecuado. En general podríamos decir que deberías comenzar a pensar en ello antes del nacimiento de tus hijos, sin duda el momento de ampliar la familia es clave en este asunto.

Pero, para otras personas, el momento puede ser distinto. Puede tener que ver con el deseo de no favorecer a un familiar concreto, o de favorecer a otro. Incluso con el deseo de redirigir sus bienes en una dirección diferente al ámbito familiar aparte de lo estrictamente marcado por la ley.

La necesidad de preservar el futuro de tus hijos es sin duda el punto de inflexión clave para la mayoría de nosotros. Nunca es, en este sentido, demasiado pronto para realizar el testamento.

Debemos recordar que nuestros bienes van a ser distribuidos después de nuestro fallecimiento independientemente de si se ha realizado un testamento o no. Pero, sin un testamento, el asunto se complica y puede llegar a suponer un verdadero problema de maraña legal, en el que acabemos sometiendo a nuestros seres queridos a un proceso complejo y no deseado.

El hecho de que no exista testamento hará que todos los trámites para repartir la herencia sean más costosos, tanto en cuanto a tiempos de espera como a dinero que habrá que desembolsar en abogados.

Cuando hacer el testamento

Del mismo modo que cada vez tenemos más clara la necesidad de ámbitos de protección como los que nos dan los seguros de vida, o los productos de ahorro, debes tener clara la necesidad de proteger a los tuyos más allá del momento de tu muerte. Esto no debe sonar truculento ni asustarte, es una muestra más de previsión que incorporar a tus otras acciones orientadas a defender el patrimonio de tu familia.

Realmente debe ser tú quien decide cuál es el momento adecuado para realizar el testamento. Según los parámetros que ya hemos visto anteriormente el momento de la llegada de tu primer hijo puede ser perfectamente un punto de inflexión en este sentido. Pero, en general, cualquier momento que sientas la necesidad de encarrilar tu herencia de la manera que desees puede ser bueno para hacer o modificar el testamento. Testar es un trámite rápido, sencillo y no excesivamente caro.

En este artículo te contamos todo lo que debes saber sobre tu testamento.

Imagen de Flickr



Cuánto hay que cotizar para tener la pensión máxima ¿merece la pena?

Nuestra situación laboral cotidiana influye en nuestra futura pensión a través de las cotizaciones. Veamos cuanto deberías cotizar para tener la pensión de jubilación máxima.

La jubilación máxima, marcada para este año 2018 en 2580,13 € brutos mensuales) es un objetivo que todos podemos tener, sin embargo, la manera de obtener esa jubilación puede no estar al alcance de todos los bolsillos.

Cómo cobrar la pensión máxima en el momento de tu jubilación

En primer lugar debes tener claro si tienes derecho o no a recibir una pensión de jubilación. En el marco legal para solicitar una pensión de jubilación debes estar adscrito a la seguridad social y haber cotizado al menos un total de 15 años de vida laboral. De estos 15 años al menos dos años deben haberse cotizado dentro de los últimos 15 años previos a la jubilación.

A lo anterior debes sumar las limitaciones que tu edad supone a la hora de jubilarse, en la actualidad nos encontramos en un período de transición que concluirá en el año 2027 donde habrá que tener 67 años para poder jubilarse. En la anterior normativa la edad era 65.

El porcentaje máximo de la jubilación que nos corresponda se obtiene a partir del número de años cotizados a la hora calcular el dinero de tu pensión. Si hemos cotizado 15 años tenemos derecho a nuestra pensión de jubilación, pero ese derecho nos ofrecerá sólo el 50% de la pensión que nos corresponda. Según aumentamos el número de años cotizados aumenta el porcentaje que alcanza el 100% de la pensión que nos corresponda si hemos cotizado 37 años en el año 2027. También aquí existe un periodo transitorio que se va elevando desde los 35 años exigidos anteriormente hasta los 37 que se exigirán en el futuro.

Cómo influye la base de cotización en el importe máximo de tu pensión

Ya sabemos la manera en la que podemos cobrar el 100% de la pensión de jubilación que nos corresponda, pero, eso no significa que podamos cobrar la pensión máxima de jubilación.

La pensión máxima de jubilación se calcula sobre la base de cotización de periodos concretos. Según la nueva normativa, el periodo se está ampliando desde los 15 años de 2012 hasta los 25 años que se van a requerir en el año 2022, sumando un año extra por cada año que transcurre.

