11 Mar 13

Alternativas de ahorro a los planes de pensiones

publicado por en la categoría Fondos de pensiones, PIAS, Planes de Previsión Asegurados (PPA), Productos de ahorro, Productos de ahorro garantizado, Tipos de planes de pensiones

A la hora de hablar de ahorro para la jubilación quien más quien menos piensa en los planes de pensiones como la gran baza para asegurarse un complemento a la pensión del Estado. Sin embargo, el mercado ofrece una gama de productos financieros mucho más amplia que conviene estudiar.

5858059202_a15811ccc6_b

No se trata de dejar de lado los planes de pensiones, sino acercarnos a otras alternativas de inversión a largo plazo que pueden incluso complementar el dinero destinado a los planes. No en vano, uno de los consejos básicos a la hora de invertir es la necesidad de diversificar, es decir, no invertir todo el capital en un mismo producto ni en un mismo sector.

Estas son las principales alternativas de ahorro a los planes de pensiones:

  • Fondos de inversión: su estructura es similar a la de un plan de pensiones, que no funciona sino a través de un fondo de pensiones. La ventaja es que se puede retirar el dinero en cualquier momento y la desventaja es que no gozan de las ventajas fiscales de los planes de pensiones. Sin embargo sí tienen un tratamiento algo diferente al del resto de productos, ya que no será necesario pagar impuestos si el dinero que hemos ganado lo reinvertimos en otro plan de pensiones.
  • Planes de Previsión Asegurados o PPAs: su fiscalidad es la misma que la de los planes de pensiones y la diferencia en este caso es que el inversor siempre obtendrá una renta mínima y el 100% del capital invertido. Son, como su propio nombre indica, una garantía. En su contra que, como ocurre con los planes de pensiones, el capital no se podrá rescatar hasta la jubilación.
  • Plan Individual de Ahorro Sistemático o PIAS: la ventaja radica en el que el dinero invertido se puede recuperar en cualquier momento, a lo que se unen exenciones fiscales para las ganancias generadas cuando se mantiene la inversión durante más de diez años. La mayoría de entidades garantizan el dinero invertido más una pequeña remuneración en el peor de los casos.
  • Seguros de jubilación: son la opción más personalizada. Su funcionamiento es similar al de los PIAS. Se pueden percibir después en forma de renta vitalicia, en cuyo caso parte del dinero no tributa al considerarse una devolución.
  • ETFs: la capacidad de los fondos cotizados para replicar índices y sectores los convierte en un vehículo de inversión relativamente fácil de manejar y que permite una buena diversificación de la cartera de inversión. No obstante, conviene aclarar que no es un producto de inversión específicamente pensado para el ahorro a largo plazo para la jubilación, como sí ocurre con los anteriores ejemplos.

La ventaja de estas opciones es que ninguna es excluyente de la otra y se pueden contratar diferentes tipos de productos para, por ejemplo, contar con ventanas de liquidez. Es decir, se puede destinar parte del ahorro a un plan de pensiones, sabiendo que ese dinero no se podrá tocar hasta la jubilación, y otra parte invertirla en un PIAS, que sí permite retirar el capital.



Etiquetas: , , , , , , , ,

Deja un comentario