13 Jun 17

6 personalidades con el dinero ¿Cuál es la tuya?

publicado por en la categoría Economía, Finanzas personales, Noticias

No todos manejamos el dinero de la misma manera. Se pueden distinguir muchos tipos de personalidades con el nivel, vamos a descubrir seis de las más habituales.

En realidad todo fluye hacia el mismo lugar: la manera en la que asumimos el gasto y el ahorro. En general, ahorramos poco y gastamos demasiado, aunque, después hay personalidades con más capacidad de control y otras, más dadas al consumismo.

El que no tiene miedo al riesgo

Se trata de un perfil que maneja su dinero sin miedo al riesgo. Asume la volatilidad del mercado y prefiere la emoción y posibles beneficios de una inversión a la seguridad de los ahorros garantizados.

Obviamente, cuando la apuesta de riesgo sale bien, los beneficios son superiores a cualquier otro perfil de ahorrador. Sin embargo, esos niveles de volatilidad son difíciles de conciliar para una persona común.

La mejor idea para un ahorrador sin miedo al riesgo es crear una buena estrategia de diversificación para poder combinar riesgos en determinadas inversiones con posiciones más conservadoras en otras.

El que solo mira el corto plazo

Esta es una personalidad también con cierta tendencia al riesgo. En esencia, se trata de alguien que sólo se plantea el ahorro por periodos cortos de tiempo para tratar de obtener objetivos concretos. En muchos casos este perfil lo que busca es el consumo por encima del ahorro y sólo entiende el ahorro como un mecanismo rápido para obtener el consumo deseado, cuando el ahorro se alarga en el tiempo le genera rechazo.

La gran baza de este ahorrador es la satisfacción de haber cumplido los objetivos en el corto plazo. El gran inconveniente es que en el medio y largo plazo, el ahorro se habrá diluido en forma de gastos y consumo, con lo cual, el inicio de una cartera de ahorro para el retiro será más complejo que exigirá más dinero.

El que solo tiene un objetivo

Tener objetivos financieros claros es un buen paso en la dirección correcta, sin embargo, tener un único objetivo puede generar problemas a largo plazo.

Curiosamente tener solo una meta económica no está reñido con hacer bien las cosas. do todo a un único objetivo la idea puede no resultar tan buena.

Generalmente el ahorrador único no llega a ser consciente de la vulnerabilidad que genera su forma de estructurar las metas. Probablemente queda tan concentrado en único objetivo que no ve defectos en él, y sin embargo, los puede tener, es más, el hecho de apostar por una única vía puede ser un grave problema a futuro.

El resumen es que no hay nada malo en tener un objetivo específico de ahorro, pero resulta mucho más interesante diversificar objetivos y plazos.

El frugal

Se trata de una personalidad financiera propia en la que el control del gasto resulta fundamental. El frugal es exactamente lo opuesto al gastador. Para una persona con un gran control de sus flujos financieros, gastar no es divertido, de hecho, llevado al extremo, puede ser realmente frustrante el asumir gastos.

Esta personalidad de ahorro maneja generalmente cantidades de dinero en efectivo para no caer en la trampa de las tarjetas de crédito o similar. También, apuesta por productos de ahorro generalmente garantizados y sólo apuesta por la inversión no garantizada cuando tiene realmente cubiertas todas sus necesidades.

El frugal es una personalidad que valoran más tener dinero ahorrado por una emergencia que invertir ese mismo dinero en unas vacaciones.

El despistado con las finanzas

El despistado con las finanzas, es un perfil muy extendido de personalidad financiera, es aquel que no acaba de asumir una dirección concreta para sus finanzas personales.

Generalmente suele ser consciente de la importancia de ahorrar y controlar el gasto. Sin embargo, no siempre es capaz de hacerlo o no emprender las acciones orientadas a hacerlo de la manera más correcta. Este perfil tampoco suelen prestar mucha atención a las opciones que el mercado le brinda. Al funcionar más por impulso que por dirección no suele comparar mucho los productos en los que ahorra o invierte.

Por fortuna, este perfil tiene fecha de caducidad. Con el tiempo la gran mayoría de despistados acaban tomando una postura u otra relación a sus gastos e ingresos. Mejorar el conocimiento de las finanzas personales es sin duda un buen paso en este sentido.

El mago de las finanzas personales

Este es el ideal al que todos aspiramos pero al que pocos acaban por llegar. Es alguien capaz de dominar el dinero, controlar de manera perfecta sus gastos e ingresos, cumplir sus objetivos a corto y medio plazo y además ahorrar a largo plazo.

Generalmente son personas capaces de elaborar sus propios presupuestos de manera muy eficaz, también de controlar gastos e ingresos sin renunciar del todo al consumo y de orientar su ahorro e inversión de manera correcta. No busca la gratificación inmediata como otros perfiles, pero tampoco renuncia a medio plazo a obtenerla.

Es alguien que se marcan metas financieras en todos los plazos, que es conocedor de la importancia de los fondos de emergencia y de la utilización de los ingresos. En definitiva el perfil ideal al que todos deberíamos aspirar.

Imagen de Flickr



Etiquetas: , , , , ,

Deja un comentario