Por tanto a la hora de la jubilación deberás dividir el total de la base de cotización, por ejemplo de los últimos 25 años, entre 350 y de ahí obtendrás la cuantía bruta de tu pensión. Si ésta es igual o superior al máximo estipulado en cada momento podrás pasar a cobrar la pensión de jubilación máxima.

En la actualidad, por ejemplo, para alcanzar esos 2580,13 € brutos, habría que cotizar al año una media de 36.000 €, lo que nos puede dar una cifra orientativa bastante clara sobre el tipo de salario que hay que tener para cobrar la pensión máxima.

¿Merece la pena al autónomo cotizar mucho más para cobrar la pensión máxima?

Lo primero que debemos tener en cuenta es que de manera diferente al régimen general, la base de cotización del autónomo no se determina por sus ingresos. El trabajador autónomo puede elegir la base mínima de cotización aunque este obteniendo un rendimiento superior, incluso por encima de la media de la base máxima de cotización.

En los últimos años lo habitual era que el trabajador autónomo esperará a cumplir 49 años de edad para incrementar su cotización. Esto es así ya que la referencia para la base reguladora de jubilación tomaba los últimos 15 años de cotización. Simplemente, aumentando las cotizaciones a partir de esa edad se podía tener una base superior y una remuneración mayor durante la jubilación.

Tras la reforma la situación ha cambiado:

  • En primer lugar, para el autónomo, la edad para las modificaciones en la base de cotización al libre albedrío pasó de los 49 años a los 46 años, ya que a partir de los 47 se han introducido limitaciones en las bases de cotización máxima. Existen excepciones, como los trabajadores con 47 o más años que provengan del régimen general y que tengan una base superior a la mínima o a los propios límites establecidos por edad en la normativa.
  • Se modifica el criterio para determinar la base reguladora y la edad de jubilación, esta última aumenta progresivamente hasta alcanzar los 67 años y la base reguladora lo hará hasta alcanzar los 25 años cotizados.

De este modo, en el año 2022, se tomarán los últimos 25 años el lugar de los 15 anteriores como referencia para la base reguladora que indicará lo que vas a cobrar en tu jubilación.

¿Cuándo y cuánto debería aumentar la cotización el autónomo?

Teniendo en cuenta lo anterior, el momento idóneo para aumentar la base de cotización sería a los 40 años, o los 41 años como máximo. Esto se razona de manera sencilla si tenemos en cuenta que tu jubilación como autónomo se va a determinar en función de las bases de cotización de los últimos 25 años cotizados.

También habría que tener en cuenta que la base no resulte superior a la pensión máxima de jubilación de ese año en cuantía anual, prorrateadas en 12 mensualidades. Si hicieras lo contrario estarías cotizando y pagando por una cuantía mayor a la que vas a percibir cuando te jubiles.

Ese dinero sobrante se puede destinar perfectamente a productos de ahorro complementarios que van a ser determinantes a la hora de no perder poder adquisitivo al jubilarte.

¿Merece la pena cotizar mucho más para cobrar la pensión máxima en el régimen general?

Para quien tenga un sueldo elevado que coincida con las cotizaciones exigidas, obviamente, si es interesante. Para los demás, lo interesante es plantearse como no perder poder adquisitivo en el momento de la jubilación si nuestra pensión no va a ser la máxima.

La opción de aportar más a las cotizaciones parece menos interesante que la opción de destinar ese dinero a productos de ahorro que puedan ir creciendo a lo largo del tiempo. La cotización no produce ningún tipo de interés ni beneficio más allá de la acumulación, pero, crear una cartera de ahorro a lo largo del tiempo puede ser una herramienta complementaria perfecta a nuestra pensión pública de jubilación.

Imagen de Flickr



Qué rentas debes actualizar al comienzo del año

El comienzo de cada año trae consigo la actualización de determinadas rentas que tendrás que tener en cuenta por cuanto afectarán de una manera u otra a tu bolsillo.

Qué rentas debes actualizar al comienzo del año

Vamos a repasar las más habituales así como algunas cuestiones relevantes relativas a las actualizaciones.

La actualización de los salarios

Los salarios vienen a actualizarse tomando como referencia el efecto de la inflación pero, a diferencia de otras actualizaciones, aquí los pactos particulares, lo que venimos a llamar convenios, modifican de manera importante el resultado de la actualización. Es más, los convenios que los diferentes sectores pueden llegar a aceptar también pueden ser revisados a título individual por las empresas con lo cual el nivel de modificación es incluso superior.

Habitualmente, para la creación de estos convenios se toma como referencia el IPC previsto por el gobierno, aunque se podría llegar a utilizar también la estimación que el Banco de España realice si el dato anterior no se publica a tiempo.

Habitualmente esta actualización se produce en el mes de enero, aunque cada convenio puede marcar las fechas que considere oportunas.

La actualización del salario mínimo interprofesional

EL SMI se actualizará por el gobierno teniendo en cuenta para ello tanto el dato del IPC como otros elementos, incluyendo la productividad media nacional, la coyuntura económica etcétera. En realidad es el Gobierno quien indica cuánto subirá este dato.

Para 2018 se ha aprobado una subida del 4% llevando este salario mínimo hasta los 736 euros.

La actualización de las pensiones

El caso de las pensiones públicas es diferente ya que, como ha ocurrido en los últimos años, para el próximo 2018  la subida queda fijada en el 0,25%, el mínimo que marca la legislación actual.

Esta situación lleva dándose desde el año 2014, cuando se aprobó la reforma del sistema mediante la que las pensiones ya no se actualizan en función de la inflación y lo hacen según el Índice de Revalorización.

Actualizar los alquileres

La actualización de un alquiler se debe realizar cada 12 meses y en ella se debe utilizar el IPC a doce meses según los datos que publique el INE o el Índice de Garantía de Competitividad. Para ello podemos utilizar la calculadora que el INE pone a disposición de los usuario, una  manera rápida y sencilla de calcular la actualización que corresponde a al alquiler que deseamos actualizar.

El alquiler no se actualizará, por lo tanto, en enero, sino cuando se cumpla un año desde la firma del contrato.

Imagen de Flickr


Fiscalidad, IRPF · Escrito por el 02/01/18


Dos formas en las que un seguro de vida te puede ayudar sin usarlo

El seguro de vida puede ser algo más que una póliza que pague un dinero a tus seres queridos en caso de fallecimiento. Las pólizas de hoy en día son mucho más flexibles e incluyen servicios adicionales que pueden ayudarte en multitud de situaciones.

De hecho, un seguro de vida puede ayudarte sin ni siquiera tener que usar sus principales coberturas, que serían las de fallecimiento o invalidez. Un ejemplo es el seguro de vida de Aegon, que incluye servicios añadidos que te harán la vida más fácil:

Orientación médica

¿Te gustaría poder consultar tus dudas médicas a un experto? Los seguros de vida te permiten hacerlo. En el caso del seguro de vida de Aegon, dispone de un servicio de orientación telefónica médida, pediátrica y ginecológica.

En esta misma línea también ofrecen un servicio telefónico en materia de nutrición y dietética, a lo que suman un test de hábitos saludables.

¿Te estás preguntando por qué añaden estos servicios? Por un lado, en un entorno cada vez más competido, son una fuente de diferenciación del resto de oferta. A esto se añade que se trata de servicios que muchas aseguradoras ya prestan dentro del ámbito de sus seguros de salud. Añadirlos al seguro de vida tiene un coste, pero mucho menor que el ofrecerlos desde cero.

Sin embargo, el principal motivo por el que vas a poder disfrutar de tanto asesoramiento sobre tu salud es que a la aseguradora le interesa que estés sano. No en vano, el seguro de vida se contrata principalmente como protección en caso de fallecimiento. Cuanto mejor sea tu salud, mejor para ti y para el seguro.

Asesoría legal

Junto con la orientación médica, un seguro de vida también puede contar con un servicio de asesoría legal que resolverá las dudas legales que puedan surgirte.

A esto se añade la posibilidad de contratar una cobertura en caso de  cáncer según la cual también recibirás indemnización y orientación para casos cáncer femenino y masculino.

Imagen de Flickr



¿Tienes 50 euros? Ya puedes invertir todos los meses

Uno de los grandes errores de los españoles al invertir su dinero es usar productos de corto plazo para objetivos de largo plazo. En otras palabras, usar depósitos para intentar que sus ahorros crezcan.

Los depósitos son un producto muy seguro, pero tienen un gran inconveniente: no ofrecen una buena rentabilidad a largo plazo. Si estás pensando en planificar tu jubilación con un depósito difícilmente lograrás alcanzar tus objetivos.

El segundo gran error de los españoles es pensar que hace falta mucho dinero para invertir. El comportamiento típico de los ahorradores es juntar primero una cantidad importante de dinero y ver después qué hacer con ella. El problema de esta forma de proceder es que cuanto llega el momento de tomar decisiones el miedo a perder se impone a la lógica de buscar una rentabilidad adecuada al horizonte de inversión. Por eso el dinero acaba en depósitos y cuentas que no te llevan a ninguna parte.

Este comportamiento es entendible, teniendo en cuenta que se trata del ahorro de mucho tiempo. Además, estamos hablando de cantidades importantes para la mayoría de ahorradores. Pero que se pueda entender no quiere decir que sea idóneo, ni mucho menos. ¿Existe una solución a este problema? Sí, cambiar la forma de invertir.

Hoy en día no es necesario ser millonario para invertir. Es más, ni siquiera hace falta tener 10.000 euros ahorrados. Con 1.000 euros ya puedes invertir todos los meses. Y es que gracias a la evolución de los productos financieros lo que cuenta a día de hoy es la capacidad de ahorro. En otras palabras, si puedes o no ahorrar todos los meses y la mayoría de personas sí pueden hacerlo.

Hoy en día hay productos como los PIAS que permiten realizar aportaciones mensuales desde 50 euros. La ventaja de esta fórmula de inversión es que por una pequeña cantidad te aseguras de que estarás ahorrando y además invirtiendo todos los meses. Además, como se trata de cantidades más pequeñas desaparece el peso de la responsabilidad de qué hacer con los ahorros de una vida que muchas veces te bloquea a la hora de tomar decisiones.

Hoy en día los PIAS son instrumentos muy flexibles adaptados a diferentes perfiles de riesgo. En otras palabras, podrás elegir entre varias opciones la que mejor se adapte a tus necesidades.

Imagen de Flickr



Mifid II, cambios que llegan en el asesoramiento financiero en 2017 y que debes conocer

En los primeros días de enero de 2018 entrará en vigor Midfid II una normativa que va a modificar la manera de entender el asesoramiento financiero.

La Directiva sobre Mercados de Instrumentos Financieros, Mifid II (Markets in Financial Instruments Directive) va a suponer un cambio muy importante en el sector financiero. Se trata de la mejora de una normativa ya en marcha desde 2014, pero, que en esta nueva versión avanza mucho más en las medidas de protección del inversor.

Lo que Midifid II nos propone a los inversores es un entorno de inversión mucho más seguro, en el que se encuentra regulados tanto la actividad de los mercados financieros como la de los productos de inversión y la prestación de servicios de inversión. Dentro de la regulación se incluye la exigencia de transparencia en el asesoramiento financiero y la gestión de carteras de inversión. Algo que también alcanza a la propia comercialización de los productos de inversión

Consecuencias inmediatas de MIDFID II

Hay algunos aspectos que van a afectar de manera directa al funcionamiento de las entidades financieras en cuanto a procedimientos y sistemas. Veamos los más destacados.

Asesoramiento independiente o no independiente

Esta es una de las características más importantes de esta nueva regulación. Se adoptan las figuras de entidades independientes o no independientes a la hora de la comercialización y asesoramiento de productos, lo que a su vez obliga a quien preste el servicio de asesoramiento a poseer los conocimientos adecuados para hacerlo.

Si el asesoramiento es independiente tendrá prohibidas las retrocesión es, es decir, cobro de incentivos de las entidades por vender sus productos. Si es dependiente tiene que hacerse sobre el mayor rango posible de productos, ofreciendo al cliente informes detallados de rendimiento y gastos que va a tener que afrontar. De esta manera vamos a saber lo que debemos pagar por los servicios diferenciando gastos de asesoramiento, gestión, operativos…

Evaluación de idoneidad

Los asesores deben evaluar lo idóneo del cliente frente al producto, del mismo modo deben mantener actualizada la información de manera constante. Se trata de no ofrecer productos no adecuados para clientes con perfiles diferentes al que el producto demande.

Información sobre asesoramiento y cartera gestionada

Será necesario que el cliente reciba informes como mínimo trimestrales sobre la evolución de su cartera. También deberán incluirse los detalles relativos a costes y gastos asociados al propio asesoramiento.

Optimización

Para los clientes minoristas será obligatorio garantizar no solo el mejor precio sino también los costes más bajos asociados a la ejecución del instrumento financiero elegido.

Qué nos supone como clientes MIDFII

Como clientes esta nueva regulación supone una gran mejora en los niveles de información que recibimos de las entidades financieras en las que contratamos productos. Una mayor transparencia, un asesoramiento más adecuado y la búsqueda de las mejores opciones y costes en la contratación de instrumentos financieros.

Imagen de Flickr




Página 1 de 1712345...10...Última